16 oct. 2013

Behind the e-book: Cuentos de humanos

Cuentos de humanos ALEXANDER STRAUFFON

(Relativo al e-book "Cuentos de humanos", descargable de forma gratuita en éste enlace)

Esfera de las Realidades: Diálogo entre "Ellos"

Una de las cosas más comunes que se ve en el creyente promedio, es el afán de protagonismo. Si le rezo a mi Dios, éste me concede un sitio especial, me pone bajo la luz del reflector.

Todos deseamos ser estrellas, celebridades, en algún momento. Aunque ésto sea respecto a quién es más trágico o más carente de felicidad. Brillar por eso, y que los ojos de quien deseamos que nos vea brillen también.

Cuando escribí éste intro, titulado "Esfera de las Realidades", ésto es lo que se deseaba retratar ahí en una forma irónica. Para ello, Abstracto y Concreto están ahí mostrando excesivo interés por el individuo-parodia: el propio autor.

Abstracto y Concreto habian aparecido en mis sueños, hace años. Gigantescos entes humanoides, que en vez de cabeza tenían un centro luminoso. Uno azul, otro rojo.

Es gracioso el rechazo que provocó el libro desde éste primer relato en él, antes que los otros cuentos que le siguen, en algunos que empezaron a llamarme 'narcisista' y otras cosas en comentarios y por Facebook. Claramente lo hicieron sin haber entendido el mensaje. Pensé que un despliegue tan exagerado como ese escrito se entendería naturalmente como irónico; supongo que muchos se toman todo demasiado en serio.

¿Por qué habría de prestar especial atención tu Dios a ti, solo por ser tú quien está hablándole? Suponiendo que puede dividirse, estar en todas partes, y escuchar a todos al mismo tiempo, la misma pregunta prevalece. De pronto los creyentes se manejan como si Dios fuese la oficina de asistencia social, y hacen fila para pedir su tarjeta de cupones de comida.

El absurdo de tal imagen se retrata en el cuento, con alguien obteniendo esa desmedida atención no de Dios, pero si de dos de quienes bien podrían ser sus "sub-gerentes". Se desarrolla ésto hasta que al final, los seres que todo lo pueden deciden no hacer nada por el individuo (aunque podrian) y le dejan tal como está, de la misma forma que los descontentos enojados con el autor dejaron de lado el relato sin terminarlo.

Ojalá de igual forma descartaran otros textos ficticios que tanto daño han hecho al tomárseles de forma literal.

El creyente mal recompensado

Cuando pensé en Juan como personaje, no fue difícil. Todos conocemos a un Juan: el tipo bueno, del cual decimos "es muy noble, se merece cosas buenas".

Y lo que le ocurre a lo largo del cuento no es algo nuevo tampoco, es el sujeto bueno a quien le pasan cosas malas. Deseaba poner sobre la mesa lo incierta que es la cadena de acontecimientos en la vida de cada quien. Sí, el que se porta bien y evita meterse en problemas mejora probabilísticamente su futuro, pero no es una garantía.

Por lo anterior, queda el pobre Juan como aquél que vivió para otros. Y en contraste, está esa figura oscura y pesimista, que es el detective Humberto. Él y su compañera Delia, dedicados a su trabajo que les enfrenta dia con dia con el crimen y lo peor de la sociedad, tienen esa otra visión que Juan, su padre, y otros 'bonachones' no: la cara fea y cruda de la vida, donde el bueno no siempre recibe recompensas, y el malo no siempre recibe un justo castigo.

Y Claudia. Ah, Claudia, la novia infiel.

Mentiría si dijera que no se basa en alguien que conocí en mi vida. Pero no es una; creo que ella es la amalgama de ciertas mujeres que adecuaron sus dotes físicos y sociales a obtener lo que les causara placer y gusto, dejando de lado el que eso lastimara a su pareja en turno.

