13 may. 2007

En el Jardín de las flores de la Misoginia



Otra de las tantas cosas que detesto es a los tipos que cometen violencia intrafamiliar, mayormente sobre la mujer. No me explico cómo, con los recursos que existen y lo obviamente aversivo que es el individuo, siga existiendo la mujer típica abnegada, que o bien se deja destruir, o se va al otro extremo y termina en la cárcel, por haber liquidado a un sujeto tan desagradable que lo que hubiera merecido más bien sería un premio.

Como suelo ser alguien valemadrista, comentaré un caso de mi propia familia para ilustrar tal punto. Por fortuna eso no se vivió en mi hogar, pero una pariente (adoptada, no de sangre) de la familia de mi madre lo vivió en carne propia, casada con toda una joya de individuo: un troglodita llamado Francisco. El buen Paco trabajaba en CFE (Comisión Federal de Electricidad, para quienes no están en México). Su ética era tan sucia y degradante como su propio aspecto: gordo, prieto como ano de somalí, ojón, barba gacha y sin siquiera arreglar, cara de chango, sin frecuentes hábitos de higiene elemental, y eso sí: alcohólico como él solo. Le entraba más alcohol al cuerpo que penes a una puta, y presumía de su molesto hábito como si fuera un logro el siempre apestar siempre a una mezcla de sudor, saliva, y cerveza.

Ésta mujer soportó golpizas al por mayor del tipo. ¿Y qué hizo? Su brillante solución fue llenarse de hijos, como si con ello fueran a disminuir las agresiones. Paco mientras tanto hacía tranzas relacionadas a su trabajo para sacar dinero, el cual gastaba en mujeres y en ponerse pedo en las cantinas. Eso sí, era un cobarde a la hora de armarse un pleito entre sus "amigos" y otro grupo de gente. En más de una ocasión la gente se rió al ver que el podía ponerse con cualquiera... excepto con alguien del sexo masculino. Llegaba luego a su casa, muchas veces con sus amigos de parranda, y era un desmadre hasta la madrugada. Incluso hubo ocasiones en que, ya vencida por el sueño, ella se despertaba a medias y alguno de los animales estaba manoseándola. Si luego se lo decía al marido, era recibir otra tanda, por andar hablando. ¿Encantador, no?

El tal Paco ya tenía su historial. Había defraudado a una tía suya, robándole dinero. Vendió propiedades que no eran suyas, más lo ya mencionado cuando estaba en su trabajo. Todo ésto causaba angustia en general, pero más rabia entre mi familia al ver que la pobre tonta mujer encima defendía al individuo. Una dinámica de enfermiza dependencia donde ya a uno le daban ganas de chocarla con Paco y entrarle a acabar de darle unos madrazos, por torpe. Finalmente, un día feliz, nuestro campeón de la misoginia se encaró con una hermosa dama a la que ninguno de nosotros puede resistirse o decirle que no: La Muerte. Le sorprendió en casa, muriendo lentamente y con gran angustia, encontrado después en deplorable posición corporal. La tonta, pueden imaginarlo: llorándole. A un sujeto que jodió su vida y la de sus hijos. Lo chistoso del asunto fue el ver a tanta gente diciendo "qué bueno" al saber la noticia. Lo malo: por esa florecita cortada del jardin de la violencia a las mujeres, hay muchas más plantadas cada día. En el niño al que le enseñan a ser un pandillerito que solo le importe la cerveza y el futbol, el adolescente al que ignoran y/o maltratan, y tantos otros casos tan conocidos por todos, y frecuentes como la luz de luna en cada noche.

Uno menos. Fue a su justo lugar. Mujeres que en el presente son víctimas: están a tiempo. Nada de pláticas y sermones, ni pendejadas de Día de la Mujer, conferencias, y demás. Es muy simple: ¿Quién querrían que fuera el cadáver, si el Destino fuera a llevarse a alguien forzosamente? ¿El abusador... o ustedes?

He dicho.

...

7 comentarios:

  1. El gato de schroedinger13 mayo, 2007 16:44

    Díficilmente se pueden negar estos acontecimientos en nuestra sociedad mi estimado Reverendo. Muchas de las verdaderas víctimas (o sea los hijos) yacen estudiando en la H. Facultad de Psicologia, y su mecanismo de reactividad es siendo el o la coordinadora de violencia intrafamiliar de dicha facultad....

