31 may. 2015

Top 10: Mis capítulos favoritos de Los Simpsons, y reflexión sobre la decadencia actual de la serie

Empezaron como una serie modesta que se volvió popular e icónica. Y así siguieron por muchas de sus temporadas, durante los años 90. Siempre ha sido de mis series favoritas, por la forma en que reflejan la realidad de varias familias. Admitámoslo: ¿Quién no ha visto a Homero hacer o expresar algo, o a Marge, y no ha dicho "así es mi papá/mamá"?

Sus capítulos, aunque abordaban lo simple y comercial, a su vez brindaban mensajes que invitaban a la reflexión sobre la realidad politica, economica, y social. Y eso es lo que me lleva a hacer éste Top 10, en que muestro los que para mi son los episodios más graciosos a la par de más profundos en cuanto al mensaje o reflexión que te dejan. Al leer, por supuesto que vendrá a la mente alguno que sea muchísimo más gracioso o reflexivo, pero recuerden dos cosas: es mi opinión personal, y además se requiere que cumplan con ambos aspectos mencionados.

Empecemos entonces:

10) El viaje misterioso de nuestro Homero (The Mysterious Voyage of our Homer)

El viaje misterioso de nuestro Homero

En éste episodio, Homero come durante el concurso de chile con carne en Springfield, algo de los chiles alucinógenos de Quetzalzaltenango. Y ese "algo" es dicho de forma sarcástica; en realidad, y luego de usar cera para no enchilarse, se tragó los chiles sin masticar como si fuera un ganso. Esos chiles de las selvas de Guatemala le provocan las alucinaciónes en las que se encuentra con el Coyote Cósmico, su animal-tótem o espíritu guía.

Marge tiene razón en cuanto a su molestia luego que Homero sale de su estupor y logra regresar a casa como todo un hediondo borracho con resaca. La mención de ese concepto tan extendido y debatido del "alma gemela" le hace cuestionarse, aún sabiendo que hizo mal y es justificado el enojo de su esposa, si quizá ella no es su alma gemela en verdad.

Esa interrogante está presente en muchos que aseguran que de existir esa unión mística y compatibilidad en la vida real, sacaría lo mejor de cada uno y enterraría lo malo de forma automática sin tener que hacer un esfuerzo. Y ahí se nos revela que esa es y ha sido la creencia de Homero. Sin decirlo por completo, ese "Se supone que tú me entiendes" es en realidad un "De ser almas gemelas deberíamos entendernos por completo y los defectos o extinguírnoslos o celebrárnoslos de manera mutua". ¿Les suena al pensamiento de algún matrimonio que conocen -o más de uno-?

Durante el desarrollo y hasta el final queda claro tanto por la forma en que va ausentándose la presencia del Coyote Cósmico como los periodos de tristeza y soledad de Homero caminando por las calles, que dichas sensaciones deben conocerse en teoría y experimentación para poder apreciar la compañía en el momento que llegue. Y cuando llega, no es porque desde un inicio estuvieses predestinados y el 100% de eventos los manejen seres ultraterrenos, sino por la voluntad y la calidad humana de uno y de los demás que permitimos estén cerca de nosotros. Y eso se engloba perfectamente cuando llega Marge al faro buscando a Homero.

El capítulo utilizó el paisaje surreal y el espíritu guía evocando a Carlos Castañeda, cuidando de reemplazar el detalle de las drogas como vía para los así llamados viajes místicos con el chile en cuestión. Uno de los momentos más cómicos de éste es, sin duda, cuando el reflejo de Homero se ve con la luz del faro alto en el cielo, y Lisa señala que o es él, o Batman se ha descuidado mucho.

9) Homero el Hereje (Homer the Heretic)

Homero el Hereje

En éste episodio, Marge y los niños van a la iglesia en domingo cuando el clima invernal es extremo. Homero decide quedarse en casa, y que no volverá a la iglesia, pues con varios argumentos señala que no es necesario y que guardará las cosas que son en verdad importantes. Dios se aparece para reprenderlo en su sueño, pero se muestra razonable mientras escucha a Homero exponer su caso.

Es muy interesante cómo en el capítulo se nota algo que en la vida real vemos a cada momento, y es la severidad con que la gente juzga sintiendo que les asiste la razón y que hablan a nombre de Dios. Desde Marge hasta los hombres religiosos que son también frecuentes en el programa muestran una muy cerrada actitud ante la decisión que Homero tomó asistiéndole su derecho y garantías individuales. El famoso "debes pensar y actuar como yo, o si no, eres malo". Marge se ve sumamente mal y reprobable a la hora de decirle a Homero que solo por no ir a su culto dominical significa que Homero es malo y que eso le dirá a sus hijos.

