4 dic. 2008

El Cristalizador (COMPLETA)


En el crudo dia de invierno, pocos se veian en las calles. La peor combinación de frio con lluvia tenia apenas dos dias de haber cesado. En el estado en que se hallaba el mundo y el clima no se alentaba el deseo de salir o estar alegre. Al contrario; bastaba con mirar al cielo en esos deprimentes y distintos colores para pensar solo en hacer las obligaciones del dia y regresar. Sencillamente el dia y la luz como tales ya no existian, dando paso al rojo de los atardeceres y el negro de las noches.

Un hombre cercano a los 50 años caminaba con su hijo menor a orillas de una de las calles. Al ver a su hijo aproximarse a los aparadores de las tiendas con la ansiedad propia de un niño de tener todo lo nuevo, por un momento el cansado padre se acordó de cómo era el mundo antes. Esos tiempos en que se veian verdaderas sonrisas en algunos rostros en vez de las opacas y forzadas muecas que eran ya lo habitual en el mundo luego de que éste fue enviado al carajo por el hombre mismo.

- Fueron esos No-Amados... – murmuró el hombre – Esos diablos peleando con diablos. Ya el mundo no es igual.
- Papá – le urgió el niño, jalándole la mano - ¡Ven! Mira, ése es el que quiero que me compren...

El hombre siguió en sus pensamientos mientras le sonreía aprobatoriamente al niño que le contaba sobre el videojuego costoso que se veia tras una vitrina, y a su vez mostrado en una pantalla. No le agradaba andar fuera con su hijo de noche, pero esa ocasión le habia prometido ir con él a ver una película y comer unas hamburguesas. ¿Cómo negárselo? Era uno de los pocos placeres que podia procurarle. Ningun lugar era ya seguro para vacacionar, el presupuesto de la mayoría de los paises se mostraba mermado, y los políticos y líderes religiosos pesimistas tenian secuestrado todo canal comunicativo con largos discursos que a fin de cuentas se resumían a decir: “Todo está mal y estará peor, se los dije”.

Por mucho tiempo se preguntó qué lógica tenia el alegrarse de algo malo solo por probar que tal o cual parte tenia la razón, pero así ha sido la historia misma del mundo: necedad y malos pronósticos. Por ello era un gusto el aun poder dar una escapada con el más joven de su familia y disfrutar de algo para variar. Parecia lamentable que no los acompañara su esposa, pero a la vez lo vio como una oportunidad de conversar sobre qué niña del salón le gustaria a su pequeño, que habia hecho con sus amigos últimamente, y otras cosas con las que rara vez podia ponerse al dia.

Cenaron, y entraron al cine. Una pieza simplona, la película. Pero con el suficiente contenido de momentos graciosos y ocurrencias que hacen el rato ameno. Cuando terminó caminaron al estacionamiento subterráneo donde habian dejado el auto y subieron. Llevaban un corto tramo recorrido donde el unico ruido era el aire acondicionado cuando el hijo volteó a ver a su padre y preguntó:

- ¿Por qué no vino mamá? ¿Están enojados?
- Se sentia cansada, es todo – contestó el hombre, manteniendo su vista al frente – Tu madre se cansa mucho en su trabajo a veces.
- Es que me pensé que se habrian peleado otra vez...

El niño dijo las palabras pausadamente y con indecisión. Le pareció ver en su rostro el reflejo de una mente que a pesar de su juventud intentaba discernir que le sucedia a sus dos figuras paternas. Y sumamente receptivo, como suelen ser los de su edad, no estaba equivocado. Algo andaba mal, y ese algo era precisamente el hecho de que su madre habia comenzado a tener sexo con otros dos hombres. Por supuesto que esto estaba lejos de aparecer entre las alternativas que contemplaba, pero llegaba a la misma conclusión: el riesgo del divorcio. Ser uno mas en la escuela de los que es señalado con ese estigma. Su padre lo miró con compasión, recordando los pleitos a gritos que últimamente habia tenido con su esposa y tontamente creian que no los escucharia por el hecho de estar en otra habitación.

- ¿No la pasaste bien, hijo? Pense que te habia gustado la película.
- Si, si me gusto – contesto el niño reacomodándose en el asiento – Solo queria que hubieramos venido juntos. Como cuando ibamos antes al cine o a los juegos...

Ya a esa edad estaba aprendiendo una gran verdad: nada que nos hace sentir plenos permanece por siempre. Pero no; su hijo no iba a tener un padre insensible y distante hacia él – pensó el hombre. No permitiría que quedara solo asi como su propio padre se lo habia hecho a él. Tan solo necesitaba un poco de tiempo para... despejarse. Sí, eso era todo. Y con ese pensamiento dejó al niño en su casa y apenas y dirigió unas palabras a su esposa –sin siquiera voltear a verla- para decirle que iba a salir de vuelta. Y al apenas estarle preguntando a dónde iba, se quedó boquiabierta ante el cerrón de la puerta principal, por lo que saliendo de la impresión decidió ocuparse de que todo estuviera en orden para enviar al niño a dormir.

“Solo algo para despejarme” – pensó él, manejando por las avenidas de la ciudad. No sabia ni a quien buscar. Si llamaba a sus amigos, seguramente estarian ocupados. Muchos trabajando aun, y otros con su propia familia y sin ningun animo de una salida social entre semana. Se le ocurrio de todos modos que tal vez uno de ellos estaria disponible y le llamó. Cuando le contestó, le dijo lo que esperaba: estaba cenando con su familia ahora, pero con gusto hablarian llegando el viernes por si podian hacer algo. Se despidio brevemente, por un momento dio unos golpes al volante y apretó los labios para ahogar el llanto que queria salir. Por un momento le habló a Dios en voz alta preguntándole por qué su recompensa por una vida moderada de dedicación a los suyos y valores eran una esposa puta y un entorno cada vez más distante, donde ahora estaria obligado a alejarse de lo unico puro que le quedaba: su hijo.

