6 ago. 2015

Recomendaciones en caso de desastres naturales


Estos son algunos consejos ante desastres naturales (huracanes, sismos o terremotos, tormentas). Aunque muchas veces no puede predecirse su ocurrencia o intensidad, sí hay medidas básicas a seguir para minimizar el peligro.

¿Qué hacer en caso de un sismo o terremoto?

Un terremoto​ (del latín terra ‘tierra’, y motus ‘movimiento’), también llamado sismo, temblor, temblor de tierra o movimiento telúrico, es un fenómeno de sacudida brusca y pasajera de la corteza terrestre producida por la liberación de energía acumulada en forma de ondas sísmicas. Los más comunes se producen por la actividad de fallas geológicas. También pueden ocurrir por otras causas como, por ejemplo, fricción en el borde de placas tectónicas, procesos volcánicos, impactos de asteroides o cometas, o incluso pueden ser producidas por el hombre al realizar pruebas de detonaciones nucleares subterráneas.

El punto de origen de un terremoto se denomina foco o hipocentro. El epicentro es el punto de la superficie terrestre que se encuentra directamente sobre el hipocentro. Dependiendo de su intensidad y origen, un terremoto puede causar desplazamientos de la corteza terrestre, corrimientos de tierras, maremotos (o también llamados tsunamis) o la actividad volcánica. Para medir la energía liberada por un terremoto se emplean diversas escalas, entre ellas, la escala de Richter es la más conocida y utilizada por los medios de comunicación.

Qué hacer en caso de un sismo o terremoto

Antes

• Tenga siempre un botiquín de primeros auxilios, linternas, radio, y baterías. Mantenga suministros de agua y comida.

• Elabore un plan para saber qué hacer y dónde reunirse después de que haya dejado de temblar. Localice los lugares más seguros en su vivienda: bajo mesas sólidas, o bajo marcos de puertas.

Durante

• Mantenga la calma. No corra. Aléjese de las ventanas de vidrio. Colóquese al lado de columnas o en esquinas de la casa. Proteja su cabeza.

• Agáchese, cúbrase la cabeza y sosténgase a una estructura fuerte. Ejemplo: bajo una mesa, bajo el dintel de una puerta, etc.

Después

• Si hay heridos, pida auxilio a los cuerpos de socorro.

• Encienda la radio para escuchar las recomendaciones de las autoridades.

• Manténgase lejos de postes, cables eléctricos, o árboles.

¿Qué hacer en caso de tsunami?

Un tsunami es una ola de largo periodo de tiempo, que se propaga con gran velocidad por el océano. Cuando alcanza la costa, posee un gran poder destructivo, tal es su fuerza que puede devastar edificios relativamente grandes, e incluso tierra adentro. Se encuentra entre los desastres naturales más grandes a los que se enfrentan los países con costas.

Tradicionalmente se han asociado los tsunamis a los terremotos, pero también pueden producirse por erupciones volcánicas, meteoritos, o cualquier alteración que se produzca en el suelo por derrumbes submarinos, deslizamientos de terrenos, etc. La mayoría de los fenómenos de tsunamis se deben a terremotos, acompañados por diversas características como una magnitud mayor de 6 y la profundidad del hipocentro reducida (hasta 40 km).

Qué hacer en caso de tsunami

Qué hacer en caso de tsunami

¿Qué hacer en caso de huracán?

Un huracán es un viento de fuerza extraordinaria que forma un torbellino y gira en grandes círculos. El huracán suele originarse en las zonas tropicales y, desde el momento de su nacimiento, comienza a expandir su diámetro.

En este sentido, un huracán es un ciclón tropical o tifón; en otras palabras, es un sistema de tormentas que circula alrededor de un centro de baja presión y que genera fuertes vientos y lluvias. Se conoce como ojo del huracán al área de aire que circula en sentido descendente en el interior y que suele encontrarse libre de nubes.

Con respecto a la energía del huracán, ésta proviene de la condensación de aire húmedo. Cabe destacar que la violencia del viento hace que los huracanes puedan tener efectos destructivos y derrumbar ciudades completas.

Categorías de huracanes

La escala con la que se mide la intensidad de los huracanes se conoce como Saffir-Simpson, y divide estos fenómenos naturales en 5 categorías de acuerdo con la velocidad de sus vientos y la marejada ciclónica, que es un incremento anormal en el nivel del mar tras una tormenta.

