30 may. 2006

(FUEGO) Libro de Satán



El primer libro de la Biblia Satánica no es un intento de blasfemar, sino una declaración de lo que podría llamarse "indignación diabólica". El Diablo ha sido atacado por los hombres de Dios sin reservas ni miramientos. Nunca ha habido una oportunidad, hablando ficticiamente, para que el Príncipe Oscuro hable de la misma manera que los voceros del Señor del Bien. Los agitadores del pasado han gozado de libertad para definir el "bien" y el "mal" a su acomodo, y han relegado alegremente al olvido a cualquiera que no estuviese de acuerdo con sus mentiras -- verbalmente y a veces, físicamente. Su decir de caridad, a los ojos de Su Infernal Majestad, no es más que una farsa vacía --y bastante injusta, teniendo en cuenta el hecho obvio que si no fuese por su adversario Satánico, sus religiones se colapsarían. Resulta triste, que el personaje alegórico que es el mayor responsable del éxito de las religiones espirituales, sea tratado con el mínimo de compasión y el abuso más consistente -- y por quienes más suntuosamente predican las reglas del juego limpio! Durante todos los siglos de insultos que ha recibido el Diablo, nunca ha contestado a sus detractores. Siempre ha quedado como el caballero, mientras los que él apoya gritan y deliran. Ha demostrado ser un modelo de conducta, pero ahora siente que es hora de replicar. Ha decidido finalmente que es tiempo de recibir lo que le corresponde. Ahora ya no se necesitan los voluminosos reglamentos de hipocresía. Para poder volver a aprender la Ley de la Selva, será suficiente una pequeña y breve diatriba. Cada verso es un infierno. Cada palabra es una lengua de fuego. Las llamas del Infierno arden ferozmente... y purifican! Leed y aprended la Ley.

– I –

1. En este árido desierto de acero y piedra, elevo mi voz para que puedas oírla, Al Este y al Oeste hago una seña. Al Norte y al Sur muestro un signo que proclama: ¡Muerte a los débiles, salud para los fuertes!

2. ¡Abrid los ojos para que podáis ver, oh, hombres de mente enmohecida, y escuchadme bien, vosotros, la multitud de seres desorientados!

3. ¡Pues yo me alzo para desafiar a la sabiduría del mundo, para pedir explicaciones a las «leyes» del hombre y de «Dios»!

4. Yo exijo razones de vuestras reglas doradas y pregunto el porqué de vuestros mandamientos

5. No me inclino en señal de sumisión ante ninguno de vuestros ídolos pintados, y el que me diga «tú lo harás» es mi enemigo mortal.

6. Hundo mi dedo en la sangre aguada de vuestro impotente y loco redentor, y escribo en su frente desgarrada por las espinas: «el verdadero príncipe del mal y el rey de los esclavos».

7. Ninguna vetusta falsedad será para mí una verdad; ningún dogma sofocante entorpecerá mi pluma.

8. Me aparto de todos los convencionalismos que no me lleven al éxito y a la felicidad en la Tierra,

9. Elevo con severa energía el estandarte de los fuertes.

10. Clavo mi mirada en los ojos vidriosos de vuestro espantoso Jehová, y le tiro de la barba. Alzo un hacha y abro en dos su cráneo devorado por los gusanos,

11. Hago estallar el horrible contenido de los sepulcros filosóficos marchitos, y río con ira sardónica

– II –

1. Atención al crucifijo. ¡qué es lo que significa? Pálida incompetencia colgada de un árbol.

2. Pongo en duda todas las cosas. Colocándome ante las podridas y barnizadas fachadas de vuestros más excelsos dogmas morales, escribo con letras de llameante desprecio: «¡ Ojo! ¡Mucho cuidado! ¡Todo esto es fraude!».

3. ¡Congregaos en torno mío, oh, vosotros que desafiáis a la muerte, y la Tierra será vuestra, para ahora y para siempre!

4. A la mano muerta se le ha permitido durante demasiado tiempo que esterilice el pensamiento vivo.

5. ¡Los profetas de la falsedad han estado invirtiendo por mucho tiempo lo justo y lo injusto, lo bueno y lo malo!