    He dicho!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Alex, es difícil escapar cuando estas envuelta en una situación así, hay factores como el MIEDO principalmente, aparte tienes una lucha interna pues en algún momento amaste a ese hombre que ahora te maltrata.

    Otra cosa es que muchas mujeres tienen miedo a no poder sacar a sus hijos adelante por si solas, he visto casos en donde a la maltratada en su propia casa le dicen "te toco cargar esa cruz" WTF!! no reciben ayuda ni de su propia familia. En otros casos, si denuncias el maltrato resulta ser un mero formulismo pues no les hacen nada a los abusadores y lo único que conseguirás es que se
    enoje más y venga peor contra ti.

    De lo de tantos hijos? creo que muchos de esos hijos son producto de violaciones, que aunque sea tu marido es lo mismo, el uso de la violancia es igual que si lo hubiera hecho un desconocido, es impensable decirle que se ponga protección, acaba de suceder con una persona que conozco,que vió que su esposa estaba tomando anticonceptivos pues ella es la que carga con los gastos de la casa pues él es una joyita y lo único que se le vino a la cabeza a esta ilustre persona, es que ella anda teniendo relaciones con alguien más ¿¿¿porqué otra cosa podría ser??? y muy enojado lo da por un hecho sin pensar que otro hijo para la pobre chava sería ya muy complicado, no piensa en sí mismo como la causa, su mente machista no se lo permite. Sorry por el megacomentario. Saludos.

    Nancy

    ResponderEliminar
  3. Vaya que la violencia familiar es muy grave en nuestro país y para que vamos tan lejos, gente que conocemos la está viviendo, con mencionar que cerca de mi casa esto pasa, aquí quien tiene la culpa? la mujer por casasrse con un hombre al que no conoció lo suficiente?. O como meciona Nancy por miedo a ser mas maltratadas o perder el poco apoyo que tienen de la familia? Muchas veces las consecuencias las pagan los hijos o terminan entragedias para la mujer, en este caso no fue así.
    Creo que los valores morales juegan un papel muy importante en esta situación, no solo basta la educación universitaria para comprender que hay que vivir en armonía con o sin familia.

    ResponderEliminar
  4. bueno antes q nada..me me atrapo la historia y realmente no me esperaba ese final para el sujeto en cuestion..sin embargo aunq no le deseo la muerte a alguien creo q de cierta manera fue una gran salvacion para aquella mujer q despues de tanto sufrido, aunq no quisiera reconocerlo y llevar en si un sindrome tipo estocolmo..supongo q es al final lo q nos hace abrir los ojos q estas historias estan ahi mas cerca de lo q parece..

    me encanto!

    abrazos.ro

    ResponderEliminar
  5. Ah.. este tipo de situaciones me molestan sobremanera..
    Como dice Ro... la muerte no se le desea a nadie.. pero en este caso.. que bueno que se lo llevo la parca!
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Vaya, la descripción del tipo es igualita a la de mi cuñado, pero éste puto sigue vivito y coleando.
    Saludos Alexander, muy buen post.
    Y muchas gracias por los cambios en mi blog.

    ResponderEliminar
  7. es muy dificil hacer un comentario objetivo sobre este tipo de situaciones, creo que uno tendría que vivir esa experiencia para saber realmente que desicion se tomará, por un lado estamos las que decimos "Si ese HDP, se atreve a golpearme, que me deje tirada y que no me pueda parar, porque si me paro, lo mas seguro es que se vaya directo a la tumba" pero existen diversos factores, como menciona Nancy: Miedo, el miedo a que lastime a los hijos o a uno misma hace ver las cosas diferentes si no se tiene el apoyo de alguien.

    Por otra parte, también el error viene desde que se educa a las niñas, con clasicas mamiladas como "Tu estás para servir a tu hombre" "siempre sumisa y calladita, esperando a que el te ordene que hacer" por favvoorr !!!

    por ahí se debe de empezar para frenar un poco esa violencia, educar a los niños siempre por el camino de la igualdad y del amor propio...

    ResponderEliminar

Puedes comentar como Anónimo sin tener que ingresar con tu perfil de Google o algún otro. Solo selecciona del menú "Comentar como" y elige entre dejar Nombre y URL que desees, o solo Anónimo. Gracias por visitar.