Al final, Homero es salvado del incendio ocurrido por su descuido y pereza. Y aunque puede parecer una victoria para los religiosos, pues Homero termina regresando a la rutina de la iglesia, hay otro aspecto a notar: los religiosos tuvieron que hacer equipo en su rescate. Y en la reflexión final que parece ser dictada solo para Homero (en la cual el Reverendo llama 'misceláneos' a los hinduistas, para disgusto de Apu) la gran lección es en realidad para todos ellos. Son humanos, son frágiles, y ninguna de sus deidades se apareció en ese instante a apagar rápidamente el fuego o a garantizarles por completo que no ocurriría una explosión o algo peor que el escenario que ya estaba ante sus ojos. Humanos necesitados de hacer equipo con otros humanos y cooperar, valiéndose de sus propias habilidades e inteligencia.

Es gracioso oír a Dios hablando de futbol americano y diciendo que el Reverendo le irrita y que debe darle una lección. También el que Homero le diga a Apu sin más, que llegó tarde a la repartición de religiones.

8) La fobia de Homero (Homer´s Phobia)

La fobia de Homero

Fue la primera vez que el show abordó el tema de la homosexualidad y la reacción de la sociedad ante ésta. Se necesitó poner sobre la mesa argumentos contundentes contra los censores de Fox, pues estuvo cerca de no ser emitido. Y fue afortunado que lograran que saliera al aire, pues ganó cuatro premios, incluyendo un premio Emmy en 1997 a la mejor serie animada (para programas de menos de una hora de duración) y un premio GLAAD (de la Alianza Gay y Lesbiana en Contra de la Calumnia) al mejor episodio individual de televisión.

John (Javier, como le pusieron en latinoamérica) es un hombre gay que conoce a Homero y Bart en su tienda y hace amistad con ellos. En anteriores capítulos existían veladas bromas respecto a la gente gay, pero siendo éste uno con la homosexualidad como tema central, John-Javier es clave y de fuerte influencia a lo largo del guión desenvolviéndose. Logra ganarse la simpatía tanto de Homero y Marge como sus hijos, hasta el momento en que Marge le aclara a Homero que es homosexual, y éste reacciona de forma alarmada y vocifera lo que comúnmente le oímos decir a la gente homofóbica. Dicha actitud alarmista añade como justificación el decir que en realidad se preocupa por sus hijos y lo que éstos vean.

El absurdo e hipocresía de Homero está manejado de forma magistral en el guión, evidenciando lo que pasa con muchos homófobos: ven la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio, como dice la coloquial frase. Homero no tiene empacho en dejar que sus hijos lo vean a él y a sus amigos borracho, endeudándose, siendo hostil, grosero, y hasta ladrón con su vecino de al lado, pero parece que eso es inexistente y no tiene comparación al hecho de que un hombre al que le gustan otros hombres haya pisado su casa y haya convivido con ellos.

Otro detalle a señalar es que si bien Homero reacciona así ante John-Javier, no hace lo mismo con Smithers, de quien es secreto a voces que es un hombre gay. Aquí nos muestra esa actitud de muchos que desean que los gays existan, pero de forma "underground", que se les pueda identificar fácilmente, y tratarles solo cuando sea necesario. Las palabras de Homero terminan de evidenciarlo, cuando dice que debió haber dado un previo aviso de su preferencia sexual, y que los homosexuales deben ser locas, locas.

Al final Homero abre los ojos no a lo llamado "tolerancia" que de forma común hacen muchos, sino verdadera aceptación. Se evidencia que lo rastrero e inmoral está presente y en gran medida en los heterosexuales (Moe diciendo que está dispuesto a lo que sea si lo salvan es ejemplo de ésto) y que es importante entender que entre la gente gay como los heterosexuales existe gente tanto buena como mala, pero eso lo dictan sus valores y acciones en convivencia con su entorno, y no por su gusto privado en materia de lo sexual. Homero parece haber comprendido esto de forma plena cuando incluso da a entender a Bart que si decidiera volverse gay, él le entendería y no le daría la espalda.

Ah, y la escena de la fundidora y los obreros gay musculosos bailando son para reírse una y otra vez.

7) Aviso de muerte (One Fish, Two Fish, Blowfish, Bluefish)

One Fish, Two Fish, Blowfish, Bluefish

La familia Simpson decide ir a comer a un restaurante japonés, en el cual Homero cede a la curiosidad de un platillo que no había probado antes: fugu, o pez globo. A pesar de la advertencia de que si no se corta de forma adecuada resulta venenoso, lo ordena.

Un detalle adicional es que éste capítulo es cuando por primera vez, en el audio latino, llaman a Edna: "Clavados". Mientras que el chef principal se aventaba un agasajo con Edna en el estacionamiento, al aprendiz de éste le tocó cortar el pez globo y como era de esperarse, lo hizo mal. Homero termina comiéndose algo que poco después el Dr. Hibbert le indica que causará su muerte dentro de 22 horas.