Pedia una respuesta o una señal en ese momento, pero lo que llegó no fue un rayo de luz celestial, sino una luz de un letrero luminoso. Uno de los muchos table dance de la ciudad. Habia llegado a la zona roja. Pensó en probar beber unas cervezas y ver que sucedia, pero no alcanzó a llegar a la puerta, ni siquiera a apagar el vehiculo. Una joven atractiva de perfecto vientre descubierto y bellas piernas lo abordó. Ataviada unicamente con ropa negra, su imagen decia a gritos “Tómame” ante los ojos del cansado hombre.

- Hola, corazón.
- Hola... – dijo él con seriedad
- ¿Qué andas haciendo?
- Vine a dar una vuelta... pensaba entrar a tomar algo...
- Ah... no entres ahí – le dijo ella, recargándose sobre la puerta del auto – Ahí esta lleno de pobres infelices. Un montón de acomplejados que vienen a sentirse lo que no son: hombres.

Al terminar lo dicho con una sonrisa, la joven le arrancó una sonrisa también. – Pero si alguno de los que hablas debe acompañarte de vez en cuando – argumentó. Para este punto, ya ella se habia autoinvitado a subir al asiento del copiloto. Y luego de aclarar que aun en su trabajo habia de gustos a gustos, cerraron el trato y se dirigieron al hotel. Minutos después, el hombre gemía de placer en la cama ante los movimientos expertos de la joven profesional.



En la avenida, dos conductores que llevaban acompañantes en sus respectivos autos competían por adelantarse uno al otro. En un inútil afan por dejarse atrás, llegaron hasta un cruce donde en un lado estaba la entrada a un vistoso fraccionamiento con área verde en el primer tramo, y a contraesquina un imponente edificio corporativo de un banco. El que se habia adelantado asomó un arma por la ventana, disparó sin apuntar dando en la pared del edificio, para luego ser impactado por los que venian compitiendo con él. Tras el choque por detrás, se aprestaba ya para tenerlos en la mira y abrir fuego.

Los de los otros automóviles se cubrieron, escondiéndose, cuando lo siguiente pasó en un parpadeo. Un hombre de vestimenta poco comun, con una enorme espada colgada en la espalda y barba profusa en un rostro con ojos cansados y ya sin su color cayó de pie sobre el techo del auto. Inclinándose, jaló de la camisa al tipo armado y lo levantó en vilo, sacudiéndolo luego como a un muñeco hasta que soltó el arma. Lo azotó luego contra el poste del semáforo, y se fue volando por los aires tan pronto comprobó que la policía y sus torretas se divisaban a corta distancia.

- ¿Quién es ese? – preguntó uno de los testigos.
- ¡Es un angel! – afirmó una mujer de edad – Debe serlo.
- Para nada – agregó otro, un hombre de lentes y cabello rizado – Es uno de esos... de Overlap.

Cuando aquel a quien observaban iba a perderse ya de su vista, pasaron deprisa otras figuras volando igualmente y se emparejaron con él. Goel y sus compañeros se reunían con su compañero para llegar a una cita pendiente.

- Permítame presentarle al Séptimo No-Amado, señor Gobernador – dijo Horas ante su audiencia – Falibek Draconis.

Se encontraban en la mansión de Horas. En la enorme sala de estar, con vistosos cuadros, adornos y finos muebles, se encontraban él, el General Melkior, y el Gobernador del Estado, sentados en los muebles que rodeaban una mesa de centro. También estaban Goel, Demone y Yael sentados juntos en un sillón. Del otro lado Sarel, Deneb y Adrel sostenían vasos en sus manos con bebidas que apenas habian probado. Los hombres del gobernante estaban a orillas de la sala, atentos. Y frente a todos, de pie, Falibek miraba con seriedad de un lado a otro.

- Me dicen que eres rudo, muchacho – comentó el Gobernador con una sonrisa falsa asomándose bajo su bigote. El rictus hizo que sus anteojos se movieran, teniendo que acomodarlos con un dedo rapidamente.

Melkior dirigió la vista a Falibek, y luego a Horas. El joven no decia una palabra. Cruzó los brazos y tan solo asintió con la cabeza. Deneb sonrió, encantada ante el evidente rechazo hacia el político, y volteó a ver a Goel para comprobar que éste contenía la risa de igual manera. Componiendo un poco su postura, comentó:

- Mi amigo no es de los que gusten mucho de hablar, Gobernador. Pero sí, es un gran luchador. Es un hermano para mi en nuestra causa, tengo mi confianza en el y sin duda otros pueden tenerla tambien.
- ¡Ah, vaya! – dijo el hombre con un ademán alzando los brazos – Ya con su respaldo debe ser más que suficiente, señor Goel. Es un gusto verles a todos. Si bien no es una visita con propósito social, ¿qué somos sino humanos, con necesidad de contacto?
- Los únicos humanos aquí son Horas, el General y usted, no nosotros – soltó Falibek subitamente en su continua seriedad – Sin contar a sus empleados que nos están mirando manoseando sus semiautomáticas que traen bajo la ropa.

Todos se miraron unos a otros. Fue Melkior quien rompió el silencio, con una breve excusa. El político ya nada dijo. “Pueden irse, gracias” – indicó el General a los No-Amados, quienes uno a uno se levantaron, algunos estrechando la mano al hombre, otros no. Cuando salieron a la terraza del piso donde estaban, flotaron en el aire un momento para luego emprender el vuelo por el cielo estrellado de la noche.

Entretanto, habian pasado al despacho privado de Horas. Ya repuesto, el Gobernador hizo ver que no le hacia gracia la actitud de los que se suponia eran los heroes que el mundo actualmente necesitaba.