La escala también calcula el daño que puede ocurrir cuando el huracán toque tierra.

Categoría 1

Los vientos alcanzan velocidades entre 119 y 153 kilómetros por hora y las olas pueden aumentar hasta 1,5 metros por encima del o normal. Un huracán de esta categoría suele ocasionar daños principalmente a las viviendas que no están ancladas, remueve los escombros, árboles y letreros, y se puede esperar ciertas inundaciones en las carreteras de la costa y daños menores en los muelles.

Categoría 2

Trae vientos de entre 154 y 177 kilómetros por hora y olas de hasta 2,4 metros de alto. Ocasiona daños en los techos, puertas y ventanas de edificios. Además, suele arrancar árboles y arbustos, letreros y muelles.

Categoría 3

En un huracán de este tipo los vientos alcanzan velocidades de hasta 209 kilómetros por hora y olas de hasta 3,6 metros. Puede crear daño estructural a pequeñas viviendas y bodegas, destroza el follaje de las plantas y arranca los árboles grandes.

Categoría 4

Sus mortíferos vientos alcanzan velocidades de entre 210 a 249 kilómetros por hora y las olas superan los 5 metros de altura. Ocasionan daños severos a las casas de la costa y a los techos de las demás viviendas.

Categoría 5

Son el tipo más mortífero de huracán y dejan a su paso devastación y muerte. Los vientos superan los 250 kilómetros por hora y las olas llegan a los 6 metros o más. Los techos de la mayoría de viviendas colapsan o son arrastrados por los vientos y las viviendas más pequeñas pueden elevarse. Ventanas y puertas sufren daños severos.

Qué hacer en caso de huracán

¿Cómo nos preparamos?

Elaboremos juntos el plan familiar de emergencias. Es sencillo y puede salvar la vida de nuestra familia.

Con los miembros de la familia preparemos el maletín para emergencias, con alimentos no perecederos, radio, foco, documentos personales, medicinas y protectores para cubrir la nariz.

Acudamos a las autoridades locales para saber si la zona en que vivimos está expuesta a este tipo de riesgos.

Prestemos atención a los informes oficiales de radio, televisión y prensa escrita.

Seleccionemos cuidadosamente las zonas de mayor seguridad.

Aseguremos las puertas y ventanas con soportes adicionales de hierro, que resistan el golpe de fuertes vientos.

Aseguremos los vidrios de las ventanas con cinta o papel adhesivo especial para evitar que alguien resulte herido.

Analicemos las probabilidades de tener que evacuar el hogar.

Cortemos las ramas de los árboles que podría desprenderse y causar daño.

Almacenemos alimentos enlatados (atún, frijoles, sardinas, leche) que no necesiten refrigeración y agua purificada o hervida en envases con tapa.

Tengamos a mano una radio y linterna de pilas con repuestos necesarios.

Mantengamos un botiquín de primeros auxilios.

Si la autoridad recomienda evacuar el área y/o la casa donde vivimos. NO LO PENSEMOS, HAGÁMOSLO!, esta recomendación se basa en el conocimiento de peligrosidad del huracán.

Mantengamos la calma y tranquilicemos a los familiares. Una persona alterada puede cometer muchos errores.

¡Respondamos a tiempo!

Mantengamos desconectados el gas, la luz y el agua hasta asegurarse de que no haya fugas ni peligro de un corto circuito.

Trasladémonos a los sitios de seguridad elegidos como, edificaciones sólidamente construidas, sótanos o túneles.

Evitemos estar cerca de puertas y ventanas, donde haya vidrios o espacios descubiertos.

Tengamos a mano la reserva de agua potable.

Tengamos a mano el botiquín de primeros auxilios.

Desconectemos los interruptores de electricidad y gas.

Tengamos al alcance una radio encendida para recibir información e instrucciones de fuentes oficiales y una linterna.

Tengamos a mano ropa abrigadora e impermeable.

Vigilemos constantemente el nivel del agua cercano a la casa.

No encendamos velas; usemos lámparas de baterías.

Si el viento abre una puerta o ventana, no avancemos hacia ella en forma frontal.

