29 mar. 2009

La Muerte (algunos aspectos sobre el Más Allá)

diagrama del Paraiso de Dante Strauffon blog

Los conceptos opuestos del Cielo e Infierno han subyugado al hombre desde los tiempos más remotos. Las culturas del mundo comparten la expectativa de una paz y una felicidad sin fin para quienes hayan llevado una vida recta. Y también asignan sufrimiento para los obradores de la maldad.

Actualmente las descripciones clásicas del Cielo y el Infierno son populares. Todo el mundo interpreta debidamente el convencionalismo de los seres alados, aureolas, luz y color blanco, y en contraste el sitio subterráneo con fuego.

La creencia en la vida del más allá es difundida, pero nadie puede presumir de saber con exactitud lo que ello implica. Lo que el hombre suele imaginar más allá del sepulcro es una transcendencia de los pensamientos y deseos terrenales. Los pueblos con carencia pensaban en abundancia, los pueblos guerreros como lo fueron los vikingos pensaban en aún más combates y la compañía de héroes.

La palabra "paraíso" es de origen persa y después pasó a los griegos. Literalmente significa "Tierra de bienaventurados". Designaba los jardines de palacio de los reyes de Persia, encerrados tras muros, y fue utilizado más tarde para aludir a ese lugar de dicha luego de morir. Respecto al Edén, lo conocemos desde las primeras páginas del libro del Génesis en la Biblia. En las religiones más populares, el Paraíso se halla situado en algún lugar del firmamento.

La religión védica del Indostán lo entendía como un reino de luz situado en los confines del cielo. Este Paraíso ofrecía la plena satisfacción de los deleites terrenos, "con música, cumplimiento de los deseos sexuales y ausencia de dolores y preocupaciones".

El cristianismo se inspiró abundantemente en las religiones hebrea y griega. Del judaismo procede la región celestial donde habitan Dios y los ángeles -Mas no creen en el Paraíso en la forma de los cristianos-, y del helenismo tomó la idea del viaje espiritual.

La idea de los Siete Cielos -siendo el séptimo y último la máxima felicidad- también es griega. El Elysium era la morada de los bienaventurados en su mitología. De ahí proceden los Campos Elíseos de los poetas que Homero coloca en el "confín del mundo". Otros griegos eran más precisos y los situaban hacia el Atlántico, en una "fértil tierra que tres veces al año producía frutos dulces como la miel".

La imagen escandinava del Valhalla, versión vikinga del Cielo, era menos placentera, y así lo expresa Wagner en sus óperas. En la mitología nórdica, el Valhalla era la mansión de los muertos. Se decía que el imponente palacio de Asgard tenía 450 puertas, tan enormes que podian entrar por cada una un frente de 800 guerreros muertos en combate. En su interior, el dios Odin celebraba festines con los héroes que las Valkirias, sus servidoras, conducían al Valhalla. Estas cabalgaban radiantes en medio de las batallas y seleccionaban entre los muertos aquellos guerreros dignos de cenar con el dios.

Pero la paz de los valientes era momentánea. Cuando llegaban, debian reanudar diariamente la lucha. Cuando caían, eran resucitados para el banquete de la noche, con el dios de las batallas.

El Islam, por su parte, tiene una fórmula más sencilla: para ser recompensado, adorar al único y supremo Dios, al cual invoca bajo el nombre de Alá. La palabra Islam significa "sumisión", y el "muslim" o musulmán significa "aquel que se somete". La religión islámica afirma que Dios es Alá, Mahoma es el profeta por quien se ha comunicado, y son el camino a la salvación tras el fin de la vida terrenal.

El Corán describe con vivos colores las delicias del Cielo. Ofrece jardines, fuentes, vino, y hermosas vírgenes. Aquellos que son admitidos pueden beber el vino que les estuvo prohibido en vida y mofarse incluso de los sufrimientos de los no creyentes.

Los budistas se apartan de la general creencia en el Paraíso. Ellos se sujetan a la creencia de innumerables ciclos de nacimiento, muerte, y resurrección. La religión de los discípulos de Gautama se esparció en el siglo VI antes de J.C., y enseña al hombre la forma de librarse del sufrimiento en vida. Solo cuando el ser humano se sobrepone al ansia y el deseo material puede alcanzar el Nirvana, que simboliza la paz absoluta.

El otro lado de la moneda, el Infierno, responde a diversas concepciones según las culturas, pero el judaismo y cristianismo lo presenta como un terrible medio disuasorio para el pecador impenitente. Supone la amenaza de condena eterna, especialmente entre llamas, y se han descrito con viveza sus castigos como medio saludable contra la inmoralidad, el crimen, y un recurso para la salvación del cristiano.

Los primitivos aceptaron desde el principio la realidad del Infierno y en especial la existencia del tormento de fuego. Ello explica la difusión de las enseñanzas del Apocalipsis en el siglo II, que dicen: "Algunos condenados estaban colgados de la lengua; eran aquellos que habian blasfemado contra la justicia, y tenían bajo sus pies un fuego cuyas llamas les atormentaban... Y en otro lugar habia piedras más afiladas que espadas, calientes como ascuas de fuego, sobre las que hombres y mujeres cubiertos de harapos eran arrastrados con gran tormento... Junto a ellos habia unas mujeres sin más vestidos que las sombras, las cuales eran cruelmente castigadas y sus carnes desgarradas en pedazos. Son aquellas jóvenes que no supieron conservar su virginidad hasta el momento del matrimonio".

Homero describió con pesimismo una espantosa oscuridad a la que todos o casi todos los muertos debian ir. Era la morada del Hades, dios de la muerte, que gobernaba -como se describe en La Ilíada- odiosas estancias de podredumbre que llenaban de horror aún a los dioses. Los griegos sentían tal horror de la muerte que incluso procuraban no nombrarla.

La Estigia, río de los muertos, se convirtió en el más conocido -como muestra Dante en su Divina Comedia-. Los muertos la cruzaban en la barca de Caronte, quien cobraba por el pasaje una moneda, depositada por los parientes en el cuerpo de su ser querido.

La descripción del Islam es también tenebrosa. El Infierno "se halla cubierto de fuego, barrido por vientos pestilentes, e inundado de agua hirviendo".
Leer Completo ...

22 mar. 2009

Mirada al futuro (Antiguo diálogo con Isaac Asimov)

Mirada al futuro con Isaac Asimov

-Durante siglos, los profetas han pronosticado el fin de la Tierra. ¿Que tipo de fin natural se imagina usted que sufrira este planeta?

Un final natural e inevitable, aunque ninguna otra cosa marche mal, es la muerte del Sol. Cuando se haya agotado el hidrógeno, el helio que aun quede se inflamará y se transformará en carbono. Como respuesta a este fenómeno, el Sol se pondrá al rojo vivo. Pero como su superficie será mucho más grande, la cantidad total de calor será mucho mayor y freirá la Tierra.

-¿Qué esperanza habrá entonces? ¿Qué podrá hacer la humanidad ante esta catástrofe? ¿Podremos escapar y vivir en alguna otra parte?

Es casi cierto que antes de que suceda nos habremos esparcido por nuestra propia galaxia y quizá por otras. La forma más práctica, salvo que surjan nuevos avances técnicos difíciles de pronosticar, será la construcción de grandes naves a modo de unidades ecológicas autonomas. Pequeños mundos independientes lanzados al espacio.

La forma más lógica para realizar tal proyecto parece ser el aprovechar pequeños asteroides: se les excavaría el interior y se les abastecería de cuanto escasea en ellos. Sin duda, en 8,000 millones de años tenemos bastante tiempo por delante para llenar el espaco con ese tipo de naves, y antes del fin de nuestro planeta habremos colonizado mundos por el universo. Casi seguro nos encontraremos con otros seres inteligentes que hagan lo mismo.

-Según usted es probable que la Tierra dure otros 8,000 millones de años. ¿Sobrevivirá también la humanidad hasta entonces o saltaremos antes por los aires?

Tal vez podría ocurrir en cualquier momento, con la salvedad de que, mientras más tiempo pase sin que suceda, más firmemente creo que se evitará. Hemos estado a punto de desencadenar guerras nucleares y las hemos evitado.

-¿Podría la Tierra ser destruida por un cuerpo enorme viniendo del espacio?

Es improbable. El espacio está constituido en mayormente un vacío, es minima la probabilidad de ser blanco especifico de un cuerpo de gran tamaño. Por ejemplo, la distancia entre las estrellas en nuestra galaxia es de unos 9 años luz, o sea, unos 80,000 millones de kilómetros.