Ésta situación ha estado presente en casi todos en algún momento, en nuestros pensamientos. El famoso "¿Qué harías si te anuncian que ya pronto vas a morir?". Y a pesar que del dicho al hecho hay enormes diferencias, coinciden todos en formar una especie de lista final de acciones. Cosas que han dejado aparte por desidia u otras razones (sean o no válidas) y que no quedaría más que hacer de forma acelerada antes de que llegue el momento final.

En el caso de Homero, decidió tener su charla de hombre a hombre con Bart y dejarle sus últimos consejos, para luego enseñarle a rasurarse. Escucha luego a Lisa tocar su saxofón, rompiendo en llanto aunque lo intentaba evitar. Filma luego un video para cuando Maggie sea más grande y pueda entenderlo. Pasa luego tiempo con su padre, para luego terminar arrestado por la policía. Aún a pesar de ese contratiempo, logra tomar un trago con Barney y sus amigos y decirle sus verdades al Sr. Burns lo que piensa sobre él.

Viendo acercarse lo inevitable, se decide a escuchar la Biblia en audiolibro narrada por Larry King. Le sigue una escena en que tiene un espasmo en el sillón de súbito, con una música impactante, que da la impresión de que en realidad todo terminó para él. Pero se aclara la verdad de forma rápida, cuando Marge va hacia él en la sala y se da cuenta que sigue vivo y se salvó de lo que se veía como una muerte segura.

El título del capítulo en inglés hace referencia a "Un pez, dos peces, pez rojo, pez azul" del Dr. Seuss. El bar de sushi que visitan los Simpsons se encuentra en Elm Street, referencia a la película Pesadilla en la Calle Elm, cuyo villano es el conocido Freddy Kruger.

6) Bart el Amante (Bart the Lover)

Bart el Amante

Una de las cosas que vemos de forma regular, y qué triste, pues no debería ocurrir, es la desensibilización hacia los maestros de escuela y la forma en que se les categoriza como robots o autómatas. Como niñeros o padres sustitutos a los cuales echarles la culpa sin admitir responsabilidad. Pocos se detienen a pensar que los maestros son seres humanos, y como tales, sienten deseos y tienen emociones tanto positivas como negativas.

Éste, entre otros capítulos de la serie, nos hace reflexionar lo anterior al mostrar a la maestra Edna desesperada por tener contacto con alguien que no solo quiera usarla para tener sexo e irse. Alguien con quien compartir su amor y compañia, pues lleva tiempo sola. Como en ese entonces aunque había internet no estaban suficientemente popularizados los chats y mensajeros, muestra algo que se usaba aún entonces: las cartas escritas para "corazones solitarios".

Bart hace una de las acciones más bajas en todo su historial: fingir ser un hombre adulto, al cual nombra Woodrow por el nada agradable presidente de Estados Unidos Woodrow Wilson, y la foto del jugador Gordon 'Gordie' Howe, quien jugó hockey sobre hielo para los Detroit Red Wings. Con semejante combinación, envía una carta y logra enamorar a su propia maestra.

Esto nos pone a pensar, si es que permitimos que los hechos nos lleguen lo suficiente, en cuántas veces habremos estado en el salón con un maestro o maestra que sufría por algún problema de salud suyo o de sus seres queridos, por una inevitable ruina que se le avecinaba, o como Edna, por el hecho de no tener a quien siquiera acariciar y tocar a menos que o se dejasen usar y desechar, o tuvieran que pagar dinero por dicho contacto, también. Y en vez de detenernos a pensar eso, le veíamos como alguien más que hacía lo suyo y desaparecía como personaje en la TV al apagarla.

Yéndonos al lado cómico, es genial el momento en que Bart copia la frase del show semi-erótico de la televisión: "Ni mil poetas en mil largos años largos años podrían describir una milésima parte de tu belleza". Tal como el mismo Bart dice, eso es oro. Con decirles que hasta yo, Strauffon, su servidor, la llegué a utilizar alguna vez. Ja.

Luego de dejar plantada a Edna en un restaurante y reirse de ello a través de la ventana, a Bart no se le reprende con suficiente severidad cuando el resto de la familia Simpson se entera de lo que hizo, pero la medida que toman es suficientemente considerada en cuanto a no querer que Edna se sienta humillada. La última carta con la que Edna se queda antes que ese misterioso enamorado desaparezca por siempre, es la siguiente:

'Queridísima Edna:
Debo dejarte.
¿Por qué? No puedo decirte.
¿A dónde? No puedes saberlo.
¿Cómo llegaré?,
aún no he decidido.
Pero una cosa puedo decirte:
Cada vez que oiga el sonido del viento
susurrará el nombre... Edna.'

El lado cómico queda a cargo de Homero casi por completo, con su apuesta de dar dinero cada vez que diga groserías, su pie sobre un clavo, y su insistencia en que la carta final a Edna dijera "Posdata: Soy homosexual".

5) Yo amo a Lisa (I love Lisa)

Yo amo a Lisa

Para quienes han (o hemos) amado de forma excesiva ciegos a la realidad, o dejado que un detalle sencillo fuera mucho más ante nuestros ojos, Ralph retrata esa debilidad e impotencia que se sentía al ser pequeños y no ser el bien parecido del salón de clase ni mucho menos. Y tampoco el más simpático.

Lisa le deja una tarjeta del Día de San Valentín a Ralph al ver que nadie más lo habia hecho, y todos menos él tenían ya las que habían recibido en mano. En mi opinión, Lisa hace algo indebido con una noble justificante. Y si bien la culpa de lo siguiente que pasó fue de Ralph y esas suposiciones que construyó en su cabeza (y ni hablar de lo encimoso que fue el dar por hecho que se casaría con Lisa), sabemos que de lo más horroroso y cruel es lo que Lisa hizo: decirle en vivo por TV que jamás le gusto y que le dio la tarjeta solo por lástima. Los Simpsons, abordando los fenómenos de las variantes de Friendzone desde antes que ese término se acuñara.

Luego de la obra de teatro en que interpreta a Washington y la humillación que sufrió, Ralph hace las paces con Lisa, pero se nota que le ocurrió algo que a los niños les ocurre en verdad: esa herida que sí sanó pero la cicatriz ahí está aunque pasen décadas, de aquellos amores o aquellas ilusiones que acabaron en verguenza, lágrimas, o ambas.

El título del episodio está inspirado en la serie de comedia de E.U. de los 50 "I love Lucy". De lo más gracioso en éste es Bart remedando a Terminator en la escena del asesinato de Lincoln, y su burla e insensibilidad dando pausa a la grabación donde se ve la humillación de Ralph ante las palabras de Lisa.

4) La ultima tentacion de Homero (The Last Temptation of Homer)

La ultima tentacion de Homero

En el episodio, Homer siente atracción por una nueva compañera de trabajo, Mindy Simmons (Margo Zavala en latinoamérica), que tiene los mismos gustos que él. Mindy es bonita, y lo más impactante para Homero es que comparte gustos y defectos con él (cosa que como se vio ya en otro sitio del top, es importante y la gente busca de forma continua). Si lo del concepto de alma gemela señalado en el capítulo del viaje y el Coyote Cósmico es real, sin duda Mindy viene a ser el alma gemela de Homero que de pronto y por cadenas de eventos acomodadas de forma conveniente terminó trabajando en el mismo día que él.

Homero intenta combatir la obvia tentación, y una visión de quien se identifica como su ángel guardián le muestra que de no haber terminado juntos, tanto él como Marge estarían mejor. En esa realidad, Marge incluso es presidenta de los Estados Unidos. Aquí el mensaje es claro: debe dejarse de pensar que tal o cual persona debe estar con uno a la fuerza porque esa es la mejor alternativa. En realidad no lo sabemos, las cosas pudieron haberse acomodado para algo quizá peor o bien mucho mejor si es que no estuviesen juntos. No hay algo absoluto y definido que las cosas como están en el presente son lo absoluto y correcto. Son porque son, punto.

Homero contempla sus opciones y elige sabiéndose libre de hacerlo, consciente de que él tiene virtudes y defectos, y las dos mujeres, tanto Marge como Mindy, los tienen por igual. Elige no tanto por sentirse forzado sino por la lealtad basada en agrado que tiene hacia Marge. Aquí se echa por tierra la idea de que la dinámica entre una pareja debe ser perfecta. Al contrario, hay un sinfín de cosas mal hechas y dichas, pero la esencia y valor como personas de cada uno es lo que sostiene el vínculo.

Tal es el caso de Homero y Marge. Sí pudo permitirse un beso con Mindy, pero al final se queda con Marge, sabiendo que bien pudo haberse quedado con Mindy si así lo hubiera decidido. Pero como dijimos ya, no es el hubiera, las cosas son o no. De hecho éste episodio tiene su contraparte, en el cual Marge es tentada de tener un amante y posiblemente dejar a Homero, luego que éste de forma grosera y desconsiderada le regala una bola de boliche en su cumpleaños que en realidad quería para si mismo. Marge ejerce también su derecho a decidir al final de ese otro.

Lo gracioso en el capítulo es en el audio latino el mencionar el asensual en vez del ascensor, a Barney en bikini en la imaginación de Homero, y por su lado, Bart ante los abusadores o bullies de la escuela.

