25 ago. 2012

Funerales: cuando la gente muere, y cosas relativas

gente que muere y funerales

Me desagradan los funerales. Bueno, no he conocido aún a alguien que guste de ellos, o por lo menos que tenga el valor de admitirlo.

La muerte es una realidad, un evento constante del cual somos testigos siempre, hasta que nos llega el momento de ser el protagonista. Causa miedo, intriga, teorías varias sobre qué sucede después de fallecer, y desgraciadamente: rituales, ceremonias, y procesos para acompañar el acontecimiento de la persona que se va.

¿Por qué será que lloran en los funerales? Ya sé, la pregunta parece obvia, y estúpida. Pero piénsenlo un momento: tal vez son pocos los que lloran en verdad por la partida del difunto, y es más la emoción manifiesta de saber que algún día le tocará a ellos, la evidente fragilidad en la vida de todo ser humano, o el haberse quedado cuentas pendientes con el finado.

Detesto a los hipócritas que hablan de lo mucho que hicieron por quien yace ahi sin vida, y sin poder validar o refutar sus palabras. Aprovechándose de eso, quieren quedar como héroes, diciendo que siempre fueron buenos con su padre, madre, o hermano, q.e.p.d. Y ahora si, como "Diosito lo tiene en su santa gloria", que sirva al menos para mejorar su propia imagen. Y casi siempre resulta que ese bocón es quien más escurrió el bulto (se sordeó) para evitar ver al ser querido.

Un caso en particular me llega a la mente. En la familia de un conocido ocurrió un deceso, una señora ya de edad. De entre sus hijos, uno de ellos era el más adinerado. Un tipo tan arrogante y sobrado, que su ego necesitaba su propio código postal. Toda la vida fingió demencia ante las necesidades de su madre, pretextando el trabajo se hacia el perdedizo.

¿Que ocurrio en ese funeral que les menciono, el de la mamá? El hijo ingrato llegó gritando y haciendo aspavientos a las capillas donde se llevaba a cabo el velorio. Manoteando como un mandril, gritaba "¡Mi madre! ¡Mi madre!", y se abrió paso entre los presentes, empujando a algunos. La mala fortuna fue que se tropezó, y golpeó el ataúd, el cual estaba sobre esa especie de carrito con ruedas en que -por comodidad- se les pone, para moverlo. Así que allá fue a dar la caja donde estaba el cuerpo de su madre, rodando hasta que golpeó con una pared, y el idiota todavía siguió tropezándose con las coronas y arreglos florales ahi puestos, y aplastándolos. Se cayó, se incorporó, y volvió a caerse. Hasta lanzaba golpes a los brazos que se le tendían para ayudar a que se levantara. Adiós dignidad; si hubieran llevado a un borracho recién salido de las cantinas del centro de la ciudad se habria comportado con más decoro.

También está la otra gran mentira: lo "bueno" que era el fallecido. Resulta que quienes se mueren eran siempre de alma pura y cristalina. Aún y en casos relativos a la delincuencia y policía, uno ve en las noticias a la madre del malandro diciendo: "mi hijo no se metia con nadie, tan bueno que era, el no andaba en malos pasos, y NO tenia enemigos". Cuánta mentira. Si, a veces son en efecto inocentes, pero el porcentaje de esos casos es minúsculo. La mayoria de las veces, al investigar al dichoso angelito, salen a la luz sus nexos con pandillas, armas, y la sorpresa de que en sus venas fluían más drogas que en el inventario de una farmacia.

Y no solo esos casos, quiero aclarar. A veces es un Juan Pérez cualquiera quien se muere y no es que sea delincuente, pero todos saben que era un ebrio, golpeador, etcétera. Sin embargo, ahi estan todos diciendo cuán genial era y qué lástima que se fue. Qué cómodo ha de ser vivir en la negación, habría que intentarlo alguna vez. En lo personal, nunca he mentido en cuanto a eso: si quien murió era una persona promedio, es lo que digo. Si era sobresaliente o lo consideraba un buen ejemplo, lo digo también. Y si era un miserable y fue un problema para mi o alguien cercano, pues... por algo en ocasiones no han requerido mi presencia en ciertos funerales.