Humberto y Delia son regulares en otros relatos que surgirán después. Tienen sin duda mucho por contar. Juan y Claudia quedan en el olvido. Tal como se menciona en el cuento, ella sigue su vida sin batallar mucho para encontrar algún pretexto que minimice su culpa, y Juan queda a disposición de la justicia a manos de su propio amigo, el hombre de la ley, detective Humberto. Y es que a veces, cuando quieres en verdad a un amigo y deseas ayudarle, en vez de darle unas palmaditas y decirle lo que quiere resulta mejor darle una bofetada y una pequeña lección que le evite consecuencias más fuertes en un futuro.

El hombre y su eterna expectativa

Éste no tiene mucho que comentar. Es el individuo que aborda una fantasía común, que es la de volver al pasado y rehacerlo. Decidir de forma diferente, actuar como uno cree que debió ser.

Es un pensamiento circular el del personaje, que es como aquella frase burlista y cínica: "Estás tan mal, pero tan mal, que tu argumento está a punto de dar la vuelta completa para llegar a estar bien".

La novia aparece ahí como símbolo de aquello bueno que se tiene y no nos permitimos gozar en su totalidad, debido a pensamientos viciados no resueltos, conflictos que hemos fallado en abordar adecuadamente y nos hace andar en círculos en nuestra vida, y nuestra relación con los demás.

El Viejo

La relación padre-hijo que en vez de ser solo filial, de pronto se convierte en un comparativo hombre vs. hombre es el tema del cuento.

Aunque se trata de un padre divorciado y un hijo desencantado y rígido, lo expresado por ambos está presente aún en los padres e hijos en apariencia más felices y cercanos. Siempre habrá un espacio para el deseo no cumplido. Como buenos neuróticos, todos lo tenemos. Y en el caso de los padres, es el famoso: "Quería esto y esto para mis hijos".

En respuesta, el hijo siempre tendrá el "Mi padre quería una cosa, pero yo deseaba esto y aquello". Conciliar lo anteriormente mencionado es posible, y muy bueno para ambos cuando se logra. Y creo que el cuento logra mostrar eso también, al final. No se necesita un final feliz para que sea un final correcto. Eso aplica en la vida también. Por eso es que el viejo entiende al final a su hijo como hombre, y el hijo manifiesta que su dignidad continúa "bien puesta". Esto es: su afán de ser buena persona permanece, aun cuando no vaya acorde al modelo que su padre tenía contemplado.

Las preguntas respecto al padre de un servidor han surgido, entre los que han leido el cuento. Lo que puedo decirles es una recomendación general, (a todo aquel que lea ésto): un padre que se fue, distante en menor o mayor medida, es un elemento importante de tu existencia. Dejando de lado sentimentalismos, es un acertijo que te conviene resolver. Por el bien de tu descendencia, si es que tienes tus propios hijos. O para el mejoramiento de tu calidad de vida, también; puesto que el llenarnos cada vez de más dudas no es nada provechoso.

Por eso recomiendo a muchos que hablen lo suficiente con sus padres que se divorciaron, se fueron. Y esto cuenta tanto para el papá como la mamá. Saber quiénes son en realidad, qué les gusta, qué les motivaba de jóvenes y qué les convirtió en lo que son ahora. Qué cambiarían si pudieran, qué conservarían tal como está. Conocer lo profundo de otros es también conocerte. Y reconciliarte además con tu pasado.

La Lengua

En éste cuento tenemos al que ha hecho algo atroz, y no duda en justificarse. Por ilógico que sea su argumento, el detenido en el interrogatorio está plenamente seguro que se le tiene que escuchar y creer.

En ese minirelato, F. es el sujeto harto, que le ha soltado la correa a la bestia que tenia ya tiempo atada en su mente. No se especifica, pero es un delincuente capturado por los detectives Humberto y Delia.

La caída de alas

Creo que quien haya perdido a una mascota, la cual representara un apego o compañia especial, no tendría problema en identificarse con lo relatado.

Se trata de una mascota que perdí, tras de la cual decidi no volver a tener otra. El dolor y tristeza de que se hayan ido en ocasiones excede la habilidad de evocar los buenos momentos que se pasaron con ella.