6. Ningún credo debe ser aceptado como imposición de la autoridad de una naturaleza «divina». Las religiones deben ser puestas en duda. Ningún dogma moral debe ser aceptado como indiscutiblemente válido; ninguna medida moral debe ser deificada. En los códigos morales no hay nada inherentemente sagrado. Al igual que los ídolos de madera de tiempos remotos, son obras de manos humanas, ¡y lo que el hombre ha hecho puede destruirlo!

7. El que no se apresura a creer en todo es sumamente inteligente, pues disponerse a creer en un falso principio es comenzar a carecer de sabiduría.

8. El deber principal de toda nueva época es enseñar a los nuevos hombres a determinar sus libertades, a dirigirlas hacia el éxito material.,, a rechazar los candados y cadenas oxidados de las costumbres muertas que impiden siempre la expansión saludable, Aquellas teorías e ideas que pudieron haber significado vida, esperanza y libertad para nuestros antepasados, es posible que ahora representen para nosotros destrucción, esclavitud y deshonor.

9. ¡Cuando el medio ambiente cambia, ningún ideal humano permanece seguro!

10. Por lo tanto, cada vez que una mentira se haya instalado en un trono, asaltémosla sin piedad y sin escrúpulos de conciencia, pues nadie puede prosperar bajo el dominio de una falsedad inconveniente.

11. ¡Destronemos los sofismas establecidos, arranquémoslos de cuajo, quemémoslos y destruyámoslos, pues son una amenaza para toda la auténtica nobleza del pensamiento y la acción!

12. ¡Cada vez que por medio de los resultados quede demostrado que una pretendida «verdad» no es más que una vana ficción. arrojémosla sin ceremonia hacia la oscuridad exterior, y que caiga entre los dioses muertos, los imperios muertos, las filosofías muertas y otras ruinas inútiles! ¡Su puesto está entre los trastos viejos!

13. La más peligrosa de todas las mentiras entronizadas es la mentira santa, santificada, privilegiada; la mentira que todo el mundo toma por un modelo de verdad. Es la madre nutricia de todos los otros espejismos y errores populares, Es el árbol, con cabeza de hidra y mil raíces de lo irrazonable, ¡Es un cáncer social!

14. Aquella mentira que se muestra a nosotros como medio mentira está medio erradicada; pero aquella mentira que incluso las personas inteligentes aceptan como un hecho -la mentira que le ha sido inculcada al niño cuando reposaba en las rodillas de su madre-, ¡esa es más peligrosa de afrontar que una pestilencia insidiosa!

15. Las mentiras populares han sido siempre las más potentes enemigas de la libertad personal. No existe más que una forma de hacerles frente: arrancarlas, arrancarlas de cuajo, como si fueran cánceres. ¡Aniquilarlas o ellas aniquilarán!

– III –

1. «Amaos los unos a los otros». Se nos dice que esto es la ley suprema, Pero ¿qué poder lo ha hecho así? ¿Sobre qué autoridad racional reposa el evangelio del amor? ¿Por qué no habría yo de odiar a mis enemigos? Si los «amo», ¿no me pongo a Merced de ellos?

2. ¿Es natural que los enemigos se hagan el bien los unos a los otros? ¿es bueno eso?

3. ¿Puede la víctima desgarrada y ensangrentada "amar" las fauces ensangrentadas que le van arrancando miembro tras miembro?

4. ¿No somos todos por instinto animales de presa? Si los seres humanos cesaran totalmente de atacarse los unos a los otros, como animales de presa, ¿podrían continuar existiendo?

5. ¿No es el «deseo lujurioso y camal» un término más veraz para definir al "amor" cuando lo aplicamos a la propagación de la especie'? El "amor" de las aduladoras escrituras, ¿no es un simple eufemismo de la actividad sexual? ¿O acaso el «gran maestro» era un glorificador de los eunucos?

6. Ama a tus enemigos y haz el bien a los que te odian y te explotan. ¿No es esta la despreciable filosofía del perro de aguas que gira sobre su lomo cuando le dan patadas?

7. Odia a tus enemigos con todo tu corazón, y si un hombre te abofetea en la mejilla, ¡Abofetéale en la otra! Abofetéale con toda tu alma, pues el velar por uno mismo es la ley más excelsa,

8. ¡El que ofrece la otra mejilla es un perro cobarde!