3) El General Bart (Bart the General)

Bart the General

Un puesto por debajo se mencionó la escuela y los abusadores o bullies en ésta. El problema del bullying es conocido desde hace mucho, y causa opiniones divididas. Increíblemente, hay adultos que defienden el hecho y dicen que es parte de la vida y que debe dejarse seguir su curso. Otras voces opuestas presentan sus argumentos, que debe lucharse contra ello y ponerle freno, ya que los bullies tienen ese término por conveniencia, pero en realidad son a fin de cuentas delincuentes que lastiman. Y mucho.

Ésto queda evidenciado ante lo que es el personaje original de Nelson, tal cual era y por comodidad y para complacer mezquinos caprichos cambiaron en temporadas más recientes. Nelson aterroriza la escuela. Es pobre, su mamá ha trabajado de stripper y en ocasiones se hacen guiños de que también se prostituye. Ante su terrible agresión hacia Bart, solo Homero da la medida inteligente, que es la de entrenarse, volverse fuerte, y combatir de vuelta.

Antes de que alguien leyendo respingue diciendo que como se me ocurre dar la razón a Homero, esperen a que les diga lo siguiente: dije que la medida fue inteligente, no sus razones. Y en efecto, las razones expuestas por Homero son tan estúpidas como la visión pacifista y burocrática de Marge. Homero lo hace por honor machista, y ella por ese mundo irreal que cree que el bully razona y que es abierto a razonar. Es tan absurdo creerlo como pensar que los miembros adultos del crimen organizado tendrán de pronto una epifanía y dejarán de matar, secuestrar, y dañar, solo porque alguien les hable bonito. Y con los abusadores se debe responder de forma elaborada y decidida.

La medida empleada en el episodio es contundente y muy real en cuanto a efectividad: unir fuerzas con otras victimas del mismo agresor, organizarse y volverse fuertes, y extinguirlo. El entrenamiento de corte militar da más a los pequeños maltratados y víctimas de abuso de lo que esperaban, y logran no solo vencer a Nelson, sino asegurar que en un futuro sus acciones no lleguen a extremos que sin duda se veía iban ya en camino de hacer algo extremo e irreversible.

Al capturar a Nelson, se usa una declaración de guerra de la Guerra Franco-prusiana, cambiando los nombres de Otto von Bismarck por el de Bart Simpson y el de Napoleón III por el de Nelson. A lo largo del episodio hay referencias a excelentes películas de corte bélico como The Longest Day, Full Metal Jacket, y Patton.

Lo gracioso en el capítulo es a su vez lo que a muchos opositores de la serie no les hizo tanta gracia en ese entonces: el sueño de Bart donde ve su propio funeral luego de haber sido asesinado por Nelson, y la reacción de compañeros de escuela y del propio Homero ante su cuerpo en el velorio.

2) La correría de Homero (Homer's Night Out)

Homer's Night Out

Cuando se trata de sexo, y más en un show animado, no falta quien ponga el grito en el cielo o se invente sus propias conclusiones. Por ello es que en los Simpsons los propios censores de la cadena pusieron peros a varios capítulos, entre ellos éste, que es en el cual Homero está en una despedida de soltero donde ocurre lo que en la mayoría de éstas: hay una bailarina stripper contratada.

Bart consigue una mini-cámara de espía y como coincide en el mismo lugar de la fiesta, toma la foto de su padre con la bailarina sobre la mesa. Solo bailando, pero al distribuirse la foto, la reacción de la gente es morbosa, hipócrita, y por demás exagerada.

A partir de ahí, nos dejan una lección excelente, o más bien dos: la primera es que los sitios dedicados al sexo y el placer comercializados existen y a la gente le gusta, por mas que ante otros y durante el día quieran tomar una postura según ellos muy digna e intachable (misma lección que se ve en otro episodio, el de la casa de burlesque). La segunda, es que las strippers y otras mujeres de dichos espectáculos son personas, hay un trasfondo además de un cuerpo que muestran desnudo (tal como dice Homero, "son más que solo un vientre").

Concluye dejándole en claro a extremistas de la moral y a cachondos desensibilizados que ambos se ciegan a una evidente realidad, y el actuar bajo tal ceguera empobrece la calidad como personas de si mismos, no la de las desnudistas u otras terceras personas.

La chica bailarina es April Flowers, también Princess Kashmir o Princesa Kachemira. En otro capítulo se ve que se acostaba con Apu cuando éste era soltero. También trabajó en otros antros de striptease y en la casa de burlesque "La Maison Derriere". Precisamente lo más cómico es el tour de Homero con Bart por cada centro nocturno buscándola para hablar con ella. Bart termina viendo muchísimo más de lo que un niño de 10 años promedio llega a ver.

1) Lisa la Escéptica (Lisa the Skeptic)

Lisa la Esceptica

Quienes ven con regularidad a los Simpsons no tienen problema en ubicar el episodio donde el esqueleto de un así llamado ángel aparece durante una excavación llevada a cabo por los niños de la primaria de Springfield, bajo la supervisión del director Skinner y maestras.