- No debe tomarlo seriamente – argumento Horas, sentado en su comodo asiento tras su escritorio – Sin lugar a dudas son excéntricos cada uno a su manera, pero el trabajo requerido es hecho.
- ¿En serio Horas? Vamos repasando lo que hasta ahora sé, y por favor –te suplico- corrígeme si en algo me equivoco. De los No-Amados, ese ejercito, fue decimada la mayor parte. Los pocos que quedaron fueron absorbidos por SU organización, Overlap, para lo que sea que los querian desde un principio. Y es que entre ellos no habia fuerza ni nada excepcional salvo eso de poder volar por los aires. Hasta que comienzan a llegar los “Especiales”, los de la dichosa Profecía o eso...

Horas y Melkior entrecerraron los ojos y clavaron la mirada en el Gobernador, quien remarcaba sus palabras gesticulando con las manos.

- ... y de ahí vienen los que si tienen sus dichosos poderes y quien sabe cuantas gracias: – continuó – Los Siete. El primero de tales Goel, el fenómeno líder...
- Querido señor – dijo con voz terminante el General Melkior – Ante todo, le felicito por la labor de los husmeadores que ha contratado con el dinero de impuestos del pueblo. No tengo inconveniente en la actualidad de confirmarle que la información que ha adquirido es correcta. De lo demás que dice, quiero recordarle que de quien habla es el hijo mismo de Horas, aquí presente...

Una mano alzada de Horas fue suficiente para que el General dejara de hablar por el momento, y ambos le prestaran atención.

- Gobernador... – comenzó a decir con voz condescendiente – No es la primera vez que debo oir quejas u opiniones de los No-Amados o de nuestros overlappers, ya sea de los elementos comunes –mas no menos valientes- o de los que por sus dones y habilidades son los “Especiales”, como los llama. Recibo correos, llamadas, protestas a nuestras puertas, y manipulación mediatica de los radicales desinformados. Y francamente, no es mi intención cansarme con hombres y mujeres lo suficientemente imbeciles para criticar y escupirle a la mano que los protege. Eso le incluye a usted.




Los No-Amados habian recorrido un tramo a vuelo, para luego posarse sobre lo alto de un anuncio panorámico. Mientras que Adrel y Deneb habian preferido retirarse, los demas parecian a gusto observando abajo una de las principales avenidas de la ciudad. El ir y venir de los autos en la noche, el bailoteo de luces y el sonido que hacian al pasar veloces. Demone encendio un cigarro, tendio uno a Yael, y comenzaron a hablar entre si en voz queda mientras los otros mantenian la vista hacia el horizonte, al cerro que permanecia como inmóvil vigilante de la urbe.

- El Gobernador querra culparnos de las cosas que pasan recientemente – comento Sarel por fin – No me suena nada bien la idea de que quieran hacer una caceria de brujas.
- Siempre hay un chivo expiatorio para las fallas de un gobierno – contesto Goel volteándolo a ver – Cuando los carteles del narcotráfico mandaban antes de la Guerra era igual: las autoridades culpaban a los contrarios o se culpaban entre si.
- Nunca hay uno que sea honesto para decir que fue su pinche error – agregó Demone

Algunos asintieron ante el comentario. Goel se llevo la mano a la cara cubriéndose los ojos, respiró hondo y movio rítmicamente las piernas sentado como estaba, golpeando suavemente al anuncio.

- Las noticias siguen reportando niños desaparecidos. No hay una linea solida a seguir; las autoridades no han hallado relacion con crímenes de naturaleza sexual, no se ha probado que se haya traficado con ellos, ni se encuentra un solo cadáver...
- No es solo eso, Goel – comentó Demone – La CREC continua el rastro de los fugitivos. Se cree que El Bufón podria hallarse en Baja California actualmente, pero no se le ha podido ubicar. Además, está el peligro latente de Merelia...

Al oir esto, Goel asintió con la cabeza y miro brevemente en dirección opuesta a sus compañeros, atento a los vehículos que se perdían en el horizonte.

- Los que protestan contra nosotros son incansables – dijo – Un buen tiempo vivimos en la creencia de ser humanos, lo suficiente para conocer el gusto que tienen por buscar culpas en vez de soluciones. Nos consideran peligrosos; monstruos que hacen mas mal que bien. En estos dias todos ustedes lo han visto: manifestaciones diciendo que nosotros somos los que estan detrás de lo que ocurre con los niños desaparecidos.
- Nosotros somos parte de los asignados a la búsqueda de El Bufon – le dijo Yael poniéndose de pie junto con Demone – Puedes dedicarte a resolver eso entonces. Seguramente hay alguna linea por seguir que no se vea por ojos humanos.

Lo que Yael decia era verdad. Existia otra posibilidad a explorar: el involucramiento de un ser no humano en relacion a los infantes. Si la policia aseguraba casi por completo que no se trataba de algun criminal y un caso de trata de personas, y a su vez no existian elementos para pensar en un depredador sexual, quedaba el hueco para esa comprensible hipótesis. Una hipótesis tan fuerte que hizo que el Secretario de Seguridad turnara el caso a Overlap pidiéndoles “una cooperación” –que a fin de cuentas significaba deslindar de todo a sus corporaciones y que otros se hicieran cargo- . El General Melkior, cabeza de todas las Divisiones, dio el visto bueno cuando sus subordinados le hicieron llegar la información.

Nueve niños perdidos, de ambos sexos, entre las edades de 9 y 12 años. Distinta situación social. No se conocían entre si, no habia un pariente o conocido al que pudiera vinculársele con los hechos. Se habian hecho dos o tres detenciones, liberándoles luego a falta de una solida evidencia.