No salgamos hasta que las autoridades indiquen que terminó el peligro.

Permanezcamos en un lugar seguro y estemos atentos al informe oficial de la CNE donde indique que todo ha vuelto a la normalidad

Después del huracán:

Conservemos la calma.

Sigamos las instrucciones transmitidas por las autoridades a través de los medios de comunicación.

Si hay heridos reportémoslo inmediatamente al número de emergencias 911.

Cuidemos que los alimentos estén limpios. No comamos nada crudo ni de dudosa procedencia.

Consumamos el agua potable que almacenamos o hierva la que va a tomar.

Revisemos cuidadosamente la casa y verifiquemos que no haya peligro.

Si la casa no sufrió daños permanezcamos allí.

Aseguremos que los aparatos eléctricos estén secos antes de conectarlos.

Usemos el teléfono sólo para reportar emergencias.

Si nuestra vivienda está en la zona afectada, no debemos regresar a ella hasta que las autoridades lo indiquen.

Eliminemos el agua estancada para evitar plagas de mosquitos.

Recordemos: La prevención inicia con nosotros, nuestra familia y la comunidad. Organicémonos con los vecinos y colaboremos con los Comités Municipales y Comunales de Emergencia, Municipalidades y otras autoridades locales.

¿Qué hacer en caso de tormenta eléctrica?

Una tormenta eléctrica es un fenómeno meteorológico caracterizado por la presencia de rayos y sus efectos sonoros en la atmósfera terrestre denominados truenos. Las tormentas eléctricas por lo general están acompañadas por vientos fuertes, lluvia copiosa y a veces nieve, granizo, o sin ninguna precipitación. Aquellas que producen granizo son denominadas granizadas.

Las tormentas eléctricas se forman debido a la combinación de humedad y aire caliente, este aire puede tener un rápido ascenso y también una fuerza que puede ser capaz de de levantar aire, tal como un frente cálido y frío, brisa marina o una montaña.

Así, todas las tempestades eléctricas tienen de por medio relámpagos, los cuales son descargas eléctricas que resultan de la formación de cargas positivas y negativas en una tormenta. Cuando esta formación es lo suficientemente fuerte, el relámpago se transforma en rayo, el cual aparece usualmente entre nubes o entre las nubes y la tierra. De hecho, un rayo puede alcanzar temperaturas de miles de grados en un milisegundo. De otro lado, está el trueno el cual consiste en el rápido calentamiento y enfriamiento del aire que se encuentra cerca al relámpago. Así, el poder de la carga eléctrica de un relámpago y el calor intenso, pueden ser capaces de electrocutar personas de manera instantánea así como también partir árboles, iniciar incendios y causar diferentes fallas eléctricas.

De hecho, una tormenta eléctrica es capaz de traer lluvias intensas (las mismas que pueden causar aluviones), fuertes vientos, granizo y relámpagos; así muchas personas tienen la idea de que los rayos no caen dos veces en el mismo lugar, pero esto no es así ya que en la práctica se sabe que caen varias veces en los mismos lugares de la descarga.

Así, veamos a continuación qué es lo que se debe hacer antes que una tormenta empiece o también durante esta:

¿Qué hacer antes que comience la tormenta eléctrica?

• Verifica que en tu jardín no existan árboles que se encuentren en mal estado, ya que durante la tempestad estos pueden caer sobre tu casa y causar daños o hasta heridos.
• Tener a la mano un kit de emergencias
• Toda tu familia debe saber qué hacer, esto quiere decir: cortar el suministro de gas, luz o agua; además, tener a la mano los números telefónicos de policías, bomberos, etc.
• Si tu familia se encuentra dispersa (es decir fuera de casa), deben saber cuál sera el punto de reunión.
• Instalar un pararrayos

¿Qué hacer durante la tormenta eléctrica?

Si estás dentro de tu casa:

• Fíjate que en tu jardín no haya objetos livianos que podrían ser arrastrados por el viento, como por ejemplo los muebles de jardín que deben ir dentro de tu casa.
• Asegura puertas, ventanas y persianas exteriores.
• No toques ningún aparato eléctrico o teléfono porque los rayos conducen su carga a través de los cables. De hecho, un televisor es peligroso en tal caso.
• No uses una ducha o cualquier artefactote baño porque las cañerías que son de metal pueden transmitir electricidad.
• Escucha una radio o televisor que se cargue a pilas o baterías para que puedas enterarte cómo va el curso de la tormenta y si la policía está dando nuevas instrucciones.