Después ves a cada uno manejando el duelo como le parece mejor: están los que se ponen a tragar como cerdos ahi mismo, otros que están secreteándose y muertos de risa, los piadosos que están ahí rezando un turbo-rosario ("bola chica, bola chica, bola chica, BOLA GRANDE, AMEN"), y los otros, que están sentados o acomodados en un lugar estrategico, esperando a que se termine.

¿Y qué tal los que esperan al momento del entierro para dar su espectáculo? Son intrigantes. Siempre me he preguntado si acaso ensayan con su familia en la privacidad de su casa, si dan instrucciones precisas a hijos y pareja y establecen tiempos y todo. Tengo un tio que es asi: el viejo en su vida se ocupa de mostrar a los demas parientes su afecto, ni les visita, se aisla y se ha peleado con la mayoria. Se distanció de igual forma con mis abuelos. Ah, pero a la hora de los funerales, ya van preparados: él tiene su rutina de ojos hacia arriba y boquear como pez fuera del agua, la esposa trae "el alcohol", aditamento esencial para la escena, y los hijos lo complementan con llantos y voces quebradas diciendo: "¡Noooo, papáaaa! ¡Nooo, papáaaa!".

Alguna de tantas ocasiones en que hizo su numerito de desmayo o de quererse lanzar al pozo, quisiera que alguien lo hubiera empujado, para darle gusto. Aparte de tener que manejar el fallecimiento del familiar, uno tenia que soportar su pobre histrionismo. Lo irónico es que en casi todas las familias, ¡esos mismos teatreros son los que tardan mucho en morirse! ¿Será que La Muerte los ve y dice "yo no quiero batallar con payasos por ahora"?

Y ni hablar de la actualidad, en que a algunos se les ha ocurrido la brillante idea de fotografiar a sus difuntos para compartirlos en redes sociales, o incluso grabar video del funeral. ¿Qué tienen en la cabeza, por todos los dioses?

En conclusión: la muerte ocurre día a dia, al igual que los rituales asociados a ésta. Y en cuanto a esa gente insoportable en ellos, son a fin de cuentas como los gérmenes y bacterias: están en todos lados, pero aún así hay que mantenernos sanos y mantener al mínimo nuestro contacto o exposición a ellos. Y la lección para nosotros es vivir una existencia plena y dichosa, sin faltas ni remordimientos.

...

6 comentarios:

  1. Que oportuno este post, porque justamente acaba de morir Neil Armstrong.

    ResponderEliminar
  2. si! Los funerales son lo peor.

    ResponderEliminar
  3. No me gustan los funerales y no es por el concepto de la muerte y la pérdida, sino que se han convertido en simples convites donde el muerto es un casi santo, los plañideros y aquellos que sólo van a ver que gorronean mientras platican en voz alta en la funeraria.

    Salu2!

    ResponderEliminar
  4. Por eso yo evito ir a los funerales.

    La última vez que fui a un funeral, fue porque tenía que ir, había muerto una persona muy importante en mi vida y que es de la familia.

    Pero ver que había gente hipócrita que nada más se la pasaba viboreando a todos, me daban ganas de gritarles: Lárguense, bola de víboras hipócritas.
    No hay respeto ni en esos momentos.

    Buen post.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. La verdad que a mi tambien me parece muy oportuno este post. Hace unos días murió el tío de una amiga, y ella me envió un mail sobre sus dudas existenciales tales como: "la vida no tiene sentido", "que tan poco somos" y esas cosas... Si esperaba consuelo lo lamento, por que mi respuesta fué: "Si, todo lo que dices es cierto, el unico sentido de esta vida es esperar que nos llegue la muerte". Fui cruel, la vida es cruel, pero dije lo que de verdad pienso.
    Además de los funerales, también odio los cementerios. No veo el sentido de visitar estos lugares.

    Jaja me gustaría ver alguien que publique la foto de un familiar muerto en su facebook

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. Te gustaria de una vez verme 3 metros bajo tierra
    y que mi epitafio dijera: Hay que bueno era.
    Para que asi todos hablaran de mis cualidades,
    aunque en el fondo me odien por decirles su verdades.

    Ya lo decía El Tri.

    saludos ese Alex.

    ResponderEliminar

Puedes comentar como Anónimo sin tener que ingresar con tu perfil de Google o algún otro. Solo selecciona del menú "Comentar como" y elige entre dejar Nombre y URL que desees, o solo Anónimo. Gracias por visitar.