Lisa está resuelta a comprobar que se equivocan todos los que se van por el pensamiento mágico-religioso ante el hallazgo, y se gana ser aún más despreciada debido a ello. Vemos el furor y nula inteligencia de la turba durante el capitulo de la misma forma que en vida real se ha visto gente adorando supuestas apariciones en manchas en paredes y hasta en pedazos de jamón o de pan que los crédulos dicen son manifestaciones de Jesucristo u otra deidad a quien le atribuyen supuesto poder.

La cerrazón y mentalidad convenenciera y rastrera se pone en evidencia en forma clara, sobre todo cuando el ángel desaparece y en respuesta atacan el museo y muestras científicas. Moe destruyendo y despotricando contra la ciencia, pero al quedar herido afirmando "la ciencia médica podrá curarme" es junto a Flanders (con su "hay cosas que NO queremos saber, cosas importantes) ejemplo de tipos de personas que por desgracia tenemos que aguantar en realidad y pocas veces se les pone adecuado freno.

Si bien una cosa es el pedir el equilibrio sobre ese debate Ciencia vs. Filosofía, en el de Ciencia vs. Religión la cosa es distinta y no queda duda, para quien tenga uso de razón, que es la ciencia de la que se ha servido para sobrevivir y atender las contingencias que se presentan en la vida. Y es muy ingrato el querer criticar o frenar algo que nos mantiene protegidos y creciendo como especie, por defender cosas que (aunque se tapen los oídos y griten "la,la,la,la,la") bien saben que son solo supuestos, cosas no probadas, y que no son las que a la hora de la verdad y el peligro les salvan.

Mención especial al científico que admite no haber hecho las pruebas en realidad a la muestra ósea del ángel que Lisa le entregó. Aunque no expone nunca sus razones, se infiere que fue por dejar que la superstición triunfara sobre su lado científico. La otra posibilidad es que fuera por pereza o mala intención, lo cual peor dice de él, en especial porque dijo a Lisa que le diera "cualquier dinerillo que trajera encima" como pago, y de todos modos no lo hizo.

Ah, pero esperen. Si estoy ya hablando de mis capítulos favoritos, ¿por qué no de una vez mencionar otra de las cosas que más me ha gustado de Los Simpsons? Un libro.

Sí, un libro. Y antes de los otros que probablemente los más chavales se hayan topado. Hablo de uno publicado en mi década favorita. O sea, los 90, por supuesto:

Guía para la Vida, de Bart Simpson (un libro para los perplejos)

Guia para la Vida Bart Simpson

Dejaré que el libro Guía para la Vida de Bart Simpson sea explicado con este artículo de Ion Litio:

Corría el año 1993. La fama de “Los Simpson” estaba en plena fase expansiva y cada capítulo nuevo era mejor aún que el anterior. Todavía quedaba muy lejos el momento en que la serie empezaría a degenerar y perdería el norte unos cuantos años después. Y aunque habrá quien defienda que a día de hoy la serie nos sigue ofreciendo grandes episodios (siempre hay honrosas excepciones) lo cierto es que los capítulos de Los Simpson emitidos en los 90, y en concreto los de las ocho primeras temporadas, son para un servidor los mejores de la serie.

Volviendo al libro en cuestión, inicialmente no era más que otro producto destinado a explotar el éxito de la serie junto a los cromos, muñecos y todo tipo de merchandising ya existente. Sin embargo, su éxito de ventas año tras año, desde su primera edición en 1993, lo ha convertido en un icono de referencia al hablar de los productos relacionados con la serie.

Es evidente que, a pesar de su título, el libro no posee respuestas fidedignas para los problemas existenciales de un niño o preadolescente, pero sí que contiene curiosidades interesantes y más de un consejo útil. El manual pasaba de mano en mano en los colegios, y no faltaba quien esperaba encontrar en el mismo las enseñanzas necesarias para afrontar su propia vida escolar… siempre que uno fuera un aspirante a Bart Simpson, claro está.

El propio Bart Simpson, personificado en autor del tratado, proporciona claves y consejos sobre todo lo necesario para la vida tal y como este personaje la entendía. O al menos eso es lo que se nos prometía en la contraportada:

¿Necesitas desesperadamente conocer toda la verdad, tío? Híncale el diente a este pequeño pero repleto envase, rebosante de sabrosos bocados de ingenio, sabiduría y conocimiento mundano, que te ofrece el único e inimitable Bartholomew J. Simpson… Aprende las descarnadas verdades de la vida de la mano del tío que lo ha visto todo, lo ha odio todo, lo ha hecho todo… y que lo niega todo.

