16 jun. 2012

Borracheras / pedas: algunas palabras y recuerdos sobre éstas

Alexander Strauffon

Las borracheras -comúnmente conocidas como pedas- son de las reuniones más interesantes que puede haber. En ellas, se logra ver la cara real de muchos, luego de unos tragos. Sirven para afianzar lazos sociales, y en algunos casos para limar asperezas entre la gente.

Mientras todo sea llevado a cabo a salvo y responsablemente (no como los que insisten en irse manejando cuando están hasta las orejas de alcohol), cualquiera de éstas reuniones ofrece una amplia gama de posibilidades a medida que avanza la noche...

Y siempre podemos contar con los borrachos y borrachas para que digan o hagan estupideces y nos hagan reír, ¿no es así?

Me acuerdo de la que fue mi primera peda. Era, como ya imaginarán, menor de edad aún. Apenas estaba por entrar a prepa. Sí, antes de ese periodo habia sido bien portado, aunque sea dificil de creer. Pues en ese entonces me abandonó una novia a la cual quería mucho, con quien habia elaborado esa boba creencia adolescente de "estar juntos toda la vida" y "no poder estar con nadie más". Así que cuando estuve en mi peor momento de depresión, precisé de la compañía de quienes fueron la primera alineación de la Familia Strauffon.

Una vez en casa, como toda mi familia estaba de viaje, pudimos instalarnos a nuestras anchas. Por supuesto que había bebido antes, pero nunca con la intención de empedarme. Pero en esa ocasión decidimos beber como vikingos. Hablando de todas las escuinclas que nos habian tratado mal en la secundaria, terminamos con la cerveza, seguimos con el vodka, y cuando se terminó eso... a beber lo unico que quedaba; o sea, un par de botellas de Don Pedro que uno de mis compañeros le habia robado a su papá.

Lloré, declamé, mencioné una y mil veces ese amor por la susodicha que era la causa de mis penurias, luego tornamos a hacer bromas para animarnos, y en un ambiente con la genial música de Nirvana, y olor a pizza, cerveza, y pedos que combinaban esas dos esencias, uno a uno se fue.

Pero aun quedaban dos de ellos. Y, según me contaron después, lo que hice fue ponerme a gritar que quería que me llevaran con otra chica, una amiga que me gustaba. - "Ya cabrón, déjate de mamadas" - me decían. - "De tan pedo ni podrías hacerle nada". Ante las aventuradas afirmaciones de mis camaradas respecto a mi rendimiento sexual bajo los influjos del alcohol, respondí con el argumento de la niña de El Exorcista: ¡¡ BUAAAARRRRRRRRRRRRGGGLLLLLRRR !!

Uno de ellos abrió la llave del agua fría de la regadera, me aventaron así como estaba para limpiarme (ya que con el vómito encima, parecía de esos pedazos de "pollo" bañados con ese aderezo oscuro que se ve en la comida china). Y así caí, luego de recibir un chingazo de agua helada como interno de cárcel.

Ésa fue la primera de todas mis pedas. Ah, pero me falta otra: la primera peda cachonda.

Una peda cachonda es... creo que su nombre lo explica perfectamente. Cualquier peda normal puede convertirse en una cachonda, mas no al revés, ya que una vez que todos andan hasta la madre y piel con piel, no hay marcha atrás. Así que a darle; y si puedes, protégete con algo atrás, no sea que algún infeliz se acerque queriendo jugar a "hacer brochetas".

A la primera que me tocó ir, fue cuando trabajaba en un restaurante, y fue en una casa que era del papá de uno de los cholos que tenían de cocineros en el trabajo. Aquí les diré algo innegable: las reuniones, o fiestas, o pedas de cualquier lugar de trabajo que involucre comida son de las más depravadas. ¿Por qué? Quién sabe, pero así es. Y en esa que fue la primera orgipeda a la que asistí, ocurrió un rápido salto de estar solo tomando y jugando bobamente a La Botella, a un coro en la oscuridad de bocas chupando, miembros hundiéndose, y remolineos.

Yo fui más pudoroso, me fui con la compañera con la que estaba y nos encerramos en el baño. No me gustaba para nada la idea de estar cerca de otros tipos desnudos.

