13 jun. 2007

Los fumadores y el cigarro en la Alemania Nazi

fumadores y el cigarro en la Alemania Nazi

"Hermano nacional socialista, ¿sabes que tu 'Führer' está en contra del hábito de fumar y piensa que cada alemán es responsable de sus actos y misiones frente a todas las personas, y que no tiene el derecho de dañar su cuerpo con drogas?". Este texto de una revista de la Alemania nazi muestra cómo los brazos de la dictadura de Hitler también aprisionaron el tabaco. Junto con el alcohol, los cigarrillos eran considerados un "veneno genético" que podría propiciar la degeneración de la 'raza alemana'. Como ocurrió con las personas que eran judías o las que tenían defectos físicos o mentales, esta sustancia era vista como un elemento a combatir dentro de la llamada "limpieza racial".

En 1939, y en Alemania, se llevó a cabo el primer estudio controlado sobre tabaquismo y cáncer de pulmón. Los resultados obtenidos pusieron en evidencia la relación entre el consumo elevado de cigarrillos y el desarrollo de este tipo de tumores. Entre las operaciones planeadas por el Gobierno en la lucha contra el tabaco, las juventudes hitlerianas y la liga de las chicas alemanas difundieron propaganda contra los cigarrillos y la federación de mujeres alemanas lanzó una campaña contra "el mal uso del tabaco y el alcohol".

Los militares tenían prohibido fumar en las calles, durante las marchas y los periodos de permiso y, en la escuela, los niños y los profesores tampoco podían consumir. Lo mismo les ocurría a los menores de 18 años.

El tabaco también estaba vetado en los trenes y autobuses urbanos, lugares de trabajo, edificios públicos, hospitales y residencias. Y casi en los coches, ya que los conductores que tuvieran un accidente mientras fumaban eran acusados de negligencia criminal.

La publicidad de esta sustancia estaba muy controlada y parece que incluso se llegó a debatir si los fumadores merecían los mismos cuidados sanitarios que el resto de las personas.

El tabaco no era el único objetivo de la política sanitaria, el gobierno también trató de impulsar el consumo de verduras y frutas, del pan integral y desaconsejó la nata montada.

"Madres, deben evitar absolutamente el alcohol y la nicotina durante el embarazo y cuando cuiden a los niños. Dificultan, dañan, trastornan el curso normal del embarazo. Beban zumo de frutas", reza uno de los manuales de salud de la época.

...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Puedes comentar como Anónimo sin tener que ingresar con tu perfil de Google o algún otro. Solo selecciona del menú "Comentar como" y elige entre dejar Nombre y URL que desees, o solo Anónimo. Gracias por visitar.