Cada aspecto de la vida tiene su apartado en el libro: el colegio, la comida, la salud y la forma física, la relación con el género opuesto, la religión… y por supuesto, las claves para comprender como piensan los padres, como volverles locos y como identificar sus mentiras.

Gracias a Bart podíamos saberlo todo sobre la pirámide alimenticia del infante, el amor en la escuela primaria, los molestos piojos o las técnicas infalibles para que nuestros padres nos permitieran quedarnos levantados hasta tarde (o, al menos, no se enteraran si lo hacíamos).

El tono del libro es fundamentalmente humorístico, como cabe esperar del mismo, pero dada la fama del personaje que lo avalaba era, como ya he dicho, un libro de referencia. Una de las pocas ocasiones en la que muchos chavales se han acercado a un libro por iniciativa propia, junto a la ya comentada serie de “Pesadillas” de R.L. Stine.

Básicamente, lo que el libro nos ofrece es un compendio de curiosidades sobre diferentes aspectos de la vida, bajo la óptica del humor particular del universo Simpson. Desde los planos de la habitación juvenil perfecta, a la guía imprescindible para copiar en los exámenes. Sobre esta última debo decir que he visto poner a compañeros míos poner en práctica alguna que otra técnica de la misma con diferente grado de éxito. A saber la de alumnos de EGB o ESO que habrán aprobado un examen gracias a Bart Simpson.

Todo ello viene complementado con ilustraciones de cada aspecto, que convierten el libro básicamente en un tratado visual y humorístico de la infancia. Como broma final, al pie de la primera página se nos indica que el sentido de la vida se encuentra en la página 144, solo para encontrarnos con que dicha página a su vez nos manda a otra distinta, y esta a otra más, hasta completar una referencia circular que nos devolvía a la página inicial. El que no haya caído en la trampa la primera vez que leyó el libro, que levante la mano.

La “Guía para la Vida” de Bart Simpson es un clásico atemporal, como prueba el hecho de que todavía se siga vendiendo a día de hoy, más de 15 años después de su primera edición. Y lo cierto es que cada vez que vuelvas a hojearlo, te arrancará más de una sonrisa.

...

Como pueden ver, Ion Litio describe a la perfección ese libro que puede uno sentir como si hubiera sido escrito por Bart Simpson mismo.

Ahora, quiero continuar con lo que desde el título mencioné, que es la decadencia actual de la serie. Confío en que mas que exaltar ánimos, quien lo lea pueda analizar lo que digo con objetividad, sea que esté de acuerdo o no.

Decadencia de los Simpsons: ¿Deberían ya ser cancelados?

Comenzaron como una gran serie. Y así siguieron por muchas temporadas. Siempre ha sido de mis series favoritas por la forma en que, queriendo retratar la realidad de la sociedad clasemediera de Estados Unidos, su alcance fue global. Admitámoslo: ¿Quién no ha visto a Homero hacer o expresar algo, o a Marge, y no ha dicho "así es mi papá/mamá"?

Sus capítulos, aunque abordaban lo simple y comercial, a su vez brindaban mensajes que invitaban a la reflexión sobre la realidad politica, economica, y social. Basta recordar al famoso Coyote Cósmico y el particular viaje de autodescubrimiento de Homero, por ejemplo. Sus escritores lo hicieron bien, y siguieron haciéndolo aún con la dificil transición del fin de los 90s, de los cuales se volvieron un ícono.

Es evidente el declive en calidad que Los Simpsons han sufrido desde la temporada 13 hasta ahora, y que me disculpen los ultra-fans, pero: ya les llegó el tiempo de ser retirados del aire, para que conserven su gloria. Ya se veía la caída inevitable desde que surgió la película. Cualquiera que les haya visto desde el inicio, supo que existia un estancamiento del cual, hasta la fecha, no han logrado salir.

Actualmente aburren, sus chistes son rebuscados, la forma en que critican elementos actuales de la sociedad capitalista (como a la compañia Apple, algo ya recurrente en la serie) no tiene ya gracia ni creatividad, y esos cierres apresurados a la trama de cada capítulo hace pensar que los actuales escritores no tienen idea de lo que están haciendo, o no les importa.

Algunos podrán argumentar: "Es que los Simpsons tienen que adaptarse a los tiempos modernos". Lo han hecho, pero adaptación no necesariamente significa evolución. Y en ciertos casos, es justo lo contrario. Si bien los cambios le han sentado bien a los comics y sus personajes de la Edad de Oro a nuestros días, para hacerles más creíbles y respetables, el intento de forzar a los Simpsons en el siglo 21 es un desastre. Se me ocurren muchos ejemplos específicos, pero diré solo uno: Ya vemos por todos lados a niños y adolescentes convertidos en zombies estupidos con smartphones, gimoteos y quejas por todo sintiéndose politicamente correctos, obsesión con las redes sociales, etc, ¿para que quiero ver a Bart, Lisa, y sus amigos cayendo en eso también?