Goel habia sido informado recien acerca de esto. Falibek, por su parte, estaba de acuerdo en darle prioridad al asunto. Si bien su empeño era buscar la vulnerabilidad del Lord Demonio Fobos y asesinarlo –Proposito compartido por Goel- no podia dejar que en ese mundo ya sin control se siguieran cometiendo acciones con impunidad. Cuando le hallaron en una caverna, espada en mano y con ojos suspicaces, le combatieron brevemente en el lugar, hasta darse cuenta que no se trataba de alguien hostil y que de hecho correspondia a lo que se esperaba como el Séptimo No-Amado, completando asi el grupo elite de tan peculiares individuos.

Mientras los No-Amados conversaban en ese sitio, en la avenida pasaba el auto que llevaba al gobernador y su gente, seguidos por su séquito de guardaespaldas en camionetas. El hombre meditaba. Uno de los que le acompañaban, sentado en el asiento que estaba de cara al político, fue el primero en hablar:

- Hay reporte de un incidente.
- ¿Otro? – respondio el gobernador, apoyando el codo en la puerta del auto, llevándose la mano al mentón.
- Apareció una prostituta muerta en el jardín frontal de una casa. Dicen que las heridas que están en todo su cuerpo fueron mordidas, en las cuales se esmeraron luego en desgarrar su carne.

El gobernador se inclinó un poco hacia delante en su postura, indicador del interés que despertaba lo que oia.

- Ya la gente de la casa está a resguardo, señor. El menor de edad de la casa fue el que lo encontró cuando iba de salida a casa de un vecino.
- Dios...
- Aquí es donde está el punto que vamos a explorar, señor.
- ¿Si? ¿Cuál?
- El niño habia ido con su padre a cenar y al cine. Pero cuando volvieron, el hombre se fue. Pasó la noche en otro sitio. Durante esa noche, el hijo dijo a su madre que habia visto por la ventana una figura –y cito- “que flotaba y se veia como un monstruo, y se fue corriendo tan rapido que desapareció”
- ¿Dónde esta el padre? ¿Hablaron ya con el?
- No aparece. Están buscándolo. Tenemos la certeza de que aquí esta la linea a seguir.
- Diganle al S. De Seg. que continúen – dijo el gobernador tras una pausa – Y aunque no nos gusta para nada, habra que trabajar en cierta medida cooperando con Overlap. Sin embargo, no dejen de obtener datos por su puenta que puedan mostrarnos si esos No-Amados tienen algo que ver. Si algo sabemos con todos esos angeles, diablos y superfenómenos es que lo diferente rara vez es bueno.

Los otros que acompañaban al gobernador tan solo guardaron silencio y asintieron levemente, tan solo esperando que el hombre se guardara tales declaraciones para la privacidad de sus reuniones con su equipo y no frente a una prensa que ya tenia hambre de mas incidentes y mas culpables a quienes señalar. Incluyendo a servidores públicos.



Melora y otros overlappers no estaban nada contentos con haber sido hechos a un lado en el caso. Ella particularmente sentía tener mucho que objetar, sobre todo con su padre el General Melkior. Y estando Horas tan ocupado como siempre, fue a su progenitor a quien abordó en su oficina. Por los ojos de éste pudo ver que no habia dormido muy bien. Pero se mantenia en su usual porte y papel; desde el sonoro “¡Adelante!” hasta cuando le dijo que tomara asiento.

- Si fueras tan amable de decirme que linea de investigación se sigue y por qué se reserva a los No-Amados, papá – dijo ella, cruzando las piernas luego de haberse sentado – te agradecería mucho. O, por Dios, háznoslo más de emoción a todos y todas. No sabía que los overlappers fuéramos ahora solamente adornos y ellos fueran la nueva fuerza.
- Nadie te entiende... – contestó el General pausadamente, levantando la vista de los documentos que sostenía en sus manos – Eres tú quien hablaba hace años de la efectividad de Goel y los suyos. Y a fin de cuentas, aquí podrá no haber una disciplina marcial como en los buenos tiempos, pero sigue tratándose de una fuerza de combate. Ejército. Y ustedes son soldados.
- Y los soldados participan...
- ¡Y los soldados siguen órdenes! – agregó Melkior levantando la voz, impidiendo que su hija terminara su frase.

Con un remoto, se encendió la enorme pantalla situada a un extremo de la oficina. Habiéndose apagado las luces, las primeras imágenes mostraban el mismo caso que habia atraido la atención de la justicia, y de la gente del Gobernador. La mujer muerta a mordidas, desgarrada su carne post-mortem, seguida con las fotos del sitio. Imágenes del padre desaparecido, y del hijo, quien halló el cuerpo al día siguiente. Verle los ojos bastaban para tener idea de la impresión que vivió.

Melkior cruzó los brazos, suspiró hondamente, y se manifestó dispuesto a admitir la curiosidad investigadora de la joven en la conversación.

- El padre no aparece aún.
- Así es – asintió el General.
- ¿El niño?
- Se obtuvo cuanta información se podía. No hay datos adicionales aportados.
- ¿Quién hizo la entrevista y el peritaje?
- Deneb y Adrel. Y un equipo nuestro acompañándoles.
- ¿La joven prostituta?
- Ya se sigue ese rastro. Y hasta aquí se habla de esto. Tú mejor que nadie sabes que a cada tarea hay su encomendado indicado. Y aquí nosotros estamos para custodiar el Cristalizador. Eso es más importante que mil fugitivos de Overlap y mil niños desaparecidos juntos. Y por favor, si tú y los demás ya no tienen más curiosidad y desean desquitar sus ganancias y privilegios, tal vez puedan ya continuar cumpliendo con ese deber.

Y mientras la conversación entre Melora y su padre se desarrollaba, muy lejos de ahí y en un sitio subterráneo, unos niños se acostumbraban apenas a la extraña luz azul en el lugar repleto de extraños adornos y símbolos en las paredes que, de no ser por éstos, se vería como un simple sótano. Una niña de cabello castaño peinado con dos colas sollozó amargamente junto con otros dos que estaban junto a ella. Sus expresiones se volvieron de aprehensión al acercárseles de entre las sombras los sujetos desconocidos de ropas negras que les habían secuestrado hacía días.

- No llores, pequeña – dijo una atractiva mujer que resaltaba de entre los captores. Sus ojos tenian un brillo sobrenatural, y su sonrisa condescendiente los complementaba – Ustedes son nuestros huéspedes. Ya hubieron otros y la pasaron muy bien. Acércate, que vengan también ellos dos...

Pero al intentar la mujer abrazar a la niña y atraerla hacia sí, ésta se resistió. Esto la molestó de gran manera. Forcejeando hasta donde le permitían sus escasas fuerzas, la niña caminó un poco hacia delante, quedando atrapada enseguida por el abrazo de la mujer.

- ¡Así lo quieres, me lleva la gran puta! – vociferó, brillando sus ojos aun más. Y entonces, alargándose sus colmillos, mordió con saña el cuello de su víctima. La niña se retorció, intentando en su inocencia comprender esa sensación que le invadía y no podia diferenciar si era dolor o placer. Ya sus ojos se ponían en blanco mientras su captora succionaba con mayor rigor, cerrando los ojos y levantando en vilo el pequeño cuerpo de su presa.
- Ya basta, Victoria – la interrumpió dándole un suave jalón una mujer gorda y de cabello canoso, cuyo nombre era Odinea – Hasta ahí.

Victoria Hort, la líder del clan de vampiros Pervertia Summa, no era de quienes gustaba que le dijeran que hacer. No obstante, su respeto hacia Odinea era evidente. Hizo caso a ella, dejando caer a la pequeña cual si fuera un bulto. La niña convulsionaba, sus ojos muy abiertos, pero vivía. Unas manos se tendieron, llevándosela para darle atención.

- A estos niños de hoy no les enseñan a tratar a sus anfitriones – dijo la vampiresa, relamiéndose la sangre aun en sus labios, riendo luego junto con los otros que ahí estaban. Con todos, salvo con Odinea, quien permanecía seria mientras los otros vampiros obraban con los dos niños restantes como la lider acababa de hacer con la primera.

Cuando los gritos se acallaron y las victimas quedaron en la piadosa inconsciencia, la mujer vieja y Victoria se apartaron a un lugar a hablar a solas. No tardó en surgir el tema de los No-Amados, particularmente Goel y Falibek, siguiendo el rastro de los niños extraviados. Aquí el rostro de Victoria dejo que por un momento se eclipsara su usual sonrisa histérica y tornara a una expresión pensativa.

- ¿Colocaron ya a los anteriores?
- Ya – contestó Odinea - Hallarán al de la tía primero, al de la amiga después. La policía hará la “heroica” recuperación.
- Qué pasó con el primer niño descontrolado, y con el tipo que mató a la puta de la zona roja?
- Eliminamos al primero. Aún no damos con el segundo.

Victoria Hort se dejó caer en su trono. La misma expresión meditabunda que surgió en su rostro estaba en el de Goel, quien en ese momento se hallaba en otro punto de la ciudad. Falibek, Sarel y él hablaban precisamente del mismo hombre. Buscando una pista sólida, se dirigieron a los table dance y prostíbulos de la ciudad donde la víctima del hombre de familia extraviado atendió hasta su ultimo día a su clientela hambrienta de sexo. Hubo accesibilidad por el personal de casi todos los lugares, excepto el último. Cuando los tres No-Amados entraron al lugar de luces multicolor, música estridente, y nalgas y senos a la vista de hombres babeantes, el instinto les dijo que algo pasaba ahí mismo. Más aun, los meseros intercambiaron palabras al oido desde el otro extremo, donde el bartender despachaba las bebidas.

- Queremos hablar con el encargado – gritó Falibek al oido del mesero más cercano, imponiéndose a la ruidosa música.
- ¿Para qué, amigo? – fue la inmediata respuesta.
- Háblale a tu jefe. Haznos el favor.
- Esperate, esperate – le dijo sonriendo el patán, empujando el pecho de Falibek y dando un golpe con la cadera a Goel – Aquí tu no vienes a dar ordenes, cabrón. ¿Y sabes que? Lárguense. Tú y tus pinches amigos.

Un rápido vistazo, y Goel se dio cuenta que uno de los meseros llevaba una venda en la mano derecha. Ya los compañeros del hombre se aprestaban a acercarse. Con una seña le indicó a Sarel que viera lo mismo que él: un trabajador herido, una actitud nerviosa de sus compañeros.

El empujón de Falibek hizo que el mesero cayera sobre una mesa ocupada, regando la cerveza tanto sobre el piso como en los clientes. – “¡Aquí, Falibek!” – gritó Sarel mientras se dirigía a una de las puertas para inspeccionar el interior. Pero ya las cosas se habian puesto difíciles, y los dos No-Amados restantes se quedaron al intercambio de golpes y objetos arrojados que los humanos comenzaron. Como era de esperarse, fue nulo el efecto que tuvieron sobre los guerreros, quienes esquivaban ataques y arrojaban a los hombres sin parar, en un esfuerzo por lastimarles lo menos posible.

- Vamos más atrás – dijo Goel. Avanzando por un pasillo, se les unio Sarel luego que hubo revisado lo demás sin hallar nada fuera de lo comun. Mientras tanto, la refriega seguia, y es que si en algo se puede contar para sembrar confusión sin sentido es combinar el alcohol en exceso con un hato de hombres bestia. Ya peleaban entre si con heridas producto de botellazos y sillas estampadas en sus cráneos, mientras los heroes llegaban hacia un pequeño cuarto usado como bodega. Una puerta trampa que vieron en el piso les llevó a un sótano. Bajando las escaleras, voltearon de pronto para encargarse de dos borrachos que les habian alcanzado hasta alla para atacarlos. Luego de dejarlos inconscientes, caminaron hacia el lugar oscuro. Ya se preparaban para lo que pudiera haber ahí, cuando se encontraron con lo que habian estado buscando.

- ¡PERVERRRRRRRRRRRTIA SSSSSSSSSUMMAA! – aulló el hombre en bestial estado, semidesnudo y enjaulado, sujeto además con grilletes. - ¡NOSSSSFERATU!

Los tres se voltearon a ver entre sí. Aquí estaba el hombre. Lo habian capturado los del grupo criminal propietario de ese table dance, queriendo manejar el caso por su propia cuenta. Pero las dos heridas de bala que se veian en su pecho no habian remediado nada. Lo aprisionaron, pero no cabia duda que ya más de una persona habria sido mordida por él en el proceso. El porqué lo retuvieron en vez de buscar otro lugar donde deshacerse de él no quedaba claro. Goel se limitó a los hechos: el sujeto estaba ahí, y habia otra cosa además que eso...

- Tenemos un riesgo biológico aquí – puntualizó Goel – Pidan a la base un cerco, ésta area tiene seres infectados con el parásito vampírico. Todos serán detenidos: gente del lugar, clientes, bailarinas. Si un plomero vino hoy a revisar sus baños, agarren al cabrón y deténganlo junto con los otros.
- ¿Qué hacemos ahora? – pregunto Falibek a su amigo, luego de asegurarse que Sarel contactaba ya a Overlap por radio – Hay que seguir.

Antes de que recibiera respuesta a su pregunta, el defectuosamente transformado vampiro se sacudió violentamente de nuevo, siseando y mostrando sus colmillos.

- ¡Gloria nuestra, gloria nuestra! – decía. - ¡VICTORIA! ¡VICTORIA! ¡CRISSSTALIZADORRR!
- ¿Eh? ¿Qué dice? – preguntó Sarel.
- Los vampiros... – murmuró Goel – Estos malditos van tras el Cristalizador. – Volteó a ver a Falibek enseguida: - Llamemos a una junta con los mandos de Overlap.

Para cuando terminó de decir estas palabras, ya los overlappers tenian asegurado el perímetro, arrastrando a los detenidos y entrando en cada rincón apuntando con sus armas. La rapida entrada de un grupo de ellos al sotano fue el pie para que los No-Amados abandonaran el lugar. Cuando salieron, el escándalo por las protestas y las órdenes por altavoz se imponía. Dos helicópteros sobrevolaban el lugar proyectando luces cegadoras. Tan pronto comprobaron el resguardo y traslado seguro del vampiro capturado, se marcharon. Ya los tres tenian presente que este incidente seria incluido en los temas a tratar en la mencionada junta.



“SOLO VOZ” decia la pantalla en la sala de juntas en el edificio principal de nombre Ojos Divinos, en el enorme complejo que era la base de Overlap. Ese breve enlace de comunicación era lo que podia permitirse en su ausencia, atendiendo compromisos internacionales.

- Buenas tardes – dijo – Voy a ser breve. En algunas cumbres internacionales está costando trabajo mantener el buen nombre de Overlap. La atención parece especialmente dirigida hacia los No-Amados, su costo-beneficio a largo plazo. Si bien podemos estar tranquilos aun ante la falta de aprobación de instancias locales y estatales, nuestra solidez debe ser sustentada por el apoyo global y las multinacionales. Si bien económicamente somos firmes y solo se depende hasta cierto punto del financiamiento externo, quiero dejar en claro lo importante (y necesario) de continuar con lazos igual de firmes que nuestros valores.

Melkior, los otros altos mandos de Overlap que ahí se hallaban, y Goel, sentados a la mesa como estaban, habrian parecido un diorama para cualquiera que les hubiera visto en ese momento. Algunos con la mano en el mentón, otros cruzados de brazos. Inmóviles y meditabundos.

- Esto nos está generando inconvenientes – continuó Horas – así que quiero que enfoquen su energía en resolver estas situaciones. Es todo.

El enlace concluyó. Goel sabia lo que su padre queria decir implícitamente con esas palabras. Horas apoyaba a Overlap y a los No-Amados, pero queria resultados que poder mostrar. Y el héroe, como líder de su grupo en particular, debia hacer que sus compañeros No-Amados guardaran presente que no se trataba solo de luchar y aplastar. Todo grupo tiene su vinculo político y mediatico, tarde o temprano. Y ellos no eran la excepción. Habia resultados esperados por muchos; se debia mostrar que antes que peligrosos eran NECESARIOS. Y para ello, las emergencias debian ser atendidas, los fugitivos aprehendidos, y si algun desorden llegaba a ocurrir (como el del table dance sitiado y asegurado), valia mas que los resultados fueran algo tan bueno que pudiera justificarlo.

- La policía halló ya a dos de los niños – dijo uno de los jefes – Pasaron ya la revisión física. Luego de los procesos esperados a continuación, se les entregarán a sus familiares.
- ¿Por qué ellos y no nosotros, Goel? – preguntó Melkior, apretando los labios en una mueca de evidente represión de un estallamiento de frustración.
- General... La meta principal de esta operación en curso es la de aprehender a los responsables de los actos que amenazan Overlap, y que ahora coinciden con ser los autores del secuestro de los menores. Por supuesto que haremos algo al respecto para hallarles, pero los hechos de anoche fueron en virtud de la búsqueda de los fugitivos, no en sí de las víctimas.
- Dijiste que nos tenias algo en concreto.
- Un informe completo se acaba de entregar hace unos instantes a cada una de sus oficinas – dijo Goel, mientras la pantalla encendia de nuevo y mostraba la imagen de una mujer acompañada de su perfil completo. Era el cartel de búsqueda de uno de los buscados por Overlap. – Victoria Hort; no me tengo que extender mucho, tratándose de uno de los famosos Diez Más Buscados. El vampiro capturado en el sitio de desnudistas no terminó su transformación adecuadamente. Es el hombre que dejó a su esposa e hijo para luego ir con la prostituta a la que mató luego de alimentarse. Este hombre fue convertido por los Pervertia Summa.
- ¿Qué se obtuvo en relacion al paradero de los menores? – preguntó otro de los jefes, cambiando su rigida posición de brazos en cruz a una más abierta, inclinándose con interés hacia delante.
- No hay algo claro. Se continúa obteniendo información. Nos confirma el deceso de uno, sin saber en sí donde está el cuerpo actualmente. Se desplegarán grupos una vez que se determinen los sitios posibles.
- ¿Móvil?
- ¿Acaso las bestias necesitan uno? – señalo otro de los presentes.
- Sí hay uno en este caso, señor – dijo Goel – Detallado en el informe. Quieren llegar al Cristalizador. Y si bien se halla bajo un resguardo tan perfecto en apariencia, todo sistema tiene sus fallas. En cuanto a los niños, bien pudiera ser que sean usados de alimento, prolongada su vida para que les sigan sirviendo para ello por días, ahora que no pueden salir tan seguido a cazar, por la vigilancia.
- Bueno, es una teoría, sí.
- Reforzaremos la seguridad del Cristalizador – agregó el segundo jefe que habia hablado.
- Muy bien señores – remarcó Melkior de pie, con los puños sobre la mesa – Los detenidos infectados con el parásito ya están aislados y bajo observación. Y la certeza que tenemos es que muchos de éstos morirán, dado lo avanzado de su estado. La sed los va a consumir. Así que lo que tenemos de momento son algunas conjeturas, y futuros cadáveres en unos días. Así que, por Dios, tráiganme ALGO. Buenas noticias, para variar. Es todo, la junta ha terminado.

Goel llegó a su casa, se acostó y estuvo pensando mientras miraba al techo. Melora llegó horas después y pasó la noche ahí. En la oscuridad y abrazados bajo las sábanas, no pudieron evitar que el tema del Cristalizador saliera a flote. Nuevamente Melora, en su papel de diligente y correcta overlapper, recitó cual directo extracto de libro:

- El Cristalizador es la fuerza conjunta residual de la Creación, el portal de transición creadora y gobernante de lo comprendido por el espacio-tiempo. La fuerza y recurso mismo para cambiar lo que sea a un nuevo orden, a la visión de quien logre entrar en él. Es resguardado, en un lugar no revelado, por Overlap. Solo unos pocos poseen las características necesarias para tocarlo y poder cambiarlo todo a su propia visión. La mayoría se desintegraría si lo intentara, como ha ocurrido ya un gran numero de veces. Quien si tenga los rasgos adecuados para pasar por él, impondría su propia mente para rediseñar todo y a todos según su deseo. Y es que a fin de cuentas, como el profeta Orem dijo “La Realidad es cristal. Tan preciosa y frágil.”
- ¿Alguno de los vampiros sería apto para poderlo usar? – preguntó Goel - ¿Tú lo crees? Porque no puedo imaginarme que uno de esos tipos fuera alguien digno, si ni entre los overlappers ni los No-Amados se ha encontrado a uno que pudiera sobrevivir a acercarse siquiera.
- No podemos generalizar – dijo Melora, suspirando y apartando hacia atrás su cabello con la mano – Hasta entre los vampiros hay algunos buenos, que no se han corrompido con sangre humana. Y aunque no es el caso de los Pervertia Summa, tal vez hallaran a uno de los aun puros para servirse de él. No sé, no sé, Goel... – dijo pensativa - ¿Qué podemos saber de lo que el Poder de Dios use como criterio para llamar digno a alguien y a otro no? Tal vez la misma Victoria lo llegara a ser. Y es que aun nosotros, luego de tantas cosas y tantos cambios en el mundo, es nada lo que sabemos del Gran Jefe de allá arriba. Carajo, sabemos ya casi todo del Infierno, de otros mundos, de las deidades, y de todos modos llegamos al cero tratándose de Él.

Pasó la noche, y temprano en la mañana estaba ya más que probada la eficiencia de los No-Amados en su manejo del caso. Habiendo pasado tan solo dos noches desde la detención masiva en aquel antro, las respuestas finalmente salían. El lugar: Ojos Divinos, edificio principal en la base de Overlap; uno de los pisos ocupados por una variedad de personal. Escenario: Sarel y Goel apuntaban con un arma a una de las mujeres que ahí laboraban, mientras Falibek mantenía a otra en su asiento, con el filo de la espada del guerrero acariciando su cuello. Overlappers armados apuntaban a los tres, desconcertados ante la imagen, mas aun firmes y decididos, de acuerdo a su papel.

- ¿Qué carajo está pasando aquí? – tronó la voz de Melkior, quien se acercó a pasos agigantados. Decididamente, no era una escena esperada temprano en la mañana.
- Levántate la falda – ordenó Goel a la mujer, como si no hubiera escuchado al General.
- ¡Te hice una pregunta! – gritó – Tienen 3 segundos para responder, o se toma acción...

Pero las palabras del autoritario hombre se detuvieron en seco. La mujer obedeció a la orden de Goel, revelando sus muslos a vista de todos los que ahí estaban. En verdad la conducta de los No-Amados habia sido precipitada. Más aun, nadie esperaría que entre los pocos humanos que laboraban en Overlap –gracias a lo brillantes, calificados y útiles que eran- se daría con lo que estaban buscando. La mujer tenía una mordida cubierta con una gasa. La otra igual.

- Éstas mujeres están infectadas. – señaló Goel - Una de ellas es tía de uno de los niños recuperados, la segunda es amiga de la madre del otro. La policía está vendida; la revisión debió haber revelado el parásito en los niños. Los dejaron regresar para que infectaran a alguien interno y así les facilitara el acceso a la base.

Las mujeres fueron enseguida apresadas y llevadas por los overlappers. Goel continuó:

- Ya los dos niños están bajo observación. Se está procediendo en este momento a tomar los escondites conocidos de los Pervertia Summa.

Y en efecto, un grupo de overlappers y los pocos No-Amados exsoldados aun entre los efectivos de Goel entraban en esos momentos con gran estruendo a los lugares, abatiendo con las ráfagas de sus armas, descarga tras descarga, a los hostiles vampiros que se negaban a rendirse. Asegurado ya todo finalmente, los niños fueron recuperados. Incluyendo el cuerpo del que trágicamente perdió la vida a manos de Odinea y los otros. Ésta y la líder Victoria no pudieron ser hallados. En realidad, entre los capturados y los abatidos se sumaba apenas un minúsculo porcentaje del clan. Pero ya todas las partes atentas al caso podian estar contentas. Niños recobrados y con gran posibilidad de recuperación, con una sola pérdida en un caso que pudo resultar peor, y un visible castigo hacia los “malos”. Con todo esto, Goel, Falibek, y su gente en general no estaban contentos. Ni aún cuando se apresó y se abrió proceso contra los que falsearon el reporte de los menores recobrados. Era, según lo veían, haber cortado una rama sin siquiera acercarse a la raíz. Ningún problema con el valioso Cristalizador, pero quedaba pendiente la tarea de ubicar y capturar a alguien que seguiría causando problemas, como se podía esperar.



La atractiva joven estaba sentada en el recibidor de la casa, con sus piernas sobre la pequeña mesa de centro. Sonreía, acariciando sus labios con su dedo índice. Se puso luego a juguetear con su cabello mientras miraba al cansado hombre, sentado frente a ella en un sillón. Éste no podía estar más agradecido de que en ese momento no se encontrara su esposa, ni nadie más que pudiera atestiguar tan comprometedora reunión.

- ¿Sabes qué es lo que se me hace tan tierno de ustedes? – le dijo Victoria Hort – Lo sentimentales que son. La forma en que... ¿cómo decirlo? En que construyen su entorno, sus decisiones, su camino. Siempre en base a emociones.
- Ya quedó todo conforme – dijo el Secretario de Seguridad – Cumplí.
- Lo curioso de esto es que haces algo por alguien que ni tu apellido lleva, ni se sabe que eres su padre, que llama papi y mami a otros, ajenos ya a ti en este momento. Pero asi son ustedes... tan apegados a su fantasia de continuidad a traves de sus hijos. Y más ahora, que no puedes tener otro nunca más. Muy tierno, en serio.
- No queda nada más por decir – añadió el hombre, haciendo un ademán con la mano indicándole la puerta – Por favor, ¿sí?
- Nos vamos, nos vamos... pero no te sientas mal. Los medios están felices, porque su final feliz de niños vivos opaca el que haya adultos muertos, –y es que, ¿a quién le importan unos muertos más aquí o allá?- Ustedes son héroes, aquellos patanes son héroes. Se acabó.

Victoria salió por la puerta y se elevó por los aires, reuniéndose en el cielo estrellado con Odinea y otros de los suyos. Se perdieron en el horizonte volando en ordenada formación. A pesar del fracaso, se sentía satisfecha en el manejo del asunto. Sabía que como líder debía tener siempre una vía para ella y los suyos para escapar. Y sobre todo, tener la libertad aún para planear y actuar otro día más. Había aún un mañana para el clan Pervertia Summa en su lucha contra quienes los buscaban erradicar.

FIN

...

6 comentarios:

el mangos dijo...

debo admitir que estos son de los pocos post largos que disfruto leer. seguimios esperando las de los no amados.

saludos

Ely´s. dijo...

Muy bueno, coincido con la opinión anterior, aunque es un post largo, se disfruta leerlo.

Me agrada como describes las situaciones, uno se puede adentrar facilmente en el entorno de los personajes y casi sentir que se observa la historia en vez de leerla.

Promete mucho, ya quiero leer la continuacion, carajito!! nos dejas en suspenso caray! =P

Saludos Alex !!

♣ Mì†a ♣ dijo...

Me encantan tus historias..

Siempre llenas de misterio y de cruda realidad..

Un abrazo en la distancia
Arrivederci

el mangos dijo...

damn it! esto se pone cada vez mas interesante, debo admitir que hubo un momento en el que dije en voz alta "MADRES!" jaja hasta se sacaron de onda en la oficina. sin mas que decir...saludos

Anónimo dijo...

Ya deberias publicarlos...

Ely´s. dijo...

Eso mismo le digo yo.. Que ya los edite y listo para un best seller! =P

Pues ahora si que tuve oportunidad de leer tu historia con calma y todo, nomas que no habia tenido compu para publicarte comment !

Esta historia esta muy buena Alex, me gusto mucho, tiene una trama muy interesante y el ritmo que se manejo la vdd atrapa bastante. En pantalla el post se ve kilometrico, pero al estarlo leyendo a uno se le va como agua entre las manos y cuando uno ya ve que quedan pocos parrafos -al menos yo- desearia que no fuera asi.

Aquellos quienes se pasan por aqui y no dejan comment, les recomiendo que si por ver muchas letras desisten de leer esto, lo hagan. Vale la pena.

Muy buen escrito. Ojala pronto veamos mas material de estos interesantes personajes !!

Cuidate, un abrazo !