En realidad, las estrellas de nuestra galaxia guardan la misma proporción que si sólo hubiera unos pocos granos de arena en todo el Central Park de la ciudad de Nueva York.

-¿Es posible una invasión y la consiguiente aniquilación de la humanidad por seres de otro planeta?

Esa es una hipótesis muy bien conocida de la ciencia ficción, pero no me parece probable. Los seres inteligentes más próximos a nosotros quizás estén a unos 50 años luz; esa distancia no es fácil de cruzar. Si alguien estuviera tan adelantado como para atravesarla, creo que esa raza también habría progresado en su convivencia e interacción. No sería razonable que actuasen como bárbaros.

-Entonces, ¿cuales son los peligros a los que usted cree tendrá que hacer frente la humanidad?

A menos que actuemos de forma decidida desde ahora, temo qe podríamos destruir la civilización como la conocemos dentro de 30 o 50 años. Nos dirigimos rápidamente a ese objetivo.

-Semejante idea resulta alarmante en un espacio de tiempo tan corto.

Así es de desesperada la situación. La alimentación de tantos habitantes causa ya problemas. Una gran proporción de la humanidad está ya expuesta al problema del hambre.

En el año 2009 no se podrán duplicar los recursos alimenticios en relación con el creciente número de personas. Puede que las plagas de hambre se conviertan en algo frecuente. Además, habrá un aumento en las enfermedades. Habrá inquietud generalizada en todo el mundo, pues hasta países normalmente no expuestos a la carencia la sufrirán entonces de manera notable. No es probable que se conviertan en naciones autosuficientes en el plano económico.

-¿Significará esta situación el fin del mundo?

Creo discutible el saber si nuestra civilización técnica, excesivamente complicada y por tanto frágil, podrá soportar una crisis de este tipo.

La historia de la humanidad está marcada por el avance técnico. En aquellos periodos en que dicho avance decae por algún tiempo, tenemos lo conocido como una época de oscurantismo. Los ejemplos son la Edad Media de la Europa occidental, entre otros. El próximo declive de ese tipo, que nos prive de nuestra tecnología, nos hará sufrir otra edad media que por primera vez será mundial.

Es un riesgo, una edad media que llegue luego de haber acabado con el petróleo, tras haber agotado los yacimientos de carbón más económicos y disipado los mejores filones de minerales de la faz de la Tierra; y tras haber convertido en irrenovable parte de nuestro medio ambiente, y destruido gran cantidad de suelo por excesiva explotación.

-¿Tenemos algún motivo para sentirnos optimistas?

Sí, porque es asombrosa la rapidez con que puede cambiar el ser humano cuando se ve precisado a hacerlo. Quizá la gente comprenda que la cifra de natalidad deberá reducirse y los recursos se tendrán que cuidar. Recuerde también que la humanidad ha encontrado siempre medios de sobrevivir a las catástrofes del pasado. Por ejemplo, durante la peste negra, en el siglo XIV, murió una gran parte. Fue una cosa terrible, pero lo asombroso es que con una enfermedad tan contagiosa y fatal esparcida, y con una humanidad que dejaba de lado los métodos elementales de la higiene, sobrevivieron los dos tercios de la población.

-Entonces, ¿podríamos llegar al punto de vivir en la Tierra aun por mucho más tiempo, y cuando algo ocurra, sea posible irnos y subsistir?

Mucho antes que tal cosa suceda. Si no nos suicidamos inútil y temerariamente, es casi seguro que llegaremos a una situación en la que nada nos podrá perjudicar.
Leer Completo ...

15 mar. 2009

Manual de Supervivencia (fragmento)

supervivencia

I.- TEORÍA Y PSICOLOGÍA DE LA SUPERVIVENCIA

Debemos tener en cuenta que una situación de supervivencia es una prueba de resistencia. Y en este tipo de pruebas el músculo que jamás debe fallar es la voluntad. Voluntad de vencer, voluntad de sobrevivir, este es el factor más importante. Al final todo se reduce a una actitud psicológica fuerte que nos permita enfrentarnos sin desfallecer a la desesperación, la angustia, el tedio, el dolor, el hambre, la fatiga... Si no estamos mentalmente preparados para enfrentarnos con lo peor tendremos pocas posibilidades de sobrevivir.


Aliado y enemigo: miedo y pánico

Es imposible no sentir miedo cuando uno se encuentra aislado y perdido lejos de la civilización. El miedo es una reacción natural de todos los animales frente a elementos hostiles, una descarga de hormonas en la sangre que agudiza los sentidos y prepara el cuerpo para luchar o huir. En este sentido, el miedo es, sin duda, beneficioso. La cara oscura del miedo es el pánico. El miedo descontrolado e irracional. Jamás debemos caer en él. El pánico es destructivo, conduce a la desesperación, impide analizar la situación con claridad y tomar decisiones positivas. Conocer las técnicas de supervivencia inspira confianza y es un paso muy importante para evitar sucumbir al pánico. Por otro lado, debemos concentrar nuestro pensamiento en el análisis de la situación y las tareas que debemos realizar para aumentar nuestras probabilidades de supervivencia, y eliminar de inmediato cualquier pensamiento autocompasivo, o de desesperación.

La mejor arma: estar preparados

Indudablemente, nadie espera encontrarse en una situación de este tipo, pero si viajamos por zonas deshabitadas o en avioneta o por mar, el riesgo, aunque sea mínimo, siempre está presente. La regla principal que todo el mundo debe seguir es informar a alguien de cual va a ser nuestro itinerario. De esta manera aumentan nuestras posibilidades de ser rescatados con brevedad. Llevar un equipo de supervivencia en nuestra mochila, un manual de supervivencia y conocer las técnicas que nos ayudarán a sobrevivir proporciona una gran fuerza psicológica. Por otro lado, una vez extraviados, siempre hay que prepararse para el supuesto de que pasaremos un largo periodo de tiempo en el que tendremos que seguir vivos, incluso aunque hayamos informado de nuestra ruta. Normalmente es mejor permanecer al lado del vehículo accidentado. Si nos alejamos de la ruta que habíamos trazado para nuestro viaje tendrán más dificultades para rescatarnos. No debemos olvidar que el momento más duro será cuando el avión o el barco se aproxime a nosotros y pase de largo. Supondrá una dura prueba psicológica; la desesperación y el abatimiento en estos casos son naturales, pero debemos luchar contra ellos y pensar que ya pasará otro. Si nos están buscando, antes o después volverán. La preparación física también es importante. Lógicamente tendrá mas posibilidades de sobrevivir quien está en buena forma que quien no. Pero el riesgo no se encuentra en estar en baja forma, si no en ignorarlo. Debemos valorar nuestra fuerza y resistencia de forma realista, sin dejarnos influir por las marcas de nuestra juventud. Hay que tener la sensatez de adecuar nuestras actividades a lo que somos capaces de hacer. Acometer empresas que luego no podremos terminar sólo sirve para derrochar una energía muy valiosa y que nos invada la desesperación.

Cómo actuar

Tener un plan de acción aumenta nuestra confianza y mantiene nuestra mente ocupada. Los siguientes puntos pueden ayudarnos a elaborarlo.

1.- Análisis de la situación: Se debe analizar la situación para organizar un plan. Quizá hay heridos, o me amenaza algún peligro. Tener agua y alimentos es importante, igual que poder obtenerlos por los alrededores. A la hora de trazar un plan hay que establecer prioridades. Hay que tener en cuenta los peligros del entorno y cómo evitarlos. En ocasiones, dependiendo de cada situación concreta, habrá que alterar el orden de las prioridades o sustituir unas por otras. Por ejemplo:

-Prestar primeros auxilios-Preparar las señales-Abastecerse de agua-Procurarse un refugio-Abastecerse de comida-Prepararse para desplazarse (normalmente suele ser mejor permanecer al lado del vehículo accidentado)

Es útil preparar un inventario del material, el agua y la comida de la que disponemos y prepararnos para abastecernos por nuestros propios medios de estos últimos antes de que se agoten las reservas.

2.- No tener prisa: Salvo en los casos de urgencia médica, la conservación de nuestra energía es un factor más importante que el tiempo. Por otro lado, el agotamiento por una actividad física sin un objetivo preciso provoca una situación de desamparo que socava nuestra moral. Por ello, todo lo que hagamos tiene que responder a un plan y un objetivo preciso.

3.- Recordar dónde te encuentras: Probablemente tendremos que alejarnos del lugar del accidente o de nuestra base o refugio para explorar los alrededores. En estos casos hay que tomarse un tiempo en analizar los rasgos del paisaje y hacer un mapa mental del lugar. Debemos marcar el camino para poder volver sobre nuestros pasos y no perdernos, pues el golpe psicológico que provoca esta situación es durísimo.

4.- Dominar el miedo y el pánico: Hay que mantener la mente ocupada con estas medidas. Debemos ser optimistas y confiar en ser rescatados, pero también debemos prepararnos para afrontar futuros problemas.

5.- Improvisa: En una situación de supervivencia siempre hay algo que hacer. Utilizar nuestra inventiva y creatividad aumenta nuestra confianza

6.- Valora tu vida: Si perdemos la voluntad de sobrevivir, el deseo de mantenernos con vida, el conocimiento de estas técnicas es inutil. No debemos correr riesgos innecesarios que puedan provocarnos un accidente.

Circunstancias personales

Las personas que emprendan viajes, especialmente si van a zonas alejadas o peligrosas, deben tener en cuenta sus necesidades personales. Diabéticos, alérgicos etc. deben incluir sus medicamentos en el equipaje. También deberían llevar unas gafas de repuesto quienes las necesiten. Cada uno debe conocer sus circunstancias y prepararse para afrontarlas...

Puedes visualizar este útil manual con ejemplos graficos y sencillas instrucciones para la construccion de refugios, caza y pesca, orientación, elaboracion de fogatas, purificacion del agua, etc. a continuación.

Manual de Supervivencia

Leer Completo ...

26 feb. 2009

La Strauffoncracia (Si tuviera el poder de Dios)


Era un dia como cualquier otro para la mayoria de la gente. Todos iban y venian a sus trabajos, sus escuelas, sus compromisos. Continuaban gastando su energía y existencia en las obligaciones adquiridas de una sociedad que demanda mucho y solo a algunos les otorga satisfacción plena. Los mortales, en esa enorme granja de hormigas llamada Tierra, no veian nada de diferente a ese momento.

No obstante, para Strauffon si era muy diferente. Y cómo no iba a serlo, si se hallaba ni más ni menos que en el Cielo. Y no, no era ningun bar con ese nombre. Era el Paraíso, el Elysium mismo. Habia sido de pronto arrebatado a la presencia del Señor. Se presentó Él en forma de una gloriosa luz, de una naturaleza tan imponente que parecía traspasar cuerpo y alma. Strauffon no tuvo más remedio que cubrir sus ojos, y escuchar la voz del Señor hablándole.

Y fueron las palabras de Dios las que resonaron. Preguntó directamente al huésped el porqué de sus quejas, y si acaso estaba juzgando como ineficiente la labor del Todopoderoso.

- No es así - contestó Strauffon - Nunca califiqué de ineficiente Tu labor, pero sí he dicho que no habría necesidad de ese velo de misterio alrededor de cuanto piensas y haces.

Preguntó el Señor si creía que él podría hacerlo mejor.

- Yo no te conozco. Sé de Ti, pero no alcanzo a comprender lo que piensas, eres, y haces. Nunca diría que puedo hacer mejor que Tu. Pero me atrevo a decir que yo haría un buen trabajo.

La majestuosa luz parpadeó. Hubo un breve momento de silencio, y el Creador emitió su decreto. Creyéndose perdido, quizá juzgado por lo que a los oídos divinos habría sido una blasfemia, Strauffon tuvo que cerrar los ojos y encogerse de hombros. Y entonces no podía creer lo que oyó. Una noticia que llenaría de asombro, dicha, y otras emociones mezcladas a un nivel nunca imaginado por un mortal.

- ¿Yo tomo tu lugar? ¿Es cierto lo que escucho?

La voz le dijo entonces que, mientras Él estaría "a un lado" en su lugar fuera del tiempo y el espacio, sería él quien tomaría lo que era una completa reproducción de su poder, mas no de su sabiduría. Strauffon, consciente de que eso equivalía a ser dejado con solo un poderoso brazo y una poderosa pierna, aceptó sin embargo con gran agradecimiento, esperando su propio intelecto pudiera manejar lo que requeriría el mayor Saber de la Creación. El Señor le preguntó si sentía estar a la altura de ese honor.

- Procuraré estarlo. Lo que puedo decirte es que será mucho mejor que una película de Jim Carrey.

La voz murmuró su aprobación, y todo se tornó brillante y cegador...



Alexander Strauffon

En un principio, la nueva deidad permaneció sin hacer nada realmente notorio. Se consolidó como líder, abrió relaciones de negocios, saboteó proyectos tontos de la humanidad, y dio a su mansión el esplendor que merecía alguien de tan elevada posición. Aunque aun con eso, no quiso residir en el Cielo, ni contar con su propio coro de querubes entonando cánticos de alabanza, como ocurría con el Invisible.

- Reverendo - dijo uno de los 4 hombres de visita en su hogar, estrechando la divina mano - Hasta pronto.

Eran hombres poderosos, esos cuatro. Gente con quienes se encontraba haciendo negocio. Pero ya era bastante de eso por ese día, pues se retiraban ya, y la gente allegada a Strauffon estaba ya en la modesta salita tamaño Mames, en la que podrían caber tres viviendas juntas (viviendas buenas, no cualquier pinche nalga con puerta y ventanas que llaman casa estos días). Los recibió enseguida a los tres, con gusto pero a la vez con visible seriedad. Ya estando en su despacho y habiéndose servido una copa algunos, sentado como estaba, el Reverendo habló:

- Esta noche la Familia Strauffon se cobra sus cuentas.

Todos prestaron oído atento.

- Carlos Slim... - continuó diciendo en voz alta - Ese jodido cerdo monopolizador, acaparador de bienes a costa de muchos males, de boca que habla miel mientras sus acciones son suciedad. Ha estado jodiendo al país y al pueblo por mucho tiempo. Que se joda. Que se joda una y mil veces.
- ¿Ely? - dijo Strauffon, dirigiéndole la mirada.
- Sí, me encargo. - asintió Ely, comprendiendo el mensaje a la perfección.

Carlos Slim de Telmex

Esa misma noche, Carlos Slim cayó a manos de Ely y los dos guardaespaldas que la acompañaban. Entraron a la casa del magnate, con tan buena fortuna que lo atraparon cagando. Una bolsa en la cara, un forcejeo en una escena poco ortodoxa, y listo.

- Nerost - continuó Strauffon - Toma un avión a Costa Rica. "Enciende una vela" por nuestro querido Hugo Chavez.
- Mh, mh - carraspeó Spawny - Disculpe, patrón...
- ¿Qué pasa?
- Hugo Chavez es de Venezuela, no de Costa Rica.
- Ah si - se corrigió el líder - Joder, a veces me pasa. Todos estos países de esa zona son tan facilmente confundibles en las conversaciones. Nerost, ve a Venezuela entonces.
- Está bien - asintió Nerost.
- Y es más, ve a Costa Rica y mata también a su presidente. No me da confianza alguien que no me impacta lo suficiente para recordar su nombre al momento.
- Hecho.

Nerost partió también varias horas después. Luego de uno de tantos discursos llenos de fanatismo y de mentiras, donde Chavez parecía un gorila declamando, el mandatario se retiró. Habiendo mucha gente en ese momento, hubo que irrumpir en su vivienda también, silenciando a su guardia completa. Unas cuantas balas a su socialista trasero, y se le lanzó por el balcón, para estar seguros.

Spawny

Spawny aguardaba que le encomendaran su propia misión. Seguramente algo de igual impacto e importancia. Se lanzaría como los célebres gangsters de antaño, que con un dedo presionado sobre un gatillo alteraban el curso de eventos como la mano de Dios misma. Se inclinó hacia adelante en su asiento, atento a la encomienda que la harían de algún importante personaje...

- Spawny, quiero que vayas y asesines a Adal Ramones.

La extrañeza del demoniaco no-tan-amigo de todos fue evidente.

- Patrón - dijo - ¿Oí bien? ¿Adal Ramones?
- Sí.
- ¿El pseudoconductor higadito idiota de México que plagiaba a Saturday Night Live y el show de Conan O'Brian para hacer un programa pedorro mal elaborado y de inmerecido presupuesto?
- Sí, el mismo.

El desconcierto fue aún más.

- ¿Por qué me manda a mí a eso? No chingue. -con todo respeto-
- Estamos haciendo una clara declaración. Que México lo vea como una representación de que el régimen de la Familia Strauffon dará muerte a la pendejez, pues no la tolera.
- Si lo que quiere es hacer esa declaración, ¿Por qué no mejor matamos a López Obrador?
- Ése ya se hizo el Harakiri. No se necesita otorgarle atención.
- ¿Bill Gates?
- Ese de tonto no tiene un pelo. Se la dejó ir hasta a los que confiaban en él desde el inicio de su carrera.
- ¿Benedicto XVI? - insistió Spawny.
- Hay un plan alterno para eso. Por ahora, no.
- ¿El Arzobispo de México?
- Carajo, Spawny. Dije que no.

El rostro de Strauffon era frustración y desesperación al momento de poner su copa en la mesa y voltear a ver a su empleado.

- Es que ésto es una mamada, jefe.
- ¿No puedes ser solidario a la causa como mis dos grandes amigos aqui presentes? Bien. Puedes entonces volver con Oh-Em a un trabajo pagado apenas arriba del mínimo.
- ¿Por qué me lastima, jefe? Siempre le he sido leal.
- Solo quiero comprobar que estés. Ahora, ¿te quedas?
- Sí, me quedo.

Más tarde, Ely comentó a Spawny que habia sido atinada su decisión de quedarse. Él le contestó que aunque quisiera no habría tenido opción. En la última evaluación injustamente calificada de su desempeño, como respuesta a ello Spawny le había dado una terrible mordida a Oh-Em en la oreja. A los jefes normalmente no les agrada que les hagan eso.

- Aunque aún así creo que sería mejor alguna de las otras opciones - dijo Spawny.
- ¡Ah, que la reverenda chingada! - exclamó Strauffon - Ya estuvo. Ahora por esa pinche insolencia y necedad, tendrás que...
- Oh no patrón, por favor.
- Spawny, ven aquí y besa el anillo. - ordenó Strauffon, extendiendo la mano con el Anillo del Ragnarok en su dedo.
- No patrón, por favorcito - pidió, como indito azorrillado.
- Hazlo, ahora.

Spawny se hacía hacia atrás y decía no con la cabeza, como los niños huevones que no quieren entrar a la escuela.

- No quiero. :(
- Si no lo haces, no tendrás ningún aumento a tus poderes y propiedades en este nuevo Orden Mundial.
- Tenemos la completa seguridad de que éste es el camino indicado, ¿verdad? - preguntó Ely.
- Así es - aseveró Strauffon.
- ¿Qué hay de la ocupación?
- Hay un momento para todo. Tú ten paciencia; para hacer pasteles se necesita romper algunos huevos.
- ¿Y la Iglesia? - inquirió Nerost.
- Tú juegas un papel importante en esa parte. Pero de nuevo: no podemos saltar al segundo acto sin completar el primero.
- Muy bien. Ya sabemos que todo marcha.
- Sí - dijo Strauffon - Sólo falta un pequeño detalle...
- ¿Cuál?
- ¡BESA EL ANILLO, SPAWNY!



Alexander Strauffon

Horas más tarde, el pintoresco engendro se puso en marcha. Sabia que su blanco tenía ya la intención de resucitar su absurdo programa enajenador de mentes y saturador de horario. Para cumplir el mensaje de Strauffon y además impedir que reviviera tal bazofia, la sentencia se debía cumplir.

Ramones estaba en un evento pedorro de los que gustan solamente a la plebe, donde quedan cautivados por verlo tomar un micrófono y decir tonterías y chistes sin imaginación, a la vez que sus patrocinadores colocan sus anuncios en lugares clave. Spawny iba disfrazado de policía, y sus acompañantes de traje oscuro. Éstos dispararon, pero solo atinaron a los pobres pocosueldo que acompañaban para ayudar a montar el show. El blanco huyó, con Spawny tras él, hasta que lo acorraló en la entrada de una tienda y lo amagó con su arma.

- Hola, ANAL - y le disparó dos veces - ¡MAMONES!

El conductor de televisión cayó, luego del tercer remate.

- ¡Y eso es por hacer televisión pedorra! - dijo Spawny - Y por además agregarle lacras como el tal Jordi Rosado, y por tus programas nalgas, y por ser tan puñetas, y... ¡por no acabar de quemarte cuando tuviste aquel accidente, cabrón!

Cuando el auge de los incidentes estaba en pleno y llevaba ya 2 semanas de saturación en los medios, se convocó a otra junta, tanto con Ely, Nerost y Spawny, como también de los tenientes de cada uno de ellos, según sus zonas. La nueva deidad Strauffon se encontraba en un sillón recostado en cómoda posición, fumando. Por su mirada parecía no haber tenido una noche de sueño hacía tiempo, lo cual no importaba -a pesar del aspecto que le diera-, pues ya no requería dormir.

- Nos extenderemos - les dijo con una sonrisa - A nivel internacional.

Y el mundo sumergido en su pendejez seguía en sus guerras en el Medio Oriente, malgastando recursos en vez de destinarlos a los rubros correctos, con politiquería barata y hostilidad disfrazada con palabras falsas derramando miel. No se arrepintieron luego de los mensajes que se les envió, ni abrieron sus ojos al tornarse la Familia Strauffon en el Nuevo Orden Mundial, extinguiendo toda influencia de los que están detrás del telón, esos del "Ojo que Todo lo ve", pues Strauffon se había tornado en ese Ojo, y además en la Mano que todo lo podía.

El día de la Anunciación fue impresionante para todos. Ésta deidad no se rodearía de secreto y misterio, dejando que la humanidad abusara del libre albedrío como ya mucho tenia haciéndolo. A pleno mediodía, todo se oscureció. La gente salió desconcertada de sus casas, de sus lugares de trabajo, de todo sitio donde se encontraban. Por poco más de una hora se estuvo así, y los reportes llegaron rápidamente de algo poco más que imposible: todo el planeta estaba privado de la luz. Ya algunos se aprestaban para hacer desmanes, robar, y dar rienda suelta a lo que por naturaleza estaban inclinados: el Mal. Pero antes que lo hicieran, una estruendosa voz se dejó oír, haciendo eco en la mente de todos, a tal grado que muchos metían se tapaban los oídos y sacudían enérgicamente sus cabezas.

- Gente del maltrecho planeta Tierra - dijo la voz - Este es STRAUFFON, quien les habla. Éste es quien ha de regirlos de ahora en adelante, pues me he vuelto el Todopoderoso, quien procurará su bienestar aún a costa de su necio empeño de autodestruirse. No soy a quien llamaron Padre ni es mi intención llegar a serlo; soy el Padrino de la Creación, soy el severo Padrastro de ustedes, que ha venido a darles paz y orden, mas no en suaves mensajes que de sobra sabemos van a ignorar; sino bajo mano dura e implacable. Pues ustedes son una raza con los caprichos e inestabilidad de malcriados niños, así los trataré. Los quiero, hijos míos. Los quiero, aunque no lo crean, y por ello les pondré una chinga tan, pero TAN suprema que los disciplinaré de una vez por todas.

I - La Depuración

La luz regresó, y la gente estaba inquieta a lo largo del dia. Antes que éste concluyera, la OTAN desplegó sus fuerzas en busca de la deidad, buscando ponerle fin. Tan predecible: una respuesta hostil por parte del humano. Teniendo la certeza de que los llamados de "Primer Mundo" comprenden mejor los mensajes dando en su talón de Aquiles, el cual es precisamente su mundo capitalista y sus íconos representativos, Strauffon se convirtió en una gigantesca nube de humo negro que llegó a Manhattan, cubriendo todo y encaminándose luego a Times Square, el concurrido sitio de Nueva York. La Fuerza Aérea surcaba el cielo, y la infantería avanzó. La nube se convirtió en la imagen de Strauffon, gigante e imponente, dejando al Empire State como un mondadientes en comparación.

Los misiles se dispararon, tan solo para darse cuenta que la figura era translúcida. Suspendieron su ataque al cabo de un momento. Con un pensamiento, averió las naves, obligándoles a descender de emergencia. Saboteó todo lo electrónico, pero aun así siguieron en su empeño. - "Nuevamente, es cuestión de íconos sociales" - pensó Strauffon - "Vamos por uno"

Desapareció por completo, y apareció en su tamaño normal, dentro de la Casa Blanca y frente al escritorio de Barack Obama. Un breve cerrar de ojos, y los del Servicio Secreto estaban desarmados y pegados al techo. Le dirigió la palabra al mandatario enseguida:

- Yo! Wuzzup, my nigga?? Show me some looove, homie!
- Aye, aye! Wuzup yo!

