3 sep. 2010

Descanse en paz, señor German Dehesa

German Dehesa

Es una pena que el mes de septiembre inicie con tan lamentable noticia.

Germán Dehesa, escritor y columnista del diario Reforma, falleció a las 18:35 horas del 2 de septiembre, en su casa, estando acompañado de su familia.

Padecía cáncer desde hacía un tiempo. En su columna Gaceta del Ángel dijo: “Tengo cáncer, pero hasta ahora la enfermedad no me ha producido ningún dolor insoportable. No me estoy despidiendo. Yo espero que falte mucho”.

En los últimos meses había recibido condecoraciones y homenajes. El 11 de agosto el Gobierno del Distrito Federal le otorgó el reconocimiento Ciudadano Distinguido.

Además, el Club de Industriales el pasado 31 de agosto reconoció su trayectoria en el mundo de las letras, la política, el arte y la cultura universal.

La UNAM tenía preparado un homenaje para Dehesa por su trayectoria como periodista, escritor y universitario, que se realizaría este viernes en el Teatro Juan Ruiz de Alarcón, del Centro Cultural Universitario. A raíz de lo acontecido, la UNAM ya declaró que se pospondrá dicho homenaje.

En un comunicado, la Coordinación de Difusión Cultural recordó que el autor era egresado de la Máxima casa de estudios, donde cursó las carreras de Ingeniería Química y Letras Hispánicas; además de que fue profesor por más de 25 años.

Fue un personaje multifacético, que lo mismo apareció como actor en la cinta Cilantro y perejil (1995) que como comentarista deportivo en el canal especializado ESPN.

De su pluma, refirió brotaron 13 libros, como Adiós a las trampas, La familia (y otras demoliciones), Las nuevas aventuras de El Principito, Cuestión de amor, Los PRIsidentes, Viajero que vas y Fallaste corazón, además de obras teatrales como Borges con Música y El pórtico de las palomas.

También fue un apasionado amante de los Pumas de la Universidad, y admiró y respetó por sobre todo a las mujeres, a quienes consideraba “las fundadoras, las sabias, las brujas” y las depositarias de todo lo bueno que puede existir (y existe) sobre este mundo.

Llegó a confesar que no podía optar por la literatura o por la vida, sino que iba moviéndose entre una y otra para hacerse mejor lector en la medida en que vivía mejor y vivía más, y se hacía mejor vividor en la medida en que la lectura iluminaba su vida.

Han llegado condolencias de parte del Presidente Felipe Calderón, Marcelo Ebrard, y el Partido Acción Nacional (PAN), entre otros.

Un servidor que es creador y autor de éste blog tuvo la oportunidad de conocer en persona a Germán Dehesa hace años, al concluir una función de su obra Zedilleus, la cual era una crítica política y social. Conversamos brevemente, una persona de gran finura. Ely, Consiglieri de la Fam. Strauffon y mejor amiga, era también admiradora de él y tuvieron oportunidad de tratarse por correo electrónico.

Descanse en Paz.

...

6 comentarios:

  1. Que pena, de verdad, ese señor era de mis intelectuales favoritos, porque a pesar de ser una mega verga, no perdía la gracia y la ironía, recuerdo que escuchaba un programa de el en la extinta radiored... era buenísimo!!! además de ser adicto a su columna del reforma... descance en paz...

    ResponderEliminar
  2. la verdad no lo conocía, ayer me enteré por el twitter... que pena... se nota que fue una gran personalidad para el mundo entero..
    como para muchos seguirá vivo en el pensamiento.
    Besos y abrazos, nos estamos leyendo.

    ResponderEliminar
  3. Requiescat In Pace German Dehesa, no conocì a fondo su obra, pero me cagué de la risa con su obra la planta de luz, y admirè su estilo fino para realizar la sátira y crìtica polìtica.

    Solo una vez me hizo encabronar cuando siendo yo gerente de seguridad de un aeropuerto internacional la aerolìnea Mexicana no le permitiò pasar una botella de wisky y se la decomisò, y al llegar a Monterrey se quejò con el director de aeropuertos que era su cuate, y dijo que la seguridad del aeropuerto se la habìa quitado. Puta madre no mames ya me querian megacagar por eso, total que al final se aclarò el pedo, pero si me reventò el higado por tres dìas.

    En fin somos humanos, que la luz sea con él.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Honor a quien honor merece, y en éste caso deben rendirse todos los honores.
    Mi respeto y admiración.
    La muerte es tan inevitable como inevitable es la vida.

    ResponderEliminar
  5. Que gran pérdida.. Fué algo que realmente me causó dolor. Hablabamos tu y yo cuando me llegó ese feo mensaje al celular enterandome de su fallecimiento y nos quedamos sin palabras que decir por un buen rato.

    Germán, mi Germán, ya no estaba con nosotros. El era parte de mi pequeña familia. En la casa no pasan mas de tres dias seguidos sin que yo leyera (mas bien, releyera) aunque sea un ratito esas anecdotas que ya hasta me se de memoria.. y ahora ya no esta mas.

    No me habia enterado de su enfermedad, lo cual agradezco enormemente. Cosas asi, prefiero no saber.

    Que pena. Pudiendose haber muerto otras personas que ni al caso, muere el.

    Dibodo manito, nos estaremos viendo, viajero que vas...

    ResponderEliminar

Puedes comentar como Anónimo sin tener que ingresar con tu perfil de Google o algún otro. Solo selecciona del menú "Comentar como" y elige entre dejar Nombre y URL que desees, o solo Anónimo. Gracias por visitar.