27 jun. 2006

Los Principes del Mundo Obsceno (fragmento 1)

PERSONAJES

ALEXANDER, millonario intelectual asiduo a las perversidades.

VALEK, intelectual también; amigo y cómplice de ALEXANDER.

SARA, una maliciosa ninfómana amiga de estos dos.

AURORA, joven dulcera del pueblo.

ELIZABETH, o BETTY, muchacha casta y católica devota.

JUDITH, prostituta y ladrona bien conocida en el bajo mundo.

ANA, colega de la anterior.

Criados, y otros personajes extras.

1) SARA, VALEK

(Escena: casa de SARA, en un elegante recibidor. Sobre la mesa de cristal dos copas de vino)

SARA: Sabed vos, amigo mío, que pocas cosas hay que inquieten mi ser. Mas ahora en que este amigo mío y vuestro, Alexander, nos ha pedido en forma tan urgente el reunirnos, no aparto de mi mente tan odioso fantasma como es la incertidumbre.

VALEK: (sonriendo con una copa en mano) No es para menos, madame. De sobra conocemos la siniestra Trinidad que en nuestro intelectual circulo hemos conformado. Es un malvado, ese hombre, no lo pongáis en duda ni por un instante. Proyectos inimaginables surcan por su corrompida psique no importa en que lugar y situación se encuentre.

SARA: Pero, ¿Será que vos conocéis ya esa nueva empresa que le ha movido a citarnos hoy?

VALEK: Lo ignoro.

SARA: ¿Cómo, entonces, podéis mostraros tan tranquilo? ¿No pensáis ni un segundo en la posibilidad de que pudiera hallarse en un aprieto? Quizá la tan nombrada Providencia hiciese al fin sentir su furioso embate, tan colérico y devastador como los castigos mencionados en el Antiguo Testamento.

VALEK: (soltando una breve risa) ¡Tal fábula os extravía! Decidme donde ha estado la dichosa Providencia a lo largo de los mismos horrores de la historia. Os aseguro que es solo una justicia que duerme, tan imperfecta e inexacta como el sistema penal mismo. ¿Qué es la Ley, sino una concepción propia de hombres? Afirmo por mi inteligencia que nuestro amigo apresura ya sus pasos hacia acá, con sonrisa en sus labios y maliciosas ideas hirviendo en su cabeza.

SARA: Sea, pues. Contadme algo de él mientras llega, pues es de sobra sabido que le conocéis mejor que muchos.

VALEK: Me pedís que traicione la confianza que en mi ha depositado.

SARA: ¿No es acaso lo que el libertino predica? El rompimiento de las reglas, compromisos y obligaciones morales.

...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Puedes comentar como Anónimo sin tener que ingresar con tu perfil de Google o algún otro. Solo selecciona del menú "Comentar como" y elige entre dejar Nombre y URL que desees, o solo Anónimo. Gracias por visitar.