(Para comodidad del lector, se le ofrece una versión doblada del diálogo)

- Hola. Saludos, Señor Presidente. Venga esa mano.
- Sí, qué tal. ¿Como esta usted?
- Perfectamente, y con ganas de trabajar por un mundo mejor. Seré breve: es su decisión si desea considerarme una amenaza para el mundo, aunque no es así. No soy más una amenaza que lo que han sido otros personajes y eventos en la historia que se perfilaban por ser un bien inmenso a los ojos de todos. La diferencia es que yo si iré acorde a lo que piense, diga, y haga. No me traiciono a mi mismo, y por ende, no traicionaré al mundo. Lo que haré en los siguientes días podrá ser considerado injusto, tal vez brutal, pero esperen a ver el futuro del mundo luego de la depuración. Ésta es mi palabra, y como tal, no puede ser cuestionada.

Alexander Strauffon

La rendición de los gobiernos mundiales en ese momento vigentes ocurrió tres días después. Antes de eso, la deidad terrible se habia mostrado en toda T.V., pantalla, y monitor del mundo, aún los desconectados o descompuestos. Dirigía su mensaje a los primeros que habría de purgar.

- Gente que se dedica al crimen: Éste es un últimatum. Tienen un día para cesar sus actividades, desmantelar sus operaciones actuales y planeación futura. Luego de ese plazo, entrará en vigor la Ley Divina. Nadie puede estar sobre la Ley mas que aquellos de gloriosa naturaleza que la suministramos. La justicia no puede ser decidida de humano a humano. Aquí entramos nosotros.

Pero nadie pudo imaginar en qué consistía su ley. Y a pesar de incidentes tan grandes, no se detuvieron en sus malas obras. Siguieron matando, y robando, y ofendiendo a quien acababa de ofrecerles un buen trato. Se desilusionó entonces el nuevo dios; y convocó a Spawny.

- ¿Qué pasó, jefe?
- Prepárate para tu transformación.
- ¡Ay no! ¿En qué me va a convertir? No, no, no...
- No seas nena, cabrón. A ver, acércate.
- ¿Para qué? - preguntó Spawny con los ojos muy abiertos - ¡Ya besé el anillo, ya!
- Deja de mariconear, estáte quieto. - poniendo sus manos sobre la cabeza de Spawny, Strauffon continuó - Eres ahora Spawny el Arcángel Depredador en este Nuevo Orden. Habrás de liderear el ejército que castigará a los lacras. Álzate y ve tu nueva imagen.

Extendiendo su poderosa mano abierta hacia Spawny, lo dotó de músculos y apariencia escultural, poderosas alas retráctiles, y una impresionante armadura.

- ¡Chingón! - exclamó Spawny - ¡Esto es la ley!
- He creado un ejército de ángeles a mi servicio, pues los del Cielo no he querido apartarlos del Altísimo. Son los Ángeles Ejecutores. Tú los comandarás. Vayan, vayan, vuelen. Tráiganme a los criminales más sádicos. Traigan a asesinos y violadores. Traigan a políticos corruptos que alguna vez le concedieron favores a ellos. Reúnanlos.

Y Spawny voló, convocando al ejército alado con sus alentadoras palabras, como el generalísimo que era, cual nuevo Arcángel Miguel:

- ¡ÓRALE, CABRONES! ¡Vamos por ellos! El rigor del Chorizo Divino para todos, y al por mayor. ¡A huevo!

Alexander Strauffon

No conforme con los sitios de espectáculos ya existentes, Strauffon edificó con su pensamiento, haciendo que brotaran del mismo suelo, réplicas del Coliseo Romano en puntos clave del mundo, hasta llegar a 7 (Pues no pudo resistirse a hacer un guiño cabalístico con sus creaciones). Pero éstas réplicas eran inmensamente más grandes, asegurando un show único para el propósito que tenía.

Y entonces llegaron con gran cantidad de prisioneros. Homicidas, ladrones, violadores, pederastas, terroristas, escoria de la peor calaña. Y por encima de todo, políticos y funcionarios dados a la corrupción, mentira, y más. Spawny y los ángeles ejecutores los distribuyeron en los distintos Coliseos. Entonces se llamó a la mayor cantidad de gente posible, quienes llegaron en multitudes. Y la cobertura mediática fue total. Nadie debía perderse nada de eso.

- Aquí están los agentes nocivos el mundo - clamó la voz del terrible dios, oyéndose en todas partes - Para el entretenimiento de todos ustedes. Se les pondrá a combatir con distintas armas, con la salvedad de las de fuego. Se soltarán leones, tigres, leopardos, pumas, y una enorme variedad de ingeniosas cosas. Deberán combatir hasta morir. Los que martirizaron a los pueblos ahora deberán martirizarse a sí mismos, para nuestro placer. Si lo hacen, su muerte les permitirá el paso a un sitio de paz, inmerecido por cierto. Los que sean renuentes, serán forzados a entrar al combate y morir de todos mundos, y se les castigará eternamente en el lugar de tormento reproduciendo cada horror relatado en el Infierno de Dante. Y no podrán morir jamás, ni dejar de sufrir.

Sobra decir que los criminales fueron unánimes en su decisión de cooperar. Y así comenzaron los Juegos Strauffonianos; con combates grupales, con bestias, con ángeles persiguiéndoles en carrozas y acosandolos con lanzas y flechas, con enormes calderas sobre la arena soltando aceite hirviendo mientras continuaban su lucha. Y la gente se maravilló a la vez que sintió terror. Esa mezcla tan única de miedo con suprema dicha que hace a cualquiera cautivarse. La prensa hablaba en todas partes del Dios Loco, el Supremo Castigador, el Aniquilador Divino...

- Parece que están anunciando a un luchador de la WWE - dijo Spawny.

Volaron cabezas, tripas, miembros, y ríos de sangre pecadora corrieron ante los ojos de los impresionados testigos. Extremistas musulmanes combatían sin cesar a hordas de Maras, pandillas de ciudades estadounidenses eran confrontadas con las mexicanas. Y todos cayeron, como debía ser. El nuevo dios los convirtió en ejemplos, y llamó a todos a evitar el crimen y procurar el crecimiento en toda área y la evolución, pues la abundancia debía ser para todos y no para unos cuantos. Luego vino la incondicional entrega de las naciones, las cuales fueron conservadas en su mayoría, por cuestión práctica, con sus nombres y territorios, pero una enorme reforma judicial fue llevada a cabo en cada una de ellas. Y ahi estaban los invencibles ángeles, para asegurar que todo fuera hecho en el más perfecto orden.


El poderoso Strauffon transportó a Kate Beckinsale y a la vocalista Hayley de Paramore a sus aposentos, junto con varias otras más, y las convirtió en sus mujeres. Y ellas se rindieron a su Titánico Amor, pues no sería un dios solitario, sino todo lo contrario. Y él las amó como solo los dioses pueden hacerlo, en formas intensas no comprensibles a los mortales.

II - La Reestructuración

Cruz de Lorraine

- Ven aquí Nerost, camina conmigo - dijo Strauffon, comenzando a andar, seguido de su amigo por los pasillos de su fortaleza, la cual se hallaba en el aire y viajando sobre la Tierra - Viene la siguiente fase. Ely ha sido nombrada la autoridad máxima en administración de recursos y la economía mundial, y ahora sigues tú.
- Sí, muy bien.

En efecto, Ely ocupada ahora el frente de tales rubros, aun conservando a sus tenientes y a su centenar de hombres en cada zona. El trabajo y responsabilidad eran inconmensurables, y fue feliz cuando al cabo de unos meses pudo delegar algunas funciones. Mas no dejó de gozar a la vez la autoridad y posición que había adquirido, pues por vez primera habia al mando alguien con sentido de lo que es justo.

- Para ti tengo algo distinto, mi hermano. Confío lo desempeñarás como es debido, pues estarás solo un escalón abajo de mi, mas al vernos siempre nos veremos frente a frente. Nunca habré de ver a mis amigos hacia abajo, sino a mi alrededor, como antes de recibir el supremo honor.

Y entonces el Vaticano se ensombreció. Las nubes negras lo cubrieron, y la gente gritó y huyó. Pocos se quedaron, incluyendo a los Cardenales y a su máximo jefe. Era por fin el ocaso del dominio católico. Era una visión impresionante ver llegar a cientos de ángeles ejecutores y posarse en la Plaza, para luego infiltrarse y expulsar hasta al último eclesiástico.

Y pasó un día. Y todos los Lugares Santos y edificaciones se tornaron de color negro permanentemente. El Nuevo Vaticano había nacido, y el humo blanco apareció de pronto. La gente corrió entonces, con la curiosidad superando al miedo. Miraron hacia el balcón a ver a un ángel en túnica anunciar solemnemente:

- Annuntio vobis gaudium magnum: ¡Habemus Anti Papam!

La gente no cabía en sí en su desenfreno. Spawny apareció también y tomó un lugar elevado, para no perderse nada.

- Eminentissimun dominum ... Qui sibi nomen posuit... Nerost I.

Y el AntiPapa Nerost saludó a todos, quienes rompieron en gritos y lágrimas. En los meses venideros, asumió sus responsabilidades sobre uno de los temas más delicados: la educación. Y arduamente instauró a la ciencia a su merecido lugar, y limitó eficazmente la práctica religiosa -primordialmente la cristiana- a solo ciertos recintos y lugares privados. Sin permitirse grandes congregaciones de eventos, ni espacios en televisión o radio, ni organizaciones formales. Pues quienes deseaban por verdadera convicción adorar a Dios el Señor podian hacerlo; ni Strauffon ni Nerost lo prohibirían, pero para ello les bastaba la privacía de su hogar y de su propia mente.

Y entonces marcharon los opositores en busca de tomar el lugar santo. Venían de todas partes, en la necia creencia de que tenian una posibilidad de ganar. Convencidos de que ellos eran los buenos, y que debian retornar al mundo a su previo estado de libertinaje y decadencia, aplastado por el capitalismo y la religión, quienes tan convenientemente se limpiaban su suciedad en turnos.

- Ha llegado la hora de los gritos, mis hermanos - dijo el AntiPapa, acompañado de Spawny ahi en su trono.
- ¿Qué quiere hacer, Su Santidad? - preguntó el poderoso engendro.
- El enemigo irreconciliable se alza contra nosotros. Está de sobra decir qué debe hacerse.

Y se aplicó el rigor sobre todos aquellos ingratos. Y ya tiempo después, con la calma impuesta, Nerost reformó los planes educativos en el mundo entero. Y cesó toda explotación disfrazada de colecta para causas nobles. Estableció la llamada "Fe en la Lógica y la Razón", provista de los preceptos necesarios para que el hombre por fin fuera una raza fuerte, y no una que se devora a sí misma.

Strauffon descendía de las alturas y conversaba con Nerost y con Ely en el Nuevo Vaticano. Y la gente se reunía afuera, a pedir que sus oraciones fueran escuchadas. Y el dios nuevo prestaba oídos a todos, lamentando no poseer la sabiduría suprema para poder atenderles del modo que quisiera. Pero les ayudaba, y les encaminaba a que contribuyeran a la paz cada vez más en avance.

III - La Sanación

- Spawny, ven aquí, muchacho - dijo Strauffon. Kate y Hayley se entretenían en la otra ala de la fortaleza, y el dios se encontraba meditando en el trono. (Su trono real, no en el excusado)
- Dígame, jefe.
- Sal y lleva La Buena Nueva.
- ¿Ahora, señor?
- Sí, llévala.

El joven engendro habria de ser llamado el ángel de la sanación luego de ese dia. Recorrió el mundo, con la noticia de que los más grandes males de la salud para la humanidad serian erradicados, efectivo desde ese momento, de todo el planeta. Y así fue. Por la divina voluntad de Strauffon fue hecho. Y el mundo entero se llenó de júbilo.

- Ahora todos a rockear! - dijo Spawny - Y dice uno, y dos, y tres:



Y entonces, luego de anunciar la eliminación de las principales enfermedades, se dedicó a terminar con los OTROS males: la sobrepoblación, los embarazos de mujeres pendejas, y los imbéciles promiscuos que quieren preñar al mundo entero. Los fustigó vigorosamente, limitó la capacidad de concepción para nivelar el número de individuos en el mundo, asegurando que en unos años el efecto benéfico sería evidente.

Marchó entonces el alado mensajero a curar al mundo de OTRO de sus males: el futbol y el fanatismo que le rodea. Los estadios fueron reducidos a escombros, todo material relativo al futbol -incluyendo fotografía y video- desapareció de la faz del mundo. Se permitió ese particular deporte solo a nivel local, sin volver a dejar que organizaciones y jugadores siguieran lucrando en forma desmedida y ganando con un tonto juego lo que serios y respetables profesionistas no ganaban en una vida. Y se procedió a regular los otros deportes, espectáculos, y toda actividad que involucra grandes masas de gente. La justicia estaba hecha, y Strauffon vio que su obra y decisión estaba bien.

Ely había llevado al mundo en su mayoría a la prosperidad económica nuevamente, y aunque mostraba aprehensión de volver a dejar en manos de la humanidad las riendas y que volvieran a arruinarlo, siguió de buena gana con su trabajo. Y Ely, Nerost y Spawny gozaban del favor de Strauffon, quien les hizo inmortales luego de asegurarles que la Creación entera les necesitaba.

Pasaban los años como instantes. Y luego de un fallido intento de un gobierno parlamentario, de creer que una cámara de representantes podría funcionar ésta vez, se instauró una monarquía en cada nación. Y el angelical Emperador Spawny se puso su corona, pues mandaría sobre ellos y les vigilaría como ojo de voyeurista que jamás parpadea, y se aseguraría que las directrices de Ely y Nerost fueran cumplidas. Así, ¿qué mejores reyes, que aquellos que supieran también servir?

- Qué chingon soy - dijo Spawny - No cabe duda. :)
- Ahí tienes a este reconstruido globo de tierra y agua - le dijo Strauffon - Te confiero el derecho y poder de fijar normas para cada miembro de la realeza y sus politicas, disponer el uso de los recursos y legislar para mantener los intereses de mis otros dos amigos, y por supuesto, YO. Pues YO SOY, y ese argumento basta para que todos se conformen. Pues han sido curados y han recibido una nueva oportunidad.
- ¿Qué haremos ahora? - preguntó Ely.
- La imaginación es el límite. Quién sabe si algún día la humanidad deje su pubertad como raza, y pueda hacerse responsable de sí misma. Hasta entonces, tendremos éste y muchos otros mundos qué cuidar. Y bien sabe el Dios verdadero, dondequiera que ahora esté, que una eternidad es necesaria para lograr que todo ser en el universo sea plenamente responsable de sí.

FIN
Leer Completo ...

17 feb. 2009

El engaño basado en el Juicio Final del predicador William Miller

No podemos culpar a quien no quiere creer en profecías. Después de todo, la historia está llena de fraudes orientados al pánico y la ganancia secundaria que le representara a los líderes de tal o cual movimiento. Ya sea por el interés de un solo hombre, un grupo político y/o religioso, o por el culto al Caos mismo, pocas cosas hay tan efectivas como el control sobre las masas valiéndose de una mentira que envuelva su mayor miedo. Es importante mostrar ese otro lado de la moneda, para lograr el criterio suficiente y poder decir en un futuro "Ésta profecía es viable, aquellas no".

En otoño de 1939, cuando los Nazis realizaban su labor y Adolf Hitler crecía en influencia y poder, el ministro Goebbels se le acercó a hablarle sobre ciertas profecías de siglos antes. El autor, un francés de nombre Nostradamus, parecía pronosticar el auge del carismático líder, mencionando su nombre con solo una letra de diferencia. Pero ni las interpretaciones más elaboradas daban con un final. Es decir, no se sabía si el Reich era señalado como triunfador o no. Al final, mientras los Nazis se dedicaron a arrojar sobre los países ocupados varios "folletos de Nostradamus" donde se anunciaba que Alemania sería victoriosa, los Aliados hicieron también su movimiento, confeccionando unos "horóscopos de Nostradamus", con una edición muy conveniente donde no quedaba duda de que aplastarían al Eje. Verdaderamente, en la guerra todo se vale.

Pero no es de ellos de quienes me gustaría hablarles en esta ocasión, sino de algo que ocurrió buen tiempo antes. Déjenme platicarles la historia de un tipo simplón - en contraste con el conocido Hitler - que predijo el fin del mundo, y miles le creyeron. Su nombre era William Miller, un granjero de poca clase y que por un tiempo se declaraba ateo, que de buenas a primeras tomó el gusto de leer predicciones sobre el Juicio Final. Ésto no fue nada nuevo; en realidad, en los EUA abundaron los simplones que de pronto se sintieron iluminados y tornaron a convertirse en predicadores. Algunos de la llamada buena nueva y la palabra cristiana, y otros más orientados a las calamidades.

William fue de esos últimos. Luego de quedar fascinado con el libro de Daniel en la Biblia, con esas visiones monstruosas tan únicas y el enigmático Gog en tierra de Magog, empezó con sus advertencias y charadas en 1831. Y como la mayoría de los predicadores, se dedicó a viajar y parasitar. Tuvo ciertos eventos que al coincidir con sus actividades le ayudaron, como ciertas lluvias de estrellas ocurridas en 1833, halos alrededor del Sol, y también el paso de un cometa en 1843.

La prensa, desde entonces ávida de tonterías y fanaticadas para dar a sus lectores, prestó atención a Miller. Los primeros fueron los del New York Herald, quienes hicieron pública la profecía completa del buen William, que auguraba la destrucción del mundo en una lluvia de fuego, el 3 de abril. La gente -perrada, llamémosles como se debe- se dejó llevar por el fanatismo, algunos incluso dando muerte a sus familiares y luego suicidándose. El argumento que algunos dieron es que "a los ya muertos se les abrirían primero las puertas del Cielo" (Nada inteligentes ni conocedores de la propia fe que decían profesar. El suicidio es de lo más condenado dentro del dogma cristiano. En fin...)

El 3 de abril de 1843, una multitud de tontos se reunieron en las colinas de Nueva Inglaterra para aguardar el fin del mundo. "¡Se ha cumplido el tiempo! ¡Aleluya!" - gritaban. Y hasta ahí quedó. Nada ocurría en absoluto, y pudiera pensarse que cualquiera con algo dentro del cráneo habría dicho que ya era bastante y hubiera abandonado tan absurdo grupo. Pero no, Miller no iba a dejarles ir tan fácil. Trasladó la fecha al 7 de julio. ¿Y qué hicieron sus seguidores?

¡Pues claro! Vender todas sus propiedades. Quién sabe qué pensaran hacer con el dinero si tenian tal convicción de que todo acabaría, pero aun así, vendieron. Algunos con sudarios y trapos tapándoles la cabeza esperaron, incluso reunidos en cementerios. Llegó el 8 de julio, y ninguna catástrofe aún. (Queda la duda de por qué, si aguardaban con tanta ansia el final para todos, no se lanzaron en tropel por un barranco todos, como los lemmings.) William sugirió el 21 de marzo de 1844, y de nuevo, le creyeron.

Dio el 22 de marzo, y ¡oh sorpresa! Aún nada. Entonces él, tan humilde, reconoció finalmente que había "fallado en sus cálculos". Fijó el 22 de octubre para el Dia Final. Y bueno, dando el 23, sus seguidores comenzaron a dudar. No era un lider muy de fiar si a fin de cuentas, él si seguía en posesión de sus bienes. Su movimiento llegó a más de 100,000 seguidores, y aparentemente se disolvió, pero la Iglesia Adventista derivó en sus enseñanzas y los rastros de su culto a la estupidez aún prevalecen. No hay nada qué hacer; en este mundo por grande que sea una cosa idiota dicha, siempre habrá un mayor idiota que la quiera creer.

Leer Completo ...

21 ene. 2009

El Apocalipsis y Fin del Mundo

cataclismo

Desde hace mucho tiempo, el hombre ha aguardado el momento en que a su raza se le termine su vigencia, y un evento extraordinario ponga fin a ese accidentado trayecto que ha sido la evolución. Creyentes que aguardan el Apocalipsis y la segunda visita de Cristo, religiosos de otro tipo que adecuan sus creencias a los signos vistos en la actualidad, o simplemente los curiosos con la avidez de experimentar el que sin duda sería el más memorable evento del hombre: su aniquilación.

De las más populares profecías, entre las que se destacan los Mayas y el año 2012, San Malaquías, Nostradamus y otros, resalta el enigmático libro final de la Biblia: Apocalipsis (La Revelación). Ya sea por estar vinculado a la creencia religiosa más difundida en el mundo, o por lo crudas e inquietantes que son las situaciones descritas en él, ha logrado estar presente en la mente desde el creyente más devoto hasta el más indiferente hombre de fe errante. Y es que, siendo sinceros, ¿Quién no ha escuchado alguna vez del popular Anticristo, la Bestia, y un terrible juez llamado Dios precipitando calamidades y castigos sobre un mundo ya extraviado?

La interpretación del libro de las Revelaciones es de lo más controversial; desde las muy ordenadas y correctas correlaciones entre la simbología que en él se lee y los elementos que representa (como los cuernos de la Bestia representando a los reyes), hasta los más elaborados y heterodoxos, como quienes piensan que tal ser de múltiples cabezas y cuernos es en realidad una gigantesca nave alienígena (...)

Como sea, vale la pena preguntarse, con el libre raciocinio como estandarte, si como raza somos merecedores de los castigos que el buen y misterioso Juan nos presenta en esos sus escritos. Y es que al verlo friamente, podemos darnos cuenta que ese festín de muerte, plagas, catástrofes naturales, y guerra, es a fin de cuentas lo que el hombre se ha hecho a sí mismo desde siempre. Sería el irónico final donde el animal ponzoñoso deja de ser inmune a su propia substancia, y muere en ella junto con sus víctimas.

Así que, independientemente de con que teoría decida “casarse” el creyente de que un cataclismo ocurrirá (escojan su desastre favorito), veamos que es lo que ocurriría y qué habría que hacer.

I – El Evento

Muy bien: alguien ya presionó el botón y hubo explosiones nucleares, o las calamidades bíblicas ya se soltaron, los zombies ya están sueltos, etc. El hecho es que ya ocurrió, y el mundo no será igual. Imaginabas que el impacto te mataría, pero no, ahí estas como todo un sobreviviente. Así, el presidente en turno de tu país toma acción, y el ejército es liberado a las calles. Probablemente los demás cuerpos civiles son inmediatamente federalizados por cuestión de organización. Según el tipo de desastre, es lo que viene, pero lo que hay en común es el panico que reinará en el ambiente. Si se trató de un evento nuclear, el pulso electromagnético se encargará de dejar inservible la mayoría de los aparatos. Y si no fue eso lo que ocurrió, la misma muchedumbre se encargará de hacer destrozos, ayudando así a los huracanes, frentes fríos, bombas, o lo que sea que este jodiendo el planeta que solias llamar hogar.

Si fuiste previsor, habrás creido en ciertas señales, o aun sin creer quisiste aprovisionarte –por si las dudas-. De una manera ordenada, contrario al proceder de los paranoides del Y2K, pudiste preparar alimentos, armas, y un transporte. Y si no, en lo que aguardas por tus seres queridos, no haria daño una visita a la tienda a conseguir lo que puedas. Sobre todo porque tu dinero tal vez aun valga para otros, pero para mañana ten por seguro que no será asi.

En la tienda, encuentras o un gran caos, o un gran vacío tanto de gente como de productos. Y tal vez ni hay electricidad ya, ni funcionan las cajas. Como pueden, las personas cargan con lo que sus manos pueden. Decides imitarlos; tal vez dejas tu dinero ahí, o tal vez cruzas esa delgada linea que a otros no les importo ya saltar: el robo. De todas formas, autoridades como la policia local y otros seguramente haran lo mismo. No se preocuparán por uno más del montón; tienen sus propias familias en que pensar. Y los pocos que se apeguen a su investidura y su labor no durarían mucho ante una turba iracunda.

Al tomar cosas ya sea dentro o fuera, debes tener cuidado. Si contabas con un transporte no dependiente de un sistema electrónico que se haya estropeado, podras llenarlo con todo lo que pudiste hallar. ¡Y debes tener cuidado! Si hay un altercado –seas tu o no el causante-, debes evitarlo a toda costa. No podrán atenderte si los hospitales seguro están ya a manos llenas.

En casa, han llegado tus seres queridos. Brevemente hablan sobre lo que hay que hacer a continuación. Si acaso tienen un arma, deben evitar convertirse en animales y darle el uso adecuado, solo cuando todo lo demás fracase, y tener en cuenta que la prioridad es proteger la integridad de los tuyos, no el causar la destrucción de los demás.

La noche transcurre, y el amanecer trae ruido de desórdenes aislados y golpear de cosas. Es hora de moverse. Algo que hay que tener presente es que, cualquiera que sea la tragedia, debes alejarte de las grandes ciudades. Y pronto. Confirmas este ultimo pensamiento cuando te das cuenta que el teléfono no funciona, no hay luz, y tal vez ni siquiera agua. Tu gente y tu comen lo que hay en el refrigerador, comienzan a preparar lo demás para cargar. No hay tiempo para caer en panico: si la amenaza está alla justo afuera, lo combatirás y te abriras camino. Y si no, tanto mejor. Podrás llegar a otro sitio lejano. USTEDES SOBREVIVEN. No han sido alcanzados por una bomba, enemigo, o algo más.

El tiempo ahora está corriendo. El atacante (llámalo pais enemigo, plaga, Anticristo, alienígenas, o lo que gustes) tal vez se beneficia del caos, y goza de inteligencia para planear y precipitar las cosas a un punto en que tu y tu gente quedarán atrapados en medio. Y si no es una inteligencia quien guia estos eventos, ten por seguro que los desastres se reordenan a si mismos hacia el punto máximo, de todos modos. Te pones en marcha, ya sea que tengas un claro sitio pensado o lo determinarás en el camino. Solo recuerda lo ya dicho: aléjate de las grandes ciudades.

Aun para el no conocedor en cuestiones de guerra será facil entender dos tipos de ofensiva. El enemigo, sea natural, supernatural, o lo que sea, seguramente empleará una de dos tácticas: a) Atacar las fuerzas de defensa, objetivos militares, y puntos donde haga imposible que se reagrupen para una contraofensiva, evitando desperdiciar recursos en blancos civiles, y b) Arrasar sin piedad aquello que representa gran valor para el contrario. Desmoralizar, infundir miedo. Aquí es carta abierta: niños muertos, ancianos, mujeres. Ciudades destruidas, blancos sensibles (hospitales, escuelas, asilos de ancianos, etc). Lo que sea.

Bajo amenaza, la gente olvida las normas básicas de convivencia social. Muchos de tus conocidos a quienes ni imaginas siendo agresivos se convertirían en monstruos con el adecuado estímulo. Tu y los tuyos deben evitar eso; no porque deban ser tiernos conejitos saltando mientras afuera hay sangre, gritos y llamas, sino porque deben ser calmados y de mente fria y calculadora para poder defenderse mejor, abrirse camino, y eliminar obstáculos (Sí. Esto incluye a otras personas, en caso que representen una amenaza para ti.)

edificios derrumbados

El mundo ha llegado a ese punto final y tal vez alguno de tus acompañantes rompe a llorar. Tu mismo te sientes agobiado. Ya están moviéndose hacia su destino, pensando en qué será del mundo. Y es que podria reconstruirse, pero deben estar preparados para por mucho tiempo vivir como nuestros antepasados de otra época: sin electricidad, autos, televisión, radio, medicina moderna, computadoras, en fin... ya tienes la imagen en mente.

En el camino tal vez deberás quedarte en otro sitio, pues resultaría aventurado hacer una travesía sin detenerte, hasta el agotamiento. Si acaso debes refugiarte en un lugar, asegúrate que pueda ser acondicionado como un refugio. Y con esto no basta con que sea un sótano, como las películas te han hecho creer. Hay que tomar en cuenta a la gente efectuando robos y agresiones a modo de rapiña, o quiza alguna inclemencia del tiempo. No debes ir ni al metro subterráneo ni conformarte con alguna cochera. Asegúrate que sea un sitio no llamativo, al cual puedas atrincherar provisionalmente (recordemos que tu meta es salir de la zona urbana. Por ahora tal vez las multitudes te lo impiden; lo más pronto posible te pondras en marcha otra vez).

Entonces alguien de tu grupo pregunta: “¿Y los albergues publicos? ¿Por qué no vamos alla?”. Olvidalo. Para empezar, al buscar ayuda de policia, militares, o cualquier otro representante del orden, tal vez seas agredido por ellos mismos. Además, el dichoso refugio puede incluso estar acondicionado de forma improvisada. Y ni se te ocurra albergar el pensamiento de que los buenos hombres del gobierno harán algo al respecto. No les importas, asi de simple. Ellos ya se fueron, tenian su propio plan para tal contingencia. Estas solo en ese sitio de gente amontonada, donde en cualquier sitio la desesperación puede llevarles al desorden y la anarquia. El ser humano puede ser poco habilidoso o tonto como individuo, solo ante una situación apremiante. Pero cuando esta en masa, se puede convertir en un Titan de pendejez y violencia. Ni dudes que aparecerá algun loco vociferando religiosidades y queriendo matar, o algun otro con la firme idea de que recurrirá a la violencia física, robo, e incluso asesinato para cual sea el propósito que cruza por su loca mente. Imaginate encerrado con tus seres queridos en un lugar asi, con militares armados hasta los dientes que te mantienen como un animal enjaulado en una veterinaria, sin querer responder a tus preguntas. ¿Ahí es donde quieres estar?

Desgraciadamente, ahora tienes dos grandes enemigos. Uno es el causante del desastre, y el otro es tu propio prójimo. ¿Tienes hijas? No dudes que querrán raptarlas y violarlas. ¿Tienes comida? No dudarian en matarlos a todos por quitártela. ¿Un transporte? Mas vale que no te detengas y evites que se te acerquen, o te quedarás sin el. No seas tu uno más de los locos, pero ten la determinación para acabar con cualquiera de ellos que los ponga en riesgo a ti y a los tuyos.

II – Las consecuencias adversas

Fuego. Puedes estar seguro que lo verás en muchos sitios. La buena preparación y lectura sobre como manejarlo, asi como otro tipo de consecuencias del impacto/evento inicial (inundaciones, aumento en la temperatura, condiciones insalubres en el mismo aire, etc). Seamos objetivos: los problemas nunca vienen solos. Son ramificaciones, y hay que tener una respuesta para todo.

En tu camino al campo, deberas asegurarte que tus provisiones acumuladas incluyan ademas la ropa apropiada para todos. Tan solo imagina que ocurra en pleno invierno, y el mismo clima lo vuelva aún mas crudo que lo normal. A continuación, debes planear inteligentemente el camino que seguiras. Ante tormentas, clima extremo, y otros factores, ten por seguro que las carreteras se saturarán. Mucha gente morirá a la exposición de estas condiciones, y los accidentes de autos y algunos que se quedan sin combustible haran casi infranqueables esos pasos. Se mas astuto; planea otra ruta que sea segura y fluida aunque represente un poco más de esfuerzo el transitarla.

Los cuatro factores de los que depende la supervivencia son: ubicación, conocimiento, preparación, y suerte. Los primeros 3 están en tu control. Encararás enfermedades, apiñamientos, clima adverso, y quien sabe que tipo de amenaza rondando por gran parte del territorio. Debes estar listo para todo. El ser humano tiene en su naturaleza no solo el destruir, sino tanto el crear como el sobrevivir a la destrucción. Deberás ser una prueba de eso. Ya llegaste hasta ahí. Mientras todo lo que representaba la civilización de la que formabas parte se derrumba, sabes que por pesimista que se vea el panorama, hay una via para dejar eso atrás y después llegar a la siguiente parte: la reconstrucción.

Llegando al campo, tal vez un punto entre las montañas que pudieras haber planeado previamente (si fuiste prudente y atendiste a esa probabilidad), has logrado poner a salvo por ahora a tu gente. Acondicionar el sitio, asegurar una fuente de agua, y protección contra cambios de temperatura es esencial. Deberas arreglártelas con lo que ahí veas. ¿Una recomendación? Deja las revistas de chismes, futbol, tipos/mujeres de poca ropa, y adéntrate un poco en la literatura necesaria para enseñarte a construir cosas y sobrevivir en el campo. No es que tengas que convertirte en Baden Powell, pero bien te serviría imitar a los scouts en el estar “Siempre listo”. Aprende primeros auxilios, a construir refugios, obtención y administración de alimentos, conceptos básicos de química, ingenieria, y agricultura. Hasta aquí llega este texto, y de llegar a ocurrir el mencionado cataclismo, eres tú quien podrá marcar la diferencia, y escribir los capitulos que le siguen a este texto. ¿Seran sobre continua lucha y triunfo, o sobre derrota y aniquilación? Está en ti.
Leer Completo ...