Si estás fuera de tu casa:

• Si estás en una piscina, sal de manera inmediata
• Refúgiate bajo un edificio o bajo un auto
• Si no encuentras ninguna estructura que pueda servirte de refugio, dirígete a un lugar abierto y encuclíllate cerca del suelo, lo más rápido posible.
• Si estás en un bosque lo mejor será que te dirijas a una zona de árboles bajos (nunca elijas un árbol grande que se encuentre aislado en el campo)
• Mantente alerta a posibles inundaciones en áreas bajas.
• Debes encuclillarte de tal manera que tus codos queden a la altura de tus rodillas y que puedas cubrirte los oídos con las manos.
• Evita zonas donde haya torres, cercos, árboles altos, líneas telefónicas o tendidos eléctricos.
• Aléjate de cualquier elemento que pueda atraer rayos como por ejemplo: palos de golf, cañas de pescar, tractores, bicicletas, equipamiento de camping, ríos, lagos o cualquier otra masa d agua.
• Si estás en una pradera y sientes cómo tu cabello se eriza significa que pronto caerá un rayo, entonces, inclínate hacia delante y pon las manos en tus rodillas, tal como lo dije líneas arriba (encuclillado). Retírate todos los objetos metálicos que lleves y no te acuestes en el suelo.

Si estás dentro de un auto:

• Para tu auto en una zona donde no haya árboles que puedan caer sobre tu vehículo.
• Quédate en tu auto y enciende las luces intermitentes hasta que pase la lluvia fuerte.
• No conduzcas por caminos inundados.

Cómo se estima la distancia de una tormenta:

Ya que la luz viaja mucho más rápido que el sonido, la luz de un relámpago se ve mucho antes de escucharlo, por lo que se debe estimar la cantidad de kilómetros que uno se encuentra de la tormenta, al contar el número de segundos entre la luz y el próximo sonido del relámpago; luego se debe dividir el resultado entre ocho. Es importante poder calcular esto, para saber qué tan lejos se está de evitar una tormenta y así no quedan bajo ella.

También el granizo puede ser parte de una tormenta eléctrica de gran intensidad, por lo que se recomienda guardar a todos los animales en algún lugar seguro y no salir de la casa hasta que este cese por completo, hay que recordar que las dimensiones de este pueden llegar a tener hasta el tamaño de una pelota de ping-pong.

¿Qué hacer en caso de incendio?

Un incendio es una ocurrencia de fuego no controlada que puede afectar o abrasar algo que no está destinado a quemarse. Puede afectar a estructuras y a seres vivos. La exposición de los seres vivos a un incendio puede producir daños muy graves hasta la muerte, generalmente por inhalación de humo o por desvanecimiento producido por la intoxicación y posteriormente quemaduras graves.

Qué hacer en caso de incendio

Cuando ocurren otros desastres, como por ejemplo terremotos, pueden venir acompañados de incendios.

Guía de evacuación en caso de incendios en edificios:

• Si se origina fuego en el espacio donde estás, salir rápidamente. Muchas personas ignoran que el fuego se incrementa en muy poco tiempo.

• Si lo sorprende el humo, respirar por la nariz y salir del recinto gateando.

• Nunca utilizar los ascensores. Usar las escaleras más cercanas.

• De estar atrapado en un recinto lleno de humo, quedarse junto al suelo, donde el aire es más respirable.

• Tantear todas las puertas con la mano; si están calientes, no deben abrirse.

• Abrir las ventanas y colocarse debajo de ellas.

• No tratar de extinguir el fuego si no dispone del elemento adecuado.

• No sea víctima del pánico ni salte, eso ha costado la vida a muchas personas. De haber esperado unos minutos más, hubieran sido rescatadas.

• Si hay pánico cerca de las salidas, no acercarse al tumulto. Trate de familiarizarse con la salida de emergencia o seguir las indicaciones.

• Una vez afuera, no trate de entrar. Llame inmediatamente a los bomberos usando el teléfono o la alarma.

...

No hay comentarios.: