31 ago. 2008

Me quisieron tirar el sable

Me encontraba en un centro comercial no tan lejos de mi hogar, uno clasemediero al que suelen ir los jodidos por igual. ¿Qué estaba haciendo yo ahí? - se preguntará el lector. Bien, yo voy a todo tipo de sitios. No soy de quienes piense que los lugares a donde vas y la ropa que usas definan tu valor, sino lo que sabes y como actúas. Así pues, me sumergí en el mar de gente que en plena quincena va ahi a dar lástimas paseando sus maleducados niños, a su fastidiado(a) cónyuge, y a gastarse pendejamente un dinero que más adelante les va a estar haciendo falta.

Luego de ver unas cuantas tiendas, meditaba si entrar al cine. La verdad, la única película que me llamaba la atención de ver es la de Noche de Graduación Sangrienta. No porque crea que será una notable pieza del séptimo arte, sino por mero entretenimiento morboso de ver violencia. Mientras me decidía, y estando ocupado con mi celular y una cansada pierna (No, no soy lisiado. Sí tengo mis dos piernas, pero solo una se cansa fácilmente) me senté en una banca por ahi cerca. En ella estaba una chavita, a la que apenas miré. Y mientras estaba ocupado enviando un mensaje, de pronto oigo que me habla:

- ¿Esperas a alguien?

Tardé en responder, porque crei que estaría hablandole a alguien más. Pero no; se dirigía a mí, por lo que le contesté que no y cortésmente le devolví la pregunta. Me dijo que esperaba a un "amigo". Cuando le pregunté si no era su novio más bien, contestó que no. A partir de ese instante, siguió la casual charla trivial preguntando por trabajo, escuela, lugar donde uno vive, amigos, gustos, etcétera y demás. Y a medida que avanzaba el tiempo, cuestionaba para mis adentros qué hacia que la chavita de 20 años según dijo tener (aunque se veía menor) se habria dirigido a mí, y a la vez la observaba con detenimiento, interpretando un futuro intento de hacer algo. Y finalmente llegó:

- Ay, oye... se me antojo una nieve... quiero una...

La anterior frase fue dicha junto con el vaivén de movimientos del cuerpo y expresión en su rostro que caracterizan a las histéricas. Me dio ternurita el intento. En efecto, era de esas clásicas chavitas naquibuenas que andan en varios sitios. Le tumban comida y/o dinero (pidiéndole lo segundo luego de que ya les compraron algo. Algo así como "Ay oye... me prestas $50 pesos?") a algún incauto que se emocione hablando con ellas, y enseguida se van de imprevisto, dejándolo con cara de perplejo/pendejo y con un desconcierto más grande que el ego de Luis Miguel. No pude culparla por intentarlo, pero la verdad le salió el tiro por la culata:

CHAVITA: Ay, oye... se me antojo una nieve... quiero una...
STRAUFFON: (con una fingida sonrisa amplia) ¿De veras? ¿No me digas?
CHAVITA: Sí. Por aquí venden.
STRAUFFON: ¡Ah perfecto! Sí, por aquí están. Si quieres te acompaño para que TE LA COMPRES.


La cara de mi interlocutora denotó que no se esperaba tal respuesta. Enseguida quiso componerle, diciendo además que no tenia dinero porque tuvo que dar en su casa y aparte por un regalo que habia tenido que comprar. Aquí le puse la prueba de fuego, diciéndole algo a lo cual sabia que iba a decir que no: le propuse que entonces dejara a su amigo, que si queria cenar con gusto la invitaba y veríamos luego qué más hacer. Entonces su ansiedad fue ya más grande, notándose que ya se habia tomado más tiempo conmigo que el que tenia pensado para poder sacarme algo e irse. Dijo que no, y enseguida se nos acercó un encuestador, quien nos entretuvo aun más. Ya para entonces, la chavita miraba a todos lados a cada momento, hasta que finalmente dijo "¡Ya me voy! ¡Ya me voy!" y corre hacia una de las entradas.

El que venía entrando era el "amigo", que resultó ser, como ya lo habia imaginado, el novio. La pequeña sanguijuela habia buscado sacar algo rastreramente antes de que llegara el individuo, sin duda no siendo la primera vez que lo hacía. Me reí, explicándole de forma muy, muy breve el hecho al encuestador. Mi experiencia no es en balde, para engañarme con una tontería así tendría que haberme conocido hace veinte años. Y no es que me defina como el chingón al que jamás pueden engañar. Probablemente si se me acercara una mujer parecida a Kate Beckinsale me podría desplumar como a un pollo, pero una huerquita de atributos tan solo aceptables sin nada en particular y nulo ingenio y habilidad mental está a años luz de poderlo hacer. Moraleja: Allá afuera hay gente chingando gente, tanto hombres como mujeres. Que no te saquen nada gratis; si desean hacer negocios, que tengan algo que ofrecer. Y en cuanto a la chavita, si conocen a un tipo que sea novio de una tal Berenice que vive en Pedregal, que tiene una hermana de 4 años y un hermano de su edad que es su mellizo, estudió para estilista un tiempo y actualmente trabaja en una empresa de plásticos, díganle que su noviecita es una zorra. Y ni siquiera de las inteligentes.


...

6 comentarios:

  1. Jajajaja, dicen que la experiencia es el cúmulo de equivocaciones. Me pregunto ¿como fué que viste venir el sable?

    ResponderEliminar
  2. Carajito ! y yo que queria poner "Primis!!" en tu post... =D

    Oye, pues que desmadre con esta chava jajajaja estuvo con madres eso de "te acompaño para que TE LA COMPRES" no manches..

    Por viejas como esta, queda mal el sexo femenino, que oso, la neta. De pena ajena. No voy a negar que la mayoria de las mujeres lo hemos hecho alguna vez con un amigo o un compañero ya sea del salón o del trabajo, pero asi, de buenas a primeras a un desconocido... pues... no mamsss !

    Pobre "novio" me imagino que ha de traer colgadas varias cornamentas, porque con una novia como esa... JA! en fin, allá el tipo.

    Andense con cuidado, la neta ! y aunque aqui la anecdota pues fué con una chava, tambien hay vatitos que puff !! Mucho ojo !! (y cuentenselo a quien mas confianza le tengan !!) jajaja

    Saludos, Mr. Strauffon !

    Ah, si. Lo Olvidaba:

    "Vales mil, nunca cambies wee Cuentas con-migo para todoo !"

    jejeje solo bromeo! =P

    ResponderEliminar
  3. si estas cosas no pasaran no tendriamos mucho de que reirnos. Eso ya lo habia escuchado antes, esa tecnica del sablazo es la peor que puede usar una vieja para sacar no solo el interes sino el cobre. a tu nueva amiga solo le faltó hacer miiiaaauu!!

    ResponderEliminar
  4. Jojojojo!

    ¿Y el color de ojos del pobre chaval no lo pones? Es lo único que te faltó :p

    Que buena.

    ResponderEliminar
  5. Dios mio a lo que hemos caido. Definitivamente muestras ser maestro del arte del sarcasmo. La cara que ha de haber puesto la monita cuando le dijiste que se comprara la nieve. Lastima que no hubo quien tomara foto.

    Y es verdad, por mujeres asi, dicen que todas somos unas abusivas.

    ResponderEliminar
  6. jajaja truco vieeeeejo...

    Pero...y si te hubiera dicho que si se iba contigo...te la hubieras llevado? jejeje

    Saludos
    Arrivederci

    ResponderEliminar

Puedes comentar como Anónimo sin tener que ingresar con tu perfil de Google o algún otro. Solo selecciona del menú "Comentar como" y elige entre dejar Nombre y URL que desees, o solo Anónimo. Gracias por visitar.