Y bueno, esa fue otro de los remotos recuerdos. Son tantos, que tuve problema en elegir dos para contarles. No creo tener que decirles cómo terminó; creo que tienen ya la imagen mental. Quisiera decir que con el paso de los años son más interesantes, pero la verdad es todo lo contrario: una peda de gente ya "grande", más aún si tienen ya familia, tiene el nivel de entretenimiento de un funeral. Hablan generalmente del trabajo sin parar, de sus simples y comunes hijos a quienes ven como especiales, o de problemas de salud propios o ajenos.

Y tú, lector, ¿qué experiencias recuerdas de tus borracheras?

...

8 comentarios:

  1. jaaaa hay mi buen Rev... me hizo analizar, recordar mucho... yo también escribí hace tiempo sobre esto... hubo una época en mi vida que tomaba mucho, mucho.... hasta llegar a las pinches lagunas y eso ya no me gusto... y pues luego le dí el freno y ahora ya a parte de conocer mis límites pues ya disfruto...
    En una de esas borracheras, dicen que me acerque a un chico (que me gustaba años... y el tipo estaba en esa fiesta con su novia) dicen que me acerque y nadie sabe lo que hable con él, pero que nos besamos y no sé que más paso todo en las narices de la novia... solo desperte cuando nos echaban del lugar... jaaaa y luego el tipo me buscaba para "repetir" ... y yo me quede congelada, porque repetir que? yo no recordaba nada... jamás me atreví a preguntarselo y bueno quedo en eso... tal vez algún día se lo pregunte... tal vez...
    besos y abrazos mi buen Rev. Alex.. nos estamos leyendo.

    ResponderEliminar
  2. jajajajaja!!! Qué buena entrada!!! Me hizo recordar mi primera borrachera (que aquí también se les llama "bombas") y la de algunos amigos tb!!!

    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Nunca me he embriagado...justamente me da temor que diga o haga hasta un streap tease...!

    Mientras me diviertía viendo a los demás que si lo habían hecho. Aunque cuidar borrachos(as) No es nada divertido.

    Un día me animaré esperando no hacerle a la exorcista también.

    Buen post Alex...Gusto saludarte , Beso *

    ResponderEliminar
  4. Y en las pedas familiares al poco rato de fallecer algún miembro querido de la familia... Olvídate... es como estar en un capítulo de la Dimensión Desconocida...

    Saludos...

    ResponderEliminar
  5. Creo que ahí te quedaré mal. Mi primera peda fue bastante penosa (decepción amorosa mas una fiesta auspiciada por la bola de niños ricos del coelgio que querían divertirse con mi miseria) y de ahí en adelante puras pedas de compañeros de profesión (a huevo que nos quejamos de los jefes, del cabrón que nos ve feo en la chamba o de los clientes).

    Jamás fui un borracho interesante. Blehrg

    ResponderEliminar
  6. Jajajaja ande no, todo esto me suena familiar de lejitos xD

    Te diré, yo no tomo, no aguanto más de 2 botes (en serio)
    No sé tomar creo, contadas han sido las veces que lo hago. Pero entonces, cuando me hice la valiente con un caballito ya estaba gritando y quedándome dormida u__u

    Pero, recordé con tu post una experiencia de una chica que estuvo conmigo en la secundaria, en esos tiempos, hicimos una fiesta. Tomó tanto que se quedó dormida y los chavos pues, quisiéron aprovechar. Ahí nos ves a las demás "rescatándola" pero como no podíamos iba arrastrandose, sí, sola... jajaja total que la metimos a bañar, le dimos un café y de colmo ahí vamos con un chavo a pedirle el favor de llevarla a su casa.

    Para que no la fueran a regañar no sé ni cómo inventamos algo extraño de que íbamos por cosas de la escuela y la metimos sin que vieran sus papás y ya hasta el día siguiente que supimos de ella xD

    Ay, esas experiencias de borrachera.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. hahaha seeeee se recuerda la primera :-)

    la mia fue en la secundaria con el pantalon blanco y quedò todo cafe. hahah

    esas lagunas de "que pedo como llegué a mi casa"

    saludos.

    ResponderEliminar
  8. jajajajaja es chistoso... a mi e encanta ver los desmadres que hacen, yo poco tomo y solo en un par de ocasiones me he "mareado" pero nehh nada que se pueda comparar a lo relatado... a ver si un dia de estos me pierdo jaajaja salds !

    ResponderEliminar

Puedes comentar como Anónimo sin tener que ingresar con tu perfil de Google o algún otro. Solo selecciona del menú "Comentar como" y elige entre dejar Nombre y URL que desees, o solo Anónimo. Gracias por visitar.