9. Devuelve golpe por golpe, desprecio por desprecio, ruina por ruina, ¡y devuélvelos con interés del ciento por ciento! Ojo por ojo, diente por diente, ¡siempre en una proporción de cuatro a uno, de cien a uno ! Conviértete en el temor de tu adversario, y cuando él se aleje, lo hará con mucha más sabiduría que rumiar, De este modo. te harás respetar en todas las esferas de la vida, y tu espíritu, tu espíritu -inmortal, vivirá, no en un paraíso intangible, sino en el cerebro y en las fibras de aquellos cuyo respeto has conquistado.

– IV –

1. La vida es la gran satisfacción de las pasiones. La muerte es la gran abstinencia. Por lo tanto, sácale el mayor provecho a la vida, ¡aquí y ahora!

2. No hay un Cielo donde la gloria resplandezca ni un Infierno donde los pecadores se abrasen, ¡Es aquí en la Tierra donde conocemos nuestros tormentos ! ¡Es aquí en la Tierra donde sentimos nuestros goces! ¡Es aquí en la Tierra donde están nuestras oportunidades! ¡Elige este día, esta hora, pues no existe redentor alguno!

3. Di en tu corazón: "Yo soy mi propio redentor"

4. Detén la marcha de aquellos que te persiguen. Deja que aquellos que han provocado tu ruina sean lanzados a la confusión y a la infamia, Déjalos que sean como paja menuda ante un ciclón, y después de que ellos hayan caído, regocíjate de tu propia salvación,

5. Entonces todos tus huesos dirán orgullosamente; ¿Quién está por encima de mí? ¿No he sido demasiado fuerte para mis adversarios? ¿No me he liberado yo mismo por medio de mi cerebro y mi cuerpo?

– V –

1. Benditos sean los fuertes, pues de ellos será la Tierra,,. ¡Malditos sean los débiles, pues ellos heredarán el yugo!

2. Benditos sean los poderosos, pues ellos serán reverenciados por los hombres... ¡Malditos sean los débiles, pues ellos serán borrados de la faz de la Tierra!

3. Benditos sean los audaces, pues ellos serán los amos del mundo.., ¡Malditos sean los virtuosamente débiles, pues ellos quedarán aplastados bajo las pezuñas del Diablo.

4. Benditos sean los triunfadores, pues la victoria es la base del derecho... Malditos sean los vencidos, pues ellos serán vasallos para siempre!

5. Benditos sean los de la mano de hierro, pues los blandos huirán ante ellos... ¡Malditos sean los pobres de espíritu, pues serán escupidos!

6. Benditos sean los que desafían a la muerte, pues sus días serán largos en !a Tierra,.. Malditos sean los que sueñan con una vida más rica más allá de la tumba, pues ellos perecerán en medio de la abundancia!

7. Benditos sean los destructores de la falsa esperanza, pues ellos son los verdaderos Mesías... ¡Malditos sean los adoradores de Dios, pues ellos serán ovejas esquilmadas!

8. Benditos sean los valientes, pues ellos obtendrán grandes tesoros.,, ¡ Malditos sean los que creen en el bien y en el mal, pues se dejan asustar por sombras!

9. Benditos sean aquellos que creen en lo que más les conviene, pues su mente no se aterrorizará nunca... ¡Malditos sean los «corderos de Dios», pues serán desangrados hasta quedar más blancos que la nieve!

10. Bendito sea el hombre que tiene una legión de enemigos, pues ellos le harán héroe, ¡Maldito sea el que hace el bien a quien le paga con desprecio, pues él será despreciado!

11. Benditos sean los de mente poderosa, pues ellos superarán los torbellinos,,. ¡Malditos sean los que ofrecen mentiras como verdades y verdades como mentiras, pues ellos son una abominación!

12. ¡Malditos sean tres veces los débiles a quienes la inseguridad les hace viles, pues ellos son una abominación!

13. El ángel del engaño que nos hacemos a nosotros mismos en el alma de los « justos». – ¡La llama eterna del poder alcanzado a través del placer mora en la carne del satanista!

...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Puedes comentar como Anónimo sin tener que ingresar con tu perfil de Google o algún otro. Solo selecciona del menú "Comentar como" y elige entre dejar Nombre y URL que desees, o solo Anónimo. Gracias por visitar.