Bart dejó de ser el pequeño monstruo con, no obstante, una torcida ética particular. Lisa dejó de ser una verdadera intelectual solitaria de notorias capacidades analíticas. Y así podemos ver el cambio -para mal- de casi todos los personajes. Uno puede cambiar la vestimenta, forma de hablar, y situaciones en la vida de sus creaciones, pero cuando son ya un elemento cultural de influencia en generaciones, cambiar la esencia misma de sus personajes no es correcto.

Si a lo anterior mencionado sobre la esencia, agregamos el disgusto que fue particularmente en México, el que retiraran a los actores de doblaje que solían dar vida a cada uno (Homero, Montgomery Burns...), veremos la el cuadro completo de la situación. ¿Necesitan más pruebas de la pérdida de esa esencia? Remítanse a los primeros capitulos especiales de Halloween, la famosa Treehouse of Horror, que comenzó orientada al horror realmente y hasta involucrando la genialidad de Poe, y años después decayó a tal grado que el tema de dichos capitulos era todo menos el género esperado. No hay duda sobre lo que ha ocurrido y muchos se niegan a admitir:

Del verdadero show de Los Simpsons, el que sí tenía las cosas buenas, no queda ya nada. Pero están siempre esos viejos y realmente buenos capítulos y temporadas que tanto amamos, cuando sí eran algo bueno y entretenido de ver. Y con eso es con lo que me quedo. Amo la serie en su esencia, la original. De lo que la convirtieron después es de lo que no quiero saber nada.

...

6 comentarios:

martincx dijo...

Gran lista, sorprendentemente (bueno, no tanto, yo también soy de la vieja guardia de los Simpsons) son capítulos de la temporadas de la primera mitad de la vida (hoy excesivamente larga) de esta serie que fue muy buena.

Ya en el plano de la crìtica de la caìda de su calidad, sòlo decir que anteriormente las incursiones de famosos (cameos) eran sutiles y aportaban al tema. Por ejemplo El viaje misterioso de nuestro Homero la voz del Coyote era del gran Johnny Cash, en cambio hoy hacen aparecer al ìdolo del momento en situaciones absurdas y de humor barato.

Muchos de mis capìtulos favoritos estàn en esta lista (o al menos mencionados acà): I love Lisa the Skeptic ;-)

Saludos.

Jesús David Torres Quiroga dijo...

Excelentes capítulos. Recuerdo haberme carcajeado como un loco la primera vez que vi muchos de esos episodios. Y sus enseñanzas, que no han dejado de ser validas a casi 20 años de haber sido trasmitidos esos episodios por primera vez, deben seguir siendo transmitidas a las nuevas generaciones. O al menos a quienes sepan apreciarlas.

Y es que es muy triste ver a gente que parece incapaz de bajarle dos rayitas a su mame y que insisten en llamar a las caricaturas como formas de entretenimiento vacuas e infantiles, cuando en muchos casos dejan una enseñanzas mucho más importantes de lo que podrían dejarnos programas supuestamente para adultos. En especial los producidos por la televisora local. O peor aún: ese baluarte de la naquez que no deja de avergonzarnos a los latinos alrededor del mundo: Telemundo.

Saludos :D

El hombre ilustrado dijo...

Mi favorito de todos los tiempos es el del viaje misterioso de homero, ademas de divertido e irreverente, con profundidad. Hay un libro que me regalaron que se llama los simpsons y la filosofía o algo por alli, en él analizan mas que nada las referencias religiosas, es interesante analizarlos desde un punto de vista científico.

Guffo Caballero dijo...

Excelente selección de episodios. Hay varios de The Little House of Horrors que están muy chingones y, en lo personal, me gustan mucho el de Homero el vigilante: aquel del ladrón de diamantes llamado El Gato; el de cuando Homero decide postularse como encargado de sanidad de Springfield, ya que los obreros de van a huelga; y el de Los Borbotones. Saludos.

Ely dijo...

Hola alex, que gusto que vuelvas a postear, me gustan mucho los capítulos que enumeraste aquí, de hecho mi preferido siempre ha sido el de "El viaje misterioso de nuestro Homero", coincido con aquellos que dicen que Los Simpsons, debieron de haber terminado hace mucho tiempo ya antes de que su decaimiento fuera tan visible. Ya tiene mucho tiempo que no los veo, me dan casi hasta penita ajena. Pero bueno, me quedo con lo rescatable, que son muchos capitulos, y mas, estos. Muy buen post !

A.S dijo...

Muchos de los capítulos aquí mencionados me han hecho reír una y otra vez, lástima que las ultimas temporadas no sean tan buenas. Yo no podría elegir 1 o 10 favoritos, ja!

Que bueno que has vuelto a escribir!! Tus lectores te extrañábamos ;)