Y eso aplica también con algunos amistades y amores.

Los Magos

¿Recuerdan, los que dejaron ya la adolescencia hace tiempo, cómo eran esos años? Ese sentir de inconformidad, que nos hacia desear que magicamente se rehiciera todo: darnos un montón de dinero, otra escuela, otro cuerpo. Vaya, ¿por qué no decirlo? también otra familia y una diferente identidad.

Esos deseos los maneja cada quién de forma distinta. Hay quien vive sus años de joven conforme las experiencias van llegando, otros se aferran a algo o a alguien, y otros experimentan: con sexo, con drogas... y con magia.

Éstos dos, en el relato, tienen presente lo que se acaba de mencionar. Y se dan cuenta que, ya sea que la magia y hechiceria sean reales o no, lo que mayor 'chispa mágica' tiene es el sentirse justo como se sentían en aquellos años. Y poder gozar aún haciendo cosas con la dicha de entonces, cuando eran novedad.

No debe ser extraño para el lector ese sentimiento. Tan solo tiene que recordar "su primera vez" de cada cosa que vivió.

La visita del Bufón

Bufón es un niño, en sí. Un espíritu infante descontento. Un perverso vínculo a la Nada.

Su máscara representa el vacío expresivo propio de un cadáver. La muerte. Lo carente de vida y esencia. La soledad. Todos éstos elementos que asustan a la inmensa mayoria de las personas, en especial a quienes saben que sus años restantes en éste mundo son ya pocos.

Este cuento escrito por un servidor apareció originalmente en la revista La Tekla, actualmente inactiva. Incluso le había acompañado una ilustración realizada por uno de los administradores de la revista. No pude conseguir la imagen; de lo contrario, la habria incluido.

El Bufón representa la fragilidad de la vida misma, de todos por igual. Se asoma afuera de la ventana como una muestra de que "el fin puede estar a unos cuantos pasos". Y por mucho que se consuelen algunos con pensamientos optimistas, de fe, etcétera, la única certeza es esa expresión vacía que su propio rostro va a tener. Y la nada que se ve en esos ojos vacios de su máscara.

La máscara no es un concepto nuevo. Puede vérsele desde puestas en escena en el teatro, hasta los coloridos shy-guys en los juegos de Super Mario Bros. Pero la particular inspiración para éste fue el siniestro God, automutilándose, en la película Begotten.

Dirían algunos, que no hay mucha diferencia con La Parca. Pero la hay: mientras que ésta, en su papel de entidad de Muerte y Transición, resulta al final una figura de descanso y resignación, no ocurre así con el Bufón. Éste deja en claro que con él "al final nadie se estará riendo". Esto abre la puerta a plantearse si hay algo peor que la muerte, y el por qué -si hay un Creador que todo lo puede- no tiene uno el consuelo de una vida segura sin tener la incertidumbre acompañándole a cada paso.

...

4 comentarios:

  1. hola Rev., no me he leído tu libro hasta ahora, te soy sincera.. lo haré.. solo un poco de tiempo.. y bueno en cuanto al análisis que has hecho, debería ser tu segundo libro jeee... dedicado a todos esos que no entendieron el primero y que además te criticaron de mala manera. Eres el autor y si hablar de tí era el tema central muy tu lío.. no el de los otros.. en fin...
    Me gusto lo que leí ahora solo me falta leermelo.. besos y abrazos Rev. Alex..

    ResponderEliminar
  2. buena idea que pusieras explicacion#!

    ResponderEliminar
  3. gracias por compartir me lo bajo de una vez
    y espero leerlo mañana mismo

    ResponderEliminar
  4. Excelente mi estimado. Ahora comprendo mejor cada una de las historias.

    Espero el siguiente libririjillo :)

    ResponderEliminar

Puedes comentar como Anónimo sin tener que ingresar con tu perfil de Google o algún otro. Solo selecciona del menú "Comentar como" y elige entre dejar Nombre y URL que desees, o solo Anónimo